miércoles, 12 de diciembre de 2018

Agustín Espinosa, en el Día de las Letras Canarias 2019

El autor de Crimen, Lancelot 28, Media hora jugando a los dados, e infinidad de textos dispersos, ensayos, poemas, ha sido reivindicado por el gobierno de Canarias y a él se le dedicará el Día de las Letras Canarias del año próximo. Tenemos a Espinosa como el mejor escritor del surrealismo español, víctima de la represión, su novela Crimen estuvo prohibida en el franquismo. No en vano fue represaliado, le quitaron su cátedra en el Instituto Pérez Galdós de la capital grancanaria y acabó siendo trasladado al instituto de Santa Cruz de La Palma. Solo vivió 42 años, (1897-1939) víctima de la guerra y de la represión. En Granada fue compañero de estudios de García Lorca, en Madrid conoció el ambiente de la Residencia de Estudiantes. Alfonso Armas Ayala fue un personaje clave en el rescate de la obra de este gran autor, miembro de Gaceta de Arte y que fue cofundador de la gran revista La Rosa de los Vientos. Participó también en la exposición surrealista de 1935, aquella a la que acudió André Bréton, en la capital tinerfeña, y que se convirtió en un hecho fundamental para los intelectuales tinerfeños.

martes, 11 de diciembre de 2018

2018 Navidad acelerada


Vivimos tiempos apresurados en los cuales lo que servía para ayer ya no sirve para hoy. La Navidad, con toda su exteriorización de compras, luces, sensación de euforia y relativo bienestar, es un buen ejemplo para comprender que atravesamos un tiempo de aceleración. En esta época que vivimos todo va muy rápido, el cambio climático empeora y se acelera de año en año porque los grandes contaminadores –es decir Estados Unidos, China e India- no están muy interesados en frenar las circunstancias que repercuten en el deterioro medioambiental, las naciones en desarrollo argumentan que sus ciudadanos tienen el mismo derecho que los habitantes de los países industrializados a disfrutar del progreso, ¿cómo van a dejar de quemar petróleo, cómo van a dejar de consumir?. Por otra parte, las Navidades suelen ser época conflictiva para las parejas, ya que está comprobado que buena parte de las separaciones y divorcios se incoan en el mes de enero, es decir, en medio de la tan temida resaca navideña. Los psicólogos señalan que esta época suele ser crítica para quienes sufren ansiedad, y afecta más a las mujeres porque son ellas las que organizan las cenas, comidas, encuentros familiares, compras, etc. Estos días todo tiene que ser especial, perfecto, y se genera tensión añadida. Además es la época de hacer balance, uno se siente un año más viejo y se coincide con la familia, con lo cual a veces el alcohol y la desinhibición consiguiente hacen que estallen conflictos disimulados el resto del año.
Todo se acelera últimamente, pues si hace unos años las iluminaciones y los nacimientos se inauguraban ya bien avanzado diciembre, ahora está clara la tendencia a entender que la Navidad comienza el Viernes Negro, es decir, a veintitantos de noviembre, y esto sucede no solo en las grandes ciudades sino incluso en los pueblos apartados, en los lugares pequeños. Y ese es el momento en que los centros comerciales encienden sus luminarias, exhiben sus belenes que tanto fotografían los turistas y empieza la época frenética de las compras, muchas veces compulsivas. Como hemos copiado el Halloween y también el Black Friday solo nos queda imitar el Día de Acción de Gracias, aunque tenga muy poco que ver con nuestras tradiciones, y aunque comer pavo nos parezca ingerir una carne bastante sosa. Pero la publicidad hace milagros, y en ello entra, qué duda cabe, el cine, que tanto refleja toda la parafernalia navideña.
Los empresarios hacen sus cuentas, y se estima un gasto medio de 700 euros por persona en estas semanas, y ello engloba la alimentación, los regalos, la compra de lotería, las salidas a comer fuera, etc. Se supone que la de 2018 podría convertirse en la mejor campaña de Navidad desde el inicio de la crisis, argumentándose que en España las ventas van a crecer entre un 6 y un 10 por ciento. ¿Y qué es lo que se mercadea en estos días? Los regalos estrella son aquellos que no son excesivamente necesarios, sino que más bien constituyen un premio, una recompensa, por ejemplo la moda, los perfumes o la tecnología. Los vendedores aplican técnicas de psicología de ventas basadas en mensajes emocionales, ya que se pretende hacer felices a los demás.
       La Navidad es un momento de compra social, y con frecuencia se trata de compra compulsiva. Porque no son adquisiciones que nazcan de la necesidad o de la oferta sino más bien de la presión social. Así, la sensación de optimismo y de estado de felicidad del que participan las grandes superficies y todas las marcas acentúan la conveniencia de comprar a flor de piel. Se combina esto de manera casi maravillosa con el hecho de que muchos consumidores cuentan con una paga extra, lo cual incluye a los pensionistas, a pesar de que el Gobierno tenga que dar un bocado grande a las ya menguadas reservas de la Seguridad Social. Todas estas circunstancias hacen que en estos días se produzca la que pudiéramos llamar tormenta perfecta para el consumo, ese consumo que genera miles de puestos de trabajo en el tramo que media entre la Navidad y la época de Rebajas. Hay otra circunstancia que valoran los economistas y los sociólogos y es el hecho de que aproximadamente la mitad de los españoles expresa la percepción de que van a gastar más este año que el año anterior, lo cual significa la percepción de que la situación económica va mejorando o ha mejorado ya, de tal modo que el incremento del gasto navideño será asumido con cierta facilidad con las economías familiares. Los estrategas de la economía señalan que, dado que hay una excesiva saturación de impactos publicitarios y emocionales, los comercios tratan de diferenciarse para conseguir mejores resultados. Así, se recurre a distintas técnicas de ventas para conseguir que el consumidor no repare en el gasto que está haciendo, de este modo se ofrece en muchas tiendas la financiación o pago aplazado, con lo cual se diluye la sensación de gasto. Aunque a la vuelta de la esquina vendrá la tan temida cuesta de enero, lo importante ahora es comprar para sentirse más satisfecho, acumular objetos que tal vez no nos sean tan imprescindibles pero que es preciso tener.       
Se piensa que la gran mayoría de las compras se decide sobre la marcha en el punto de venta. Este hecho ha llevado a las marcas a transformar sus tiendas en un espacio sumamente atractivo, donde la música, el olor, la iluminación y la atención al cliente generan un entramado que envuelve y seduce al consumidor desde que entra en el establecimiento hasta que sale con la bolsa ya llena de productos que aparentemente son muy apetecibles aunque no sean realmente tan útiles ni tan necesarios, vinculado a todo esto está la figura del regalo promocional, como acicate para el presunto comprador dubitativo. Las redes sociales tienen también mucha importancia, ya que las marcas aprovechan para reforzar los vínculos con los consumidores fieles, la fidelización y la gratificación de la fidelización son muy importantes, y por ello se ofrecen promociones especiales, supuestamente ventajosas a sus clientes habituales. Lo importante en Navidad es el hecho de regalar, la satisfacción de poder regalar, más que el regalo en sí.
En definitiva, con sus luces y sus sombras, con sus euforias y sus subsiguientes bajonas, la Navidad y todo lo que lleva añadido es un reflejo del estado de ánimo de una colectividad. Navidad es algo diferente al resto, y, para seguir con el tópico, qué menos que desear Feliz Navidad a los lectores.

lunes, 10 de diciembre de 2018

La realidad falseada


Como vivimos sometidos a tantos estímulos inmediatos, de las televisiones, de las radios, de las redes sociales, etcétera, muchas veces nos puede dar la sensación de que vivimos dentro de una burbuja que crea su propia realidad. Ya lo advirtió el sabio Bauman, que la modernidad líquida y consumista impone que todo sea flexible, los individuos nos adaptamos rápido al molde político y social que ya no tiene valores ni dogmas sólidos, sino que todo es evanescente, paradójico y variable. Nada es permanente ni fijo, ni el amor. Ni por supuesto la política, así los líderes van y vienen, los partidos crecen o son borrados de un plumazo, el éxito y el descalabro electoral son dos caras de una misma moneda. Las andaluzas han constituido un aviso, y han puesto el dedo en la llaga sobre la caída de las estrategias, en evidencia la manipulación de las encuestas en los días previos a la convocatoria, pues las previsiones oficiales venían filtradas de manera sibilina. Cada día nos han estado ofreciendo predicciones sobre esta convocatoria electoral y las que vendrán a continuación, y de hacer caso nos volveríamos majaderos, porque todo es mutable e imprevisible. También aquí en las islas hay una reforma electoral pendiente, que pudiera hacer variar bastantes cosas en la forma de gobernar si es que esa reforma llega a aplicarse, que algunos no están por la labor. El choque con la realidad también le ha llegado al independentismo, que después de tantos años de empeñarse en gastar en embajadas y en otras sobreactuaciones se ha visto sobrepasado por la algarabía reivindicativa en las calles, dado el mal gobierno y con el mantenimiento de los recortes sociales han salido a protestar los médicos, los bomberos, los profesores y los estudiantes, todos los cuales les comunican a los políticos su descontento, la imagen real de los conflictos que los líderes del “procés” no tienen la menor intención de poner en primer plano. Y tras la irrupción de Vox en el Parlamento andaluz, el resto de los partidos deberían tomar nota, los augurios no son muy buenos.
Cada cual se cocina sus predicciones, para darse moral. También cada día se nos ofrecen pronósticos variados sobre cómo va a ser la vida dentro de 20 o 40 años, que si la robótica, que si la inteligencia artificial, que si los coches que ya no van a contaminar, que si la conquista de Marte, que si el exceso de población, que si la falta de agua potable, que si el apocalipsis del cambio climático, etcétera. Algunos agoreros llegan a señalar que los humanos van a desaparecer aunque algunos se empeñan en afirmar que vamos a poder domesticar la muerte, que dentro de unos siglos o acaso unas décadas vamos a llegar a ser inmortales. Qué cosas.
Las fake news o noticias perversas han existido siempre, ya que hay mucha gente aficionada a sembrar rumores. Se trata de una práctica tan antigua como la humanidad, aunque ahora se encuentra en su plenitud, dada la enorme cantidad de transmisores. Parece que hasta las elecciones están trucadas, y los servicios secretos rusos son el nuevo diablo que se infiltra en todas partes, una nueva versión de la guerra fría. Es aquello de los programas de los distintos partidos políticos, no es lo mismo leer lo que nos prometen antes de las urnas que leer el informe de lo que se ha hecho cuando llegan a disfrutar el poder. Por ejemplo, con el asunto del Brexit hemos contemplado versiones múltiples sobre cómo va a quedar la relación con Gibraltar, si habrá cosoberanía, si se recortará el contrabando de tabaco, si ya no va a ser un paraíso fiscal para tantas empresas, etcétera. Las previsiones de Sánchez se alejan de la realidad posible, pues solo alcanzó un pacto de buenas intenciones y aquello del Gibraltar español conviene olvidarlo como vieja tarjeta del patrioterismo hispano. Los taimados británicos tienen prestigio y mayor capacidad de movimientos, aunque no estén en la Unión van a seguir impulsando muchas cuestiones, y una de ellas es esta. Un asunto viejísimo que, por más que la ONU lo diga, no va a ser descolonizado jamás. También deberíamos analizar en qué situación quedarían Ceuta y Melilla.
La distancia entre lo prometido y lo confirmado hace que la sociedad se distancie de los políticos, y la decepción se extiende a otros segmentos del poder: los jueces, los tribunales, los sindicatos, los bancos, etcétera. Se tiene la impresión de que estamos sometidos a burbujas inmobiliarias, a la marcha del turismo, a burbujas nacionalistas-independentistas, a contingencias previsibles que inciden mucho en la marcha de la economía como la subida del precio de la gasolina, la realidad del paro y las cifras maquilladas de los parados en nuestro país, la economía real frente a las previsiones halagüeñas, etcétera. No vivimos en la Arcadia feliz que nos dibujan, ni el futuro ha de ser tan negro como señalan las predicciones apocalípticas. Constatamos también la decepción respecto a la clase política, tan repleta de mediocres y trepadores, el funcionariado poco eficiente, un sistema público ruinoso, una Justicia que funciona con lentitud y que es poco justa, así como un largo capítulo de corrupciones e ineficacias que se han ido asentando para no marcharse. A nuestros políticos les cuesta mucho dimitir si los resultados no acompañan, también en eso somos diferentes. Y cada vez nos pareceremos más a Italia, con lo cual va a ser difícil conseguir gobiernos estables, que disminuyen las discriminaciones sociales, que se asegure el sistema de pensiones, que se corrija la falta de natalidad… Tantas cosas.
Lo malo de esta situación de desencanto es que tomemos por el camino equivocado, el de fomentar los extremismos. La irrupción de Vox ha provocado un vuelco importante. Precisamente aquí no ha habido hasta ahora una opción política que se manifieste por su oposición a las autonomías y a los inmigrantes, pero parece que ese sentimiento ha brotado con tal fuerza que no va a diluirse fácilmente, una consecuencia más de la crisis económica, no totalmente superada sino más bien aletargada. Algunos amigos y conocidos se muestran predispuestos a votar de manera visceral el año que viene, aceptan el guiño de la extrema derecha. Ahora ha se puede decir que somos iguales a buena parte de los países europeos, donde esa fuerza está asentada e incluso forma parte de coaliciones de gobierno. No solo es la crisis de la sociedad de confort que hemos conocido, sino que ahora todo queda patas arriba. Nada es creíble, todo es líquido.

 (Publicado hoy lunes 10 en La Provincia, www.laprovincia.es)

lunes, 3 de diciembre de 2018

Todos queremos a los muertos


Desde antiguo, Noviembre era el mes de los difuntos, y aunque la Noche de Finados haya sido estrechamente combatida por la americanada del Halloween, todavía permanece ese sentimiento reverencial a quienes han partido de este mundo. Pero en nuestra sociedad occidental la muerte es el último tabú, algo que se ha de ocultar. Nuestra cultura está pensada para los jóvenes, para los que compran y consumen toda la parafernalia que le bindamos a la gente. Mucha gente visita todavía los cementerios, limpia las lápidas de los nichos de sus allegados, deja unas flores para el recuerdo, incluso se encargan misas de aniversario. Entonces, más allá de las calabazas y los disfraces presuntamente horripilantes, más allá de las películas de terror que nos ofrecen la TV en noviembre, más allá del truco o trato, recordamos las visitas a los cementerios. Por suerte, muchos municipios han preparado una alternativa y potencian la Noche de Finados con el folklore de las islas, las castañas asadas y una copita de licor. Lo cierto es que al final de cada año hacemos recuento de los amigos y conocidos que ya han partido, y nos queda un deje de melancolía, tantas voces que ya no escucharemos, tantas manos que ya no podremos estrechar, tantos diálogos perdidos. Parientes cercanos, amigos, conocidos que ya han emprendido el camino que no tiene retorno. En la lejana infancia era costumbre del día de difuntos dejar platos vacíos en la mesa, que correspondían a los muertos recientes de la familia. La longevidad se ha alargado en nuestro país, y también en Canarias son relativamente frecuentes ya las personas que llegan e incluso superan el siglo de vida. Parece que Japón es donde hay más centenarios, aunque también es una tendencia creciente aquí, debido a los progresos en la medicina y en la alimentación la vida se está alargando. Pero la muerte siempre genera un impacto, aunque sea entre personas de mucha edad. Hay otras culturas en las que se potencia e incluso se reverencia el recuerdo a los antepasados, lo vemos en comunidades de África y en pueblos indígenas de América. En el budismo también es muy apreciada la memoria de los antepasados.
Un estudio publicado en una revista científica demostraba que las personas fallecidas son puntuadas con mayor nota en los parámetros de extroversión y simpatía que las vivas equivalentes. Por decirlo con un ejemplo fácil: si uno dos tiene dos tías por las que siente cierto cariño, y se les pide que las defina, lo hará de forma distinta si las dos viven o si una de ellas ha fallecido. En este último caso, la muerta le parecerá de repente más simpática y agradable que la que sigue a su lado. Y mucho más sociable, hay mayor empatía con los seres que nos han dejado. Debe formar parte también del temor reverencial que le tenemos al más allá, la muerte es el último tabú que nos queda. Así lo han demostrado las investigadoras de  universidades asiáticas, una de Filipinas y otra de Singapur, que comparten un estudio titulado Sesgos sistemáticos en atribuciones de rasgos a amigos y parientes fallecidos, un trabajo que sin embargo ha sido muy cuestionado por los psicólogos españoles. Estos opinan que el elogio de las personas fallecidas no significa necesariamente que pensemos bien de quienes se han ido, y que en cambio ese estado de opinión puede responder a distintas motivaciones, desde querer dar una imagen de mucha sensibilidad hasta mostrar un sentimiento de impacto por la noticia de la muerte.
Otros expertos estiman que existe una presión cultural muy fuerte para evitar hablar mal de los muertos pero, al mismo tiempo, el cariño que se siente normalmente por amigos y parientes se ve impulsado por la pena: estar muertos hace que las personas que conocimos un día se nos presenten con atributos que quizá no poseían. La melancolía es un estado de tristeza dulce que a veces empaña nuestro juicio. Mejoramos la percepción que teníamos de ellos, nos olvidamos de sus defectos y en cambio potenciamos sus cualidades. Los vemos de otra manera, los perdonamos de toda culpa y disculpamos sus errores. Aunque la existencia del cielo y del infierno es puesta en cuestión por mucha gente, siempre pensamos que los muertos pueden hallarse en otra realidad que desconocemos.
Se ha elaborado recientemente una encuesta a más de cien estudiantes universitarios que debían evaluar cinco rasgos de dos adultos conocidos por ellos, uno de los cuales no estuviera vivo. De este modo se constató que se considera que los fallecidos son más simpáticos, incluso se les contempla como seres más sociales, más caritativos y casi mejores personas que los vivos. Como decíamos antes, hay un respeto por el más allá, tenemos un temor reverencial hacia la muerte, porque antes teníamos dos tabús sociales: el sexo y la muerte. Y ahora solo queda la muerte. Existe una presión cultural fuerte que evita hablar mal de los muertos, y además se piensa que el afecto por parientes y amigos ya fallecidos se ve impulsado por la sensación de pena, la melancolía, el saber que ya no vamos a compartir su presencia. De este modo, los absolvemos de toda culpa y enaltecemos su memoria, los homenajeamos.
Para la cultura occidental es complicado este asunto, genera temor. No nos han preparado desde niños para asimilarlo. Al contrario: se nos educa en la cultura del apego, y se considera la muerte como algo tabú, se habla poco, se evita, está rodeada de miedo. En otras culturas el tema está tan presente en los ritos que forma parte de la vida y está bien integrada, pues nacemos, crecemos y morimos de forma natural y lógica. En México el día de los difuntos es fiesta nacional, con ofrendas, altares, dulces y fiestas en los cementerios. En el animismo africano los muertos siguen presentes en la tribu, se les honra y se les ofrece lo que les gustaba. En el budismo la vida no acaba con el fallecimiento. La persona se reencarna y debe aprender para ir mejorando hasta llegar a ser un ser totalmente espiritual, que se ha ido perfeccionando a través diferentes vidas. Para el hinduismo la muerte no es el final porque cada humano va a renacer en otro lugar y lo importante es que no se interrumpa la cadena de perfección. En occidente deberíamos estar mejor preparados para entender y asimilar la muerte, pero tenemos un modo de vida basado en la posesión, el disfrute de los bienes materiales, el consumo generado por el bombardeo de la publicidad, las compras compulsivas del Viernes Negro, de la Navidad, de las rebajas. Entre nosotros, qué duda cabe, el mundo espiritual ha sido sustituido por la idea del disfrute terrenal, aquí y ahora.

sábado, 1 de diciembre de 2018

Argentina y el espectáculo denigrante del G-20



Eduardo Sanguinetti, filósofo. Buenos Aires. 

Y llegamos al G-20, un espectáculo insano para un país como Argentina con una economía de las más frágiles y degradantes del planeta, que pour la gallerie, desea asimilarse al ritmo y latido circadiano de los países más poderosos del mundo con la excusa de los espectrales inversores que jamás han aparecido, ni aparecerán. ¿Quién va a invertir en un país endeudado como Argentina, donde todos los miembros del gobierno tienen sus "ahorros" en cuentas offshore en Panamá, Bahamas y demás bunkers de lavadores y caterva de especuladores?

Un G-20, al que por lógica, no pertenecemos, sólo asimilados para figurar en una agenda, de la que de manera concreta y real estamos excluidos. Sólo este gobierno es mayordomo de quienes acudieron a la cita de esta Cumbre, con un gasto de millones de dólares, con los cuales se podían haber construido hospitales equipados con aparatología de última generación. Pero la foto en la que Macri posa junto a los poderosos gobernantes será portada de pasquines ridículos. No importa nada más, de todos modos los créditos de miles de millones seguirán llegando, los pagará quién sabe quién. Macri se asegura llegar a las elecciones de año entrante y quizás, ¿quién sabe?... no sé, ¿tal vez?

Lo único que puede detener estas prácticas funestas es la ley, bajo la égida de la opinión pública que debería expresarse a través de la clase política, hoy inexistente como oposición, compuesta en gran mayoría por cobardes traidores a las causas e intereses de un pueblo que sufre. Sólo el derecho devenido en actos de justicia verdadera, ejecutada por los puros y éticos, los sin temor a aplicarla, darán el giro de 180° tan ansiado.

viernes, 30 de noviembre de 2018

3 poemas de Francisca Aguirre



V
Viuda del poeta Félix Grande, Francisca Aguirre  (Alicante, 1930) obtuvo el Premio Nacional de Poesía en 2011 y recientemente el Premio Nacional de las Letras. "La más machadiana de la generación del 50", ha dicho la crítica. Como dice ella misma, "considero que pertenezco a esa Generación del 98 paciente, sin prisas, que, como explicaba Antonio Machado, pensaba que el arte es largo y además no importa, porque lo único importante es la vida." 
Desde fuera
¿Quién sería el extraño que quisiera
conocer un paisaje como éste?
Desde fuera, la isla es infinita:
una vida resultaría escasa
para cubrir su territorio.
Desde fuera.
Pero Ítaca está dentro, o no se alcanza.
¿Y quién querría descender al fondo
de un silencio más vasto que el océano?
Silencio son sus habitantes,
silencio y ojos hacia el mar.
Desde fuera
las aguas son caminos
desde la playa son sólo frontera.
¿Y quién sería el torpe navegante
que entraría en un puerto sin faro?
Desde fuera, los dioses nos contemplan.
Desde aquí, no hay un pecho
capaz de cobijarlos:
los dioses son palabras; con el silencio, mueren.
¿Alguna vez la isla fue distinta?
Quién lo puede saber desde el aturdimiento.
Sin palabras, sin dioses, Ítaca es sólo el mar.
Hace tiempo
A Nati y Jorge Riechmann
Recuerdo que una vez, cuando era niña,
me pareció que el mundo era un desierto.
Los pájaros nos habían abandonado para siempre:
las estrellas no tenían sentido,
y el mar no estaba ya en su sitio,
como si todo hubiera sido un sueño equivocado.
Sé que una vez, cuando era niña,
el mundo fue una tumba, un enorme agujero,
un socavón que se tragó a la vida,
un embudo por el que huyó el futuro.
Es cierto que una vez, allá, en la infancia,
oí el silencio como un grito de arena.
Se callaron las almas, los ríos y mis sienes,
se me calló la sangre, como si de improviso,
sin entender por qué, me hubiesen apagado.
Y el mundo ya no estaba, sólo quedaba yo:
un asombro tan triste como la triste muerte,
una extrañeza rara, húmeda, pegajosa.
Y un odio lacerante, una rabia homicida
que, paciente, ascendía hasta el pecho,
llegaba hasta los dientes haciéndolos crujir.
Es verdad, fue hace tiempo, cuando todo empezaba,
cuando el mundo tenía la dimensión de un hombre,
y yo estaba segura de que un día mi padre volvería
y mientras él cantaba ante su caballete
se quedarían quietos los barcos en el puerto
y la luna saldría con su cara de nata.
Pero no volvió nunca.
Sólo quedan sus cuadros,
sus paisajes, sus barcas,
la luz mediterránea que había en sus pinceles
y una niña que espera en un muelle lejano
y una mujer que sabe que los muertos no mueren.
Testigo de excepción
Un mar, un mar es lo que necesito.
Un mar y no otra cosa, no otra cosa.
Lo demás es pequeño, insuficiente, pobre.
Un mar, un mar es lo que necesito.
No una montaña, un río, un cielo.
No. Nada, nada,
únicamente un mar.
Tampoco quiero flores, manos,
ni un corazón que me consuele.
No quiero un corazón
a cambio de otro corazón.
No quiero que me hablen de amor
a cambio del amor.
Yo sólo quiero un mar:
yo sólo necesito un mar.
Un agua de distancia,
un agua que no escape,
un agua misericordiosa
en que lavar mi corazón
y dejarlo a su orilla
para que sea empujado por sus olas,
lamido por su lengua de sal
que cicatriza heridas.
Un mar, un mar del que ser cómplice.
Un mar al que contarle todo.
Un mar, creedme, necesito un mar,
un mar donde llorar a mares
y que nadie lo note.

martes, 27 de noviembre de 2018

Bertolucci, el último genio del cine


Uno de los grandes genios del cine nos ha dejado. El cineasta Bernardo Bertolucci, figura de la cinematografía de la segunda mitad del siglo XX, con Último tanto en París, Novecento o El último emperador, falleció en Roma a los 77, tras un cáncer de pulmón.
Poeta, productor, guionista y director estaba considerado el último "gran maestro" del cine italiano al firmar obras maestras como El último emperador,  1987. La película acabó reconocida por cuatro Globos de Oro y nueve Óscar, y recuperó la figura de Puyi, el emperador de China derrocado por la revolución de 1911. Seis años después, en 1993, estrenó El pequeño Buda, la historia de un niño estadounidense en quien unos monjes budistas creen ver la reencarnación de un lama. En 2003 dirigió Soñadores, tras la cual quedó postrado en silla de ruedas por un problema en la espalda. Su última película es de 2012, Tú y yo, en el que volvió a tratar el tema de los jóvenes.
Italia fue un gran país cinematográfico con directores de la talla Vittorio De Sica, Visconti, Fellini, Antonioni, Rosselini, Pasolini, actores y actrices de primer nivel como Marcelo Mastroiani, Sofía Loren, Claudia Cardinale, Virna Lisi, etcétera. Bertolucci era el último eslabón de una cadena de genios.   

lunes, 26 de noviembre de 2018

Ponga una muñeca (o muñeco) en su vida


La soledad es la enfermedad característica de nuestra época y, ante esta realidad, los solitarios y las solitarias de este tiempo, los divorciados y las divorciadas, los que no desean relaciones estables pero sí quieren salir de la apatía de sus vidas, de su falta de motivación, requieren soluciones prácticas y eficientes. A pesar de que hoy es fácil tener una vida social muy rica con las nuevas tecnologías y las redes, lo cierto es que todo eso forma parte de una mera apariencia, de una realidad que solo es virtual, y acabamos echando de menos el contacto real con personas de carne y hueso, con sus emociones y sus conflictos. Parece que cada vez más nos encaminamos a un mundo de ciencia ficción, pero lo que está sucediendo es tan real como la vida misma. Por eso en EEUU, en China y en Japón ya se fabrican acompañantes de silicona para ambos sexos, con los que aliviar las noches vacías y se impone la tendencia a mejorarlos año tras año y para ello ya se está en plena operación de dotarlos de inteligencia artificial, convertirlos en verdaderos robots con los que puedas sostener una conversación, porque en sus programas informáticos les han introducido mucha información sobre el comprador o la compradora, por ello saben mucho de la persona que los adquiere, así podrán ser verdaderos amigos con los que casi puedas tomar un whisky mientras ves un partido de fútbol.
En el sur de California existe una fábrica peculiar, la empresa Abyss Creations, que fabrica muñecas de  tamaño natural, parece que la lista de pedidos es ya numerosa. En un reportaje de la BBC británica el fundador explica que empezó a fabricar estas muñecas en su garaje, todas siguiendo el gusto norteamericano, dotadas de unos senos muy voluminosos. Hubo una película de Berlanga, Tamaño natural, nada menos que estrenada en el año 1974, que ya planteaba con mucho éxito esta cuestión. Michel Piccoli, el protagonista, es un dentista parisino de 45 años con un matrimonio en decadencia. Michel, dentro de su creciente soledad, encuentra un maniquí del que se enamora y decide divorciarse de Isabelle, su mujer. Las personas cercanas a él asumen la realidad de diverso modo. Su madre, admite de buen grado la situación, vistiendo a la muñeca con sus trajes de cuando ella era joven mientras le habla, llegando a afirmar sarcásticamente que ya había pasado más tiempo con el maniquí que con Isabelle, con quien mantiene una mala relación. El protagonista se entregaba a la muñeca porque esta le parecía atractiva, no envejecía, no planteaba caprichos ni argumentaba dolor de cabeza a la hora de las relaciones íntimas, ni tenía depresiones ni argumentaba poco interés en el lecho. En su sinrazón escenificó una boda con ella y grabó en vídeo sus grandes momentos, pero al final sucumbía a los celos y la destruía.
Se elaboran muñecas y muñecos de acuerdo con las exigencias de los clientes, la mayor parte de los encargos son para hombres pero también la mujer se está incorporando a esta demanda. Lo que desde fuera se puede ver como una vuelta de tuerca al mundo del sexo y el deseo, para uno de los fabricantes es sobre todo arte y fuente de felicidad. Se expresa de esta manera: Asumimos que todo el mundo tiene el potencial de tener pareja, que es fácil para todos nosotros conectar con otras personas, encontrar el amor de nuestra vida, casarnos, etcétera. Sin embargo, hay personas que están muy solas, necesitan una compañía pero, por una razón u otra, no encuentran a la persona; para ellos, esta es la mejor respuesta. Las relaciones estables con muñecas sexuales salen del territorio de la ciencia ficción y se adentran cada vez más en el de la realidad. En Japón hay hombres que se casaron con ellas o las tienen como amantes, en China estas muñecas sexuales tienen mucho éxito porque, dada su política demográfica, hay pocas mujeres. En Europa existen ya prostíbulos donde solo hay muñecas sexuales, de apariencia cada vez más realista.
Pero hasta ahora no se sabía tanto sobre los muñecos masculinos. La experta en sexo Karley Sciortino, visitó la fábrica de Los Ángeles donde comenzaron a fabricarlos recientemente y probó por cuenta propia cómo es tener sexo con un objeto de estas características. Afirmó que con su muñeco no tenía que depender de la voluntad de un hombre, ella lo podía controlaba todo. Hace poco los diseñadores de estos productos comprobaron que las mujeres también requieren esa solución. Cuando lanzaron el muñeco para ellas tuvieron tantas visitas que la página se colapsó durante varios días; no se trata de algo al alcance de todo el mundo puesto que el costo aproximado es de unos 13.000 dólares, es decir unos 10.000 euros. Los fabricantes garantizan máximo realismo, texturas adecuadas, funcionalidad máxima. Y es que los clientes pueden elegir todos los elementos: color y tamaño del pelo, el cuerpo más o menos voluptuoso, la vestimenta. Y cuanto más exigente es el comprador a la hora de fijar sus apetencias, más se le cobra. De los ejemplos más singulares que recuerda, está el de un hombre que pidió una muñeca pintada de rojo y con cuernos, o el de otro cliente que solicitó una muñeca con vello por todo el cuerpo. También hubo quien encargó una muñeca con tres senos. Y algo que cada vez es más habitual es el interés por muñecas ambivalentes, es decir con cuerpo de mujer a las que también se les puede ajustar un pene. También han entrevistado a mujeres que compraron modelos vía internet, y se constata la mayor cantidad de pedidos proviene de estados republicanos como Texas, Michigan y Minnesota, es decir esa parte de la América profunda, aparentemente puritana. Compran pero no muchas quisieron confirmarlo públicamente. Cuando quiero sexo lo tengo, pero luego no da problemas, contó una de ellas sobre su muñeco, a quien evaluó como mejor que un ligue de internet. Lo que todavía desconocemos es si desde Canarias ya se han efectuado pedidos de estos traviesos y eficientes objetos. De todos modos, lo más probable es que antes o después acabarán por llegar, y hasta los veremos expuestos en los escaparates como regalo de Reyes. Y es que las ciencias adelantan que es una barbaridad. Por eso los fabricantes se defienden diciendo que no hacen vibradores ni vaginas artificiales, no crean acompañantes de goma sino que su actividad es muy seria y necesaria en nuestro tiempo.

(Artículo publicado, como es habitual, este lunes 26 de noviembre en el periódico La Provincia, www.laprovincia.es)

jueves, 22 de noviembre de 2018

Passenger: Let her go (Déjala marchar, en inglés y español)

Con 1.500 millones de visitas en Youtube, el británico Michael David Rosenberg (1984), más conocido como Passenger, consiguió un éxito estratosférico con su balada Let her go, Vive en Brighton, sur de Inglaterra, sin que le haya afectado mucho la fama. Con esta canción alcanzó el número 1 en más de 20 países allá por 2013, y sigue componiendo temas de amor, muerte, el paso del tiempo, el sentimiento de la pérdida.
Aquí tenemos el vídeo con subtítulos en inglés y español .


https://www.youtube.com/watch?v=mJm8HTcTc4o

miércoles, 21 de noviembre de 2018

Samir Delgado: "Desde América, las islas conservan su lado utópico"


 Tras la llegada a México como emigrante desde hace varios años, el autor Samir Delgado ha continuado con la actividad literaria que ha desarrollado en las últimas dos décadas en las islas y su presencia en festivales de toda la geografía mexicana -desde Chiapas a Monterrey- ha significado que se establezcan nuevas posibilidades de intercambio cultural entre Canarias y países de América Latina. En este sentido, varios viajes recientes a Estados Unidos como asistente a festivales literarios le han permitido ampliar los contactos con autores latinos de todo el continente y dar a conocer aspectos de la identidad de Canarias a una gran mayoría, una oportunidad que en 2019 dará pie a la realización de unas jornadas en Nueva York y Boston con presencia de autores canarios. Para el autor, “desde América las islas conservan su lado utópico” y en el futuro inmediato los intercambios entre las islas y los países de habla hispana posibilitarán nuevas oportunidades para difundir la riqueza de la literatura canaria en el exterior.

Tras la experiencia como director del Festival 3 Orillas, el encuentro literario que desde 2007 protagonizó la inclusión de las islas en la agenda anual de festivales internacionales con la presencia de poetas de todos los continentes en la ciudad de La Laguna, el autor ha continuado otros proyectos culturales que han marcado tendencia en el ámbito de la creación literaria, como es el caso del Tren de los poetas, un tren imaginario que fue fundado en Castilla-La Mancha y ha proseguido a las tierras mexicanas que acogieron a los poetas del exilio republicano, significándose como un referente cultural de los proyectos pioneros de fomento a la lectura en ambas orillas y dedicado a promover las diferentes lenguas y la identidad de los pueblos. El autor de libros como “Banana Split”, “Galaxia Westerdahl” o “Las geografías circundantes” ha reinventado una nueva vida como emigrante al otro lado del Atlántico y desarrolla la profesión de docente en el Instituto de Artes Modernas de Durango
Samir ha reinventado una nueva vida como emigrante al otro lado del Atlántico y desarrolla la profesión de docente en el Instituto de Artes Modernas de Durango, al norte del país, la ciudad que fue bautizada por José Vasconcelos como la “Atenas del norte” y cuenta con un patrimonio cultural de primera magnitud, con figuras de la cultura mexicana de la talla del escritor José Revueltas o el propio Pancho Villa. Desde su llegada ha realizado diferentes conferencias sobre Canarias y en la actualidad es responsable de contenidos literarios de un proyecto de rescate de la memoria de los exiliados republicanos españoles, de escritores como Luis Cernuda, Max Aub o Ramón Gaya  que desde el final de la guerra civil encontraron en México un segundo  hogar.  Samir se estrenó en la literatura insular asistiendo como invitado al segundo encuentro de jóvenes escritores del Cabildo de Tenerife y desde entonces sus libros han estado marcados por el compromiso ético con la identidad de las islas, escribió un libro sobre los incendios forestales  de hace una década y un ensayo sobre las experiencias del movimiento estudiantil al final de siglo, además de haber formado parte de la andadura de proyectos como “Leyendo el turismo”, junto a los autores David Guijosa y Acerina Cruz, una generación que ha dado el testimonio poético de la ciudad turística internacional. Tras las ediciones en Canarias de varios libros de poesía contemporánea dedicados a la presencia del turista en el sur de las islas o figuras del arte como Manuel Millares y la colección de cuadros del Museo Eduardo Westerdahl, la escritura en territorio mexicano del autor canario con ascendencia libanesa parece inclinarse hacia la literatura de viajes y la puesta a punto de su primera novela, además de otros libros que prosiguen la estela de su particular diálogo entre la creación poética y la pintura, la temática preferida por el autor que según nos cuenta se ha radicalizado después de conocer muy de cerca episodios tan importantes como la generación abstracta de Cuenca, el muralismo mexicano o la oleada del nuevo arte digital a nivel internacional.
 
Texto reproducido de Atlántico Hoy
https://atlanticohoy.com/front/post/tag/samir-delgado-desde-america-las-islas-conservan-su-lado-utopico

martes, 20 de noviembre de 2018

Tarajano y una exposición de Osvaldo Cipriani


Habíamos compartido la reciente convocatoria del memorial Pedro Lezcano, en el patio del Cabildo. Lo vimos fatigado, le costaba hablar. Francisco Tarajano tenía 94 años, pero una buena memoria. Así, recordó la ocasión, comienzos de los años 80, en que llevé al instituto de Tafira a los tres poetas sociales que tenían mayor capacidad de convocatoria: Agustín Millares Sall, Pedro Lezcano y Tarajano. Fue una sesión que agradó al alumnado, porque los tres eran poetas vibrantes. Él recordó aquel recital poético, aunque tenía dificultades para expresarse. En el acto del Cabildo estábamos en primera fila, con Luis Pulido, su leal amigo. En el tanatorio coincidimos Rosario y yo con sus hermanas, su hija, por supuesto que el omnipresente Luis Pulido, la poeta Margarita Ojeda y el siempre activo Rafael Franquelo, que ahora vive en El Madroñal, a caballo entre San Mateo y Santa Brígida. Los sábados, ya se sabe, no es fácil que la gente acuda a actos funerarios. Pero allí estábamos, el féretro cubierto con la bandera de las siete estrellas verdes. Porque fue un hombre del pueblo llano que hizo una labor poética y etnográfica, que ponía el dedo en la llaga, que recuperó tradiciones, que ideó adivinas, que puntualmente nos mandaba sus versos de Navidad. Era habitual del Club Prensa Canaria, ahora Club La Provincia, donde intervino en numerosas actividades.
Fue fiel a sus ideales, y, amante de la literatura popular, fue más que un poeta mitinero.  Colaboró en el romancero La Flor de la Marañuela, dirigido por el doctor Diego Catalá Menéndez Pidal, catedrático de la Universidad de La Laguna. Durante su estancia en Venezuela escribió siete libros didácticos y una vez retornado se inicia su etapa más fecunda, compaginando sus libros con su labor de recopilador de la sabiduría popular y la de cronista oficial de Agüimes. Lo explicaba: ”Soy un poeta canario, hablo desde mi tierra, su fauna, su flora, el sentir y decir de mi gente porque el habla es la morada del ser. Sin el habla popular y peculiar de esta tierra, el canario pierde su savia y su autenticidad y para ser auténtico el canario tiene que ser autor y actor de su historia. Por eso con mis versos pretendo forjar conciencia.”
Hijo de labradores, desde muy pequeño se crió en Agüimes y luego ingresó como  interno en el colegio Salesianos de la capital. Desde los veinte años imparte clases, primero en Gran Canaria, y luego en Tenerife, donde ejercerá como profesor de Lengua y Literatura en la Universidad de La Laguna, 1955. Al año siguiente emigró a Venezuela ejerciendo la docencia dieciséis años. En 1972 regresa continuando con su labor como profesor en el colegio María Auxiliadora y en los institutos Isabel de España y el Pérez Galdós, donde se jubila. Fue un hombre que hizo mucho por el saber popular, por las tradiciones, y mantuvo íntegra su conciencia. Pensó Canarias desde la rebeldía poética, desde la disidencia.
Osvaldo Cipriani es fotógrafo artístico y creativo, pero antes fue actor y director teatral, y también cantó en coros. Expone en La Otilia, Plaza San Antonio Abad, una vieja casona de Vegueta algunas de sus últimas creaciones, junto con la también fotógrafa Nereida Castro, la propuesta de esta se titula Espejos y es la quinta de una serie de 14 proyectos. Además colabora la pintora Luz Sosa, con quien expuso recientemente en Polonia. En la muestra, que incorpora dos tratamientos diferentes, se plantea la identidad de género, la ambivalencia hombre-mujer, con materiales reciclados. El trabajo tiene algo de artesano, producido en un taller artístico. Hay fotos con espejos rotos y se incorporan fondos de espejos plásticos ondulados, flashes, una cuidada iluminación, y se integran manualidades en la fotografía. Hizo una exposición en el centro comercial El Muelle, presentada por Rosario Valcárcel, quien comentó su potencia creadora, su manejo de mitos clásicos con originalidad y fuerza. Se proponía constatar los grandes cambios: la aparición del fuego, la industria, el papel de las religiones y los mitos antiguos. Combinando desnudos obtenía una imagen con la estética de El Jardín de las Delicias de El Bosco, el sometimiento de la humanidad al mando del televisor constituía una propuesta satírica. Su obra siempre está en los límites de la fotografía tradicional, por ello investiga las posibilidades de las técnicas de 3 D, hace un ejercicio de búsqueda, y consigue efectos expresionistas.      
Ahora vive en la isla porque sus pulmones no soportaban la contaminación de Torrejón de Ardoz con su mujer Pilar, docente en un instituto. Nace en Bahía Blanca, República Argentina, 1942. Pronto se inicia en la fotografía y trabaja como fotógrafo de escena en conciertos, ópera y teatro, sus trabajos se publican en periódicos. En 1964 se traslada a Buenos Aires, como actor en el Teatro Lasalle y como fotógrafo hace reportajes a Atahualpa Yupanqui, Jorge Luis Borges, Vittorio Gassman, etc. Regresa a Bahía Blanca, filma dos cortometrajes y comienza a fotografiar y rodar para una agencia publicitaria. Además de ser actor, en 1974 ocupa la dirección artística de la Comedia del Sur, grupo que desarrolla una labor de incitación cultural. Perteneció a los coros de la Universidad del Sur y de la catedral de Bahía Blanca e intervino en dos óperas. Obras suyas han sido expuestas en Japón, Corea, China, Italia y Polonia.
En 1980 se instala en Madrid como profesor de fotografía y cine. Realiza un curso piloto de fotografía para niños en la Casa de la Cultura de Getafe, lleva la fotografía a las escuelas. Se hace profesor de Imagen en la Universidad Popular de Torrejón de Ardoz y se integra en la Confederación Española de Fotografía, que lo selecciona para exponer en varios países. Como hombre del teatro añadimos que en Bahía Blanca, en la década de los 70, hubo una pléyade de grupos independientes que desplegaron una intensa labor, y entre ellos figuraba la Comedia del Sur. Pusieron en escena obras de Chejov, Harold Pinter, Arthur Miller, Tennessee Williams, produciendo una modernización de la escena cultural, y también un teatro impregnado de lo local que cuestionaba el funcionamiento de la ciudad. Se pretendía la transformación radical de la colectividad, mediante un teatro militante que hizo de las prácticas escénicas experiencias colectivas de intervención política frente a las secuelas de las dictaduras que padeció el país. El arte era una herramienta para la producción de una nueva sociedad; la interacción entre arte, sociedad y política supuso trabajar en espacios no convencionales, como barrios y sindicatos. El teatro como compromiso de transformación, ejercicio de liberación.

(Imágenes: Osvaldo Cipriani, fotógrafo; Francisco Tarajano, poeta)

lunes, 12 de noviembre de 2018

Pino Ojeda, una mujer como ejemplo



Estamos en ese momento histórico en que la mujer se reivindica sin tapujos, y crecen los homenajes y reconocimientos a aquellas pioneras que supieron navegar contra la corriente. Hace poco asistimos a la lectura de un Manifiesto de las mujeres escritoras de Canarias, con 140 firmas hasta el momento, deberán firmar muchas más, todas las que hay y habrá. La mujer omnipresente, sobre todo en poesía. Al fin vemos a la mujer incorporada en todos los frentes, viva. Siempre he creído que quienes salvaron la vida en las islas fueron las mujeres, los hombres en América o emprendiendo la larga zafra de la pesca mientras ellas sacaban adelante las familias, los cultivos y el ganado, la casa limpia y dispuesta para cuando él volviera, si es que volvía, pues algunos se olvidaron, fundaron allá familias, y sus mujeres no fueron ni casadas, ni viudas, ni solteras. Durante siglos no aparecen nombres escritoras o artistas y las pocas que surgen lo hacen a escondidas, adoptando seudónimos o el nombre de sus maridos o hermanos para no ser señaladas con el dedo en medio de una sociedad rural y conservadora, fuertemente patriarcal, marcada por la tradición y el férreo nacionalcatolicismo de Franco. Casos como los de María Rosa Alonso, Mercedes Pino, Josefina de la Torre, Josefina Pla, la musicóloga Lola de la Torre o la pintora Lola Massieu fueron excepciones que confirmaban la regla. También lo fueron Pilar Lojendio, premio Julio Tovar, y Pino Ojeda, y Chona Madera, la generación del medio siglo. Este pueblo nuestro entenderá algún día que los creadores forman parte de su patrimonio espiritual y conviene difundirlos. Juan Francisco Santana Domínguez, profesor, historiador combativo que sabe mucho del rescate de la memoria histórica, publicó hace tiempo Pino Ojeda. Pintora y poeta, en Anroart, en cuyo texto y en cuya presentación en Teror tuvimos el honor de participar, así como en un documental dedicado a su figura y su obra. En el libro se hacía semblanza de esta artista que padeció el cerco de una colectividad analfabeta e intolerante. Ahora, desde distintos ámbitos, está siendo recuperada, y me cabe el honor de haber escrito sobre ella muchas veces.
Rompió moldes, se enfrentó al dolor y la adversidad. Viuda con 23 años, muerto su marido en la incivil guerra, tuvo coraje y entusiasmo. En el 53, accésit del Adonais con su libro Como fruto en el árbol, donde descubría una mirada sensual y atrevida, emocional. Padece enfermedades y depresiones, pero con su pintura abstracta llega a Suecia, Italia, Alemania, Suiza, EEUU. En abril del 2002 muere dejando 21 libros inéditos. Cuando la visitaba en su modesta casa de Ciudad Alta me pareció una mujer apasionada, generosa, desprendida, la literatura era una suerte de elevación mística e intelectual. Su mayor pecado fue haber nacido antes de tiempo, y ser una adelantada de la creación femenina. Le pasó lo mismo que a Chona Madera, vivieron en un contexto en que la mujer no tenía cabida, y menos si era intelectual. Pero su poesía honda, el desgarro emocional, la intensidad y la melancolía de su mirada y esa pintura fruto de una ensoñación volcánica siguen con nosotros. ¿Cómo ignorar esa elegía por el joven marido muerto, esa enorme composición imborrable que comienza así: Te busqué por la tierra, por largos / pasillos de seres. Te busqué por las noches, / por calles y sombras, por quietas esquinas / agudas. Te busqué por los días. Nadie / con carne y tacto me descubría tu nombre.
Jorge Liria, editor modesto pero contumaz, se apuntó un triunfo con aquella exacta y exhaustiva biografía. Canarias es tierra de poetas, pero de poetas poco conocidos de la gente. No valoramos lo que tenemos cerca porque tenemos unos atávicos complejos de inferioridad, que estiman de escaso valor la literatura producida en esta tierra. El caso de Pino es simplemente un caso más. De ahí que convenga emprender el rescate de esta y otras damas que han elevado el nivel de las letras regionales. Hasta que no hagamos justicia a las enseñantes, a las pintoras, a las que han hecho teatro y a todas las otras mujeres silenciadas de la creación canaria, seguiremos siendo un pueblo subdesarrollado. Pino dejó más de veinte libros inéditos, y mientras no vayan saliendo del baúl de las sombras continuaremos seguiremos siendo injustos.  Fue una mujer telúrica y apasionada, mágica, se atrevió a abrir caminos que casi nadie transitaba en aquella época. Como decíamos, cometió el pecado de nacer demasiado pronto, en 1916, en un lugar marcado por el patriarcado, el machismo, el ruralismo de la cultura y tantos otros rasgos poco favorecedores. El golpe militar lo vive con 20 años, su marido es llamado al frente y muere. Ella tuvo que luchar contra corriente toda su vida, sola sacó a su hijo adelante y en su camino se interpuso de manera dramática la larga postguerra, la represión de las emociones, la negación de casi todo.
Una viuda joven y hermosa, presa de los cuchicheos pueblerinos, la maledicencia. No sólo escribió y pintó cuadros sino que también practicó la escultura y la cerámica, facetas estas últimas en las que tuvo como maestro al ceramista y escultor argentino Eduardo Andaluz, que vivió largo tiempo en Gran Canaria y luego marchó a Bariloche, su Argentina natal. Pino fue esencialmente una mujer atrevida, y no se lo perdonaron. Sin medios materiales, fundó una sala de arte en tiempos tan oscuros que nadie apostaba por tales menudencias. Mujer generosa y querida, se carteó con Juan Ramón Jiménez, Gerardo Diego o Carmen Conde, y dio el primer impulso a Justo Jorge Padrón. Fundó Alisio. Hojas de poesía, donde publicaron Pedro Salinas, Vicente Aleixandre, Gerardo Diego, Carmen Conde, y los canarios coetáneos: Ventura Doreste, Pedro Lezcano, etc. Escribió con desgarro emocional, intensidad y fuerza. Y tuvo mirada generosa hacia los demás, siempre dispuesta a apoyar. Una mujer infeliz que se redimió por su capacidad creativa, padeció depresiones, tentativas de huida. Con poca salud, que superó en base a la paciencia. Y la melancolía desgarrada, y la nostalgia, y la pasión por los amores que no pudieron ser, esa larga infelicidad, esa carencia.  Te busqué por los sueños: / por los sueños, tú me estabas esperando.
                Lo importante sigue siendo que su obra inédita vaya viendo la luz, y se editen antologías. Porque la obra de un poeta es un jardín sin flores si no recibe la lectura de personas atentas. Y hagamos justicia a las muchas mujeres olvidadas, víctimas de épocas tan dolorosas.

sábado, 10 de noviembre de 2018

Muere el poeta Francisco Tarajano

Hoy, sábado 10 de noviembre, conocemos la triste noticia de la muerte del poeta Francisco Tarajano, el decano de la poesía canaria, con 94 años. Un hombre de voz solidaria y reivindicativa, cuya larga vida dio ocasión a una extensa obra. El cuerpo del último de los poetas sociales, tras Agustín Millares Sall y Pedro Lezcano, está en el tanatorio San Miguel y su entierro se anuncia para las 4 de esta tarde.

lunes, 5 de noviembre de 2018

Canarias, en cabeza de los divorcios



Desde hace tiempo sabemos que Canarias figura en los primeros puestos de índices sociales poco favorecedores, así el fracaso escolar y asimismo el hecho que, tras la crisis económica, tengamos muy probablemente la peor sanidad del Estado, una sanidad que de por sí ya era precaria y que ha ido siendo desmantelada año tras año por la falta de contrataciones y la fuga de profesionales al sector privado. Tenemos el dudoso honor de ser una de las regiones donde se da un importante porcentaje de madres adolescentes, y en cuanto a la adicción al juego  tampoco presentamos buenos números, con el incremento de la ludopatía juvenil. En el capítulo de separaciones y divorcios seguimos en cabeza, cada año las cifras lo confirman. Dicen los psicólogos que a los siete años de vida en común de una pareja suele producirse una crisis de dimensiones más o menos graves según las situaciones. El cansancio, la rutina, los factores económicos, el pago de la hipoteca, las posibles infidelidades, etc. son factores que contribuyen a esa crisis. De acuerdo con las estadísticas recién publicadas, el número de demandas de disolución matrimonial, esto es separaciones judiciales y divorcios, se ha incrementado en un 1,7 por ciento en el segundo trimestre de este año respecto al mismo periodo de 2017, y Canarias es la comunidad autónomo que registra mayor tasa de rupturas, frente a Castilla y León, que tiene la tasa más baja.
Estos datos han sido publicados por el Consejo General del Poder Judicial, que especifica que en toda España se han registrado 17.077 demandas de divorcio consensuado por ambas partes, que equivalen a un 0,1 menos que en el mismo trimestre del año anterior y 11.986 de divorcio no consensuado, un 4 por ciento más. Por comunidades autónomas, el mayor número de demandas de disolución por cada 10.000 habitantes se ha dado aquí, con 7,7; seguidamente viene la Comunidad Valenciana, con 7,5, Cataluña, con 7, La Rioja, con 6.9,m Andalucía y Baleares, las dos con 6,8 y Murcia, con el 6,7. Por debajo de la media nacional, que es del 6,5, se sitúan Castilla y León, con el 4,8; Aragón, con el 5,2 y País Vasco, con el 5,3.
Hay aproximaciones y estudios a este fenómeno de las rupturas matrimoniales. Así, según www.caracterurbano.com existen tres causas principales de los divorcios en nuestro país: 1) la ausencia de compromiso, o de valores; 2) la infidelidad cuando aparece una tercera persona, y 3) la superficialidad y el lado oscuro de los humanos, con el influjo de las nuevas tecnologías. Se estima que vivimos en una sociedad de consumo rápido, en la que queremos cumplir nuestros deseos, ya. Esto viene potenciado por el auge de los valores individualistas, que ha promocionado una cultura basada en el deseo de hedonismo, el disfrute máximo de la vida sin tener en cuenta otras circunstancias. Ahora hay factores nuevos, como la incorporación de la mujer al mundo laboral, su mayor independencia, su menor aguante, y además está el hecho de que se opta por la evitación de problemas a las primeras de cambio, ya que lo que antes se contemplaba como una oportunidad de transformación y crecimiento personal da paso a situaciones que la pareja considera insuperables, llegándose a la ruptura. Se tiene la impresión de que las nuevas parejas tienen menos paciencia a la hora de intentar resolver sus conflictos, y acuden con  facilidad a las nuevas soluciones jurídicas, como el llamado “divorcio exprés”, que propician el proceso de disolución. Tradicionalmente Canarias, Cataluña y Comunidad Valenciana se sitúan a la cabeza de las separaciones y divorcios, y habría que preguntarse si el hecho de ser regiones turísticas pudiera facilitar las crisis de las parejas. En el lado contrario, donde se dan menos divorcios, está la España interior, así Castilla-León y Aragón, donde quizá se mantengan más los valores tradicionales. Además existe un importante índice de despoblación en esas comunidades. En las nuevas generaciones se ha acentuado la idea de que es preferible tener pareja de hecho antes que casarse, el matrimonio asusta a la gente joven. Los españoles se casan cada vez más tarde, tienen hijos de manera tardía y eso contribuye a la crisis demográfica, que solo podría ser aliviada si regresa con fuerza la inmigración. Como se sabe, tenemos convenios preferenciales para recibir inmigrantes de países latinoamericanos, por ser más fácilmente integrables en el conjunto nacional. Más suramericanos, menos subsaharianos.
Estamos en una sociedad bastante sexualizada, el sexo ha perdido el marchamo de ser algo prohibido y se ha convertido en el deseo de las mayorías. En internet existen multitud de páginas de contactos, el porno se ha trivializado hasta el punto de que muchos menores lo ven en las horas de recreo escolar. En este mundo tan lleno de tecnología, parece que muchos casados utilizan esas páginas que facilitan ligues más o menos rápidos. La gente quiere tener experiencias más allá de la pareja. En las series de televisión, en el cine, en la publicidad, en internet y en los medios de comunicación en cierto modo se fomenta la sexualización de la sociedad. El único tabú que nos queda es el de la muerte, aunque algunos hablan de que conseguiremos la inmortalidad en base a los progresos de la ciencia y la tecnología, lo cual parece disparatado. Pero lo cierto es que el tabú del sexo –aquello de las prohibiciones tajantes del sexto y del noveno mandamiento- se ha ido a la papelera hace tiempo. En años anteriores nuestros valores eran radicalmente diferentes a los que tenemos hoy, la moral ha cambiado mucho. La revolución sexual está en marcha, y lo que antes era clandestino ahora es trivial. ¿Quién nos iba a decir hace veinte años que existiría el matrimonio homosexual? Cierto que en una mayoría de países de tradición musulmana, todo lo homosexual sigue estando condenado. En buena parte de Asia y África lo gay sigue siendo objeto de persecución por la ley.
Abundando en la crisis de las parejas, el teléfono móvil facilita la búsqueda de aventuras fuera del matrimonio. Las redes sociales facilitan eso, las nuevas tecnologías generan fantasías. Infidelidades ha habido siempre, pero ahora parece que pueden ocultarse  gracias a un borrado del historial de navegación. Finalmente, debemos apreciar que un divorcio no es cuestión solo de dos, con frecuencia intervienen los parientes de uno y otro lado. Suegros, cuñados, hermanos, primos y demás contribuyen a conducir las cosas en un sentido o en otro. Psicólogos, educadores, sexólogos y terapeutas tienen mucho trabajo por delante.

miércoles, 31 de octubre de 2018

De Finados a Halloween

Antes era el día de Finados y ahora la colonización cultural impone la estúpida calabaza. De todos modos, en algunos lugares persiste la reunión de la noche de Finados o Finaos, un momento para comer castañas asadas y echarse un trago de vino o de cualquier licor. Había encuentros familiares, cantos de los Ranchos de Ánimas, degustación de dulces típicos. Se enramaban las tumbas y se encendían lamparillas para las ánimas benditas, había Bailes de Taifas. Ahora, con la globalización, hemos tomado prestada la fiesta de Halloween; las nuevas tecnologías, los profesores, la TV, han desplazado a los Finados. Pero en muchos pueblos y barrios de las ciudades la cultura rural ancestral reverdece en esta noche, así en Gran Canaria en la  Vega de San Mateo, la plaza de San Lorenzo. Nueces, castañas, almendras, y un poquito de ron miel.

martes, 30 de octubre de 2018

Tras las elecciones de Brasil, la ultraderecha gobierna en América Latina


En las repugnantes frases del capitán Bolsonaro, recién elegido presidente de Brasil, nada está ausente, en la enunciación de suciedades y miserias, lanzadas desde las cloacas metafóricas que habitan en este personero del odio y la discriminación... desde la ubicuidad de su ausencia, este ridículo personaje, marca como 'culpables' de la decadencia del sistema socio-político y cultural a quienes abogan por la igualdad, la solidaridad y la fraternidad, devenidos en 'chivos expiatorios'  de la simulada degradación de las denominadas 'buenas costumbres' de la "sacra familia", la hipocresía de la putrefacta burguesía, a la que se sumaron millones de hambreados e indigentes, que hoy, han encontrado su candidato en las urnas: Bolsonaro, quién con un discurso de corte netamente neofascista, fue elegido por 57,7 millones de votos como presidente electo de Brasil... no nos engañemos más, la denominada y simulada izquierda 'progre', de la Patria Grande, jamás cristalizada en acto, ha fracasado en su simulado intento de revolucionar nuestras comunidades, no han cumplido con las premisas fundacionales, que marcan la diferencia con el sistema neoliberal, promesas incumplidas de campañas electorales mentirosas... el mundo para todos en libertad y verdad, que tanto he mencionado en mis editoriales, es sólo un sueño... ¿y ahora qué? Saber es acordarse, hacer no lo es menos. Siempre tuve el deseo, como tantos, de lograr llevar a cabo un giro de 180º en “el estado de las cosas” en que se debate el mundo y sus pueblos, un obstáculo gravoso, que devino en lograr renunciar, liberándome de los “lazos parentales”, que tanto daño hicieron en este sistema necrótico y escatológico, dando espacio a poder ser, efectuando la donación en actos nutridos de libertad y estremecimiento, que sobrevuelan las voces, como las de Bolsonaro, que se da el gusto de dar lugar a un crisol de fascismo similar al que se ha experimentado en la Italia de Mussolini, con un condimento del "Deutschalnd uber alles" hitleriano.
La ultraderecha gobierna ya, o bien, influye decisivamente sobre las políticas de Chile (país al que Bolsonaro eleva a categoría de ejemplo único en Latinoamérica), de la Argentina de Macri y otros países de la región que han caído en el pantano de la xenofobia, la discriminación, la persecución del diferente, como también de las organizaciones sociales, la muerte de la libertad de expresión... en países europeos, los partidos neofascistas ocupan posiciones relevantes en instituciones cercanas a la ciudadanía, todo se ha vuelto bestial. No me agrada convertirme en un profeta del desencanto, pero no puedo dejar de manifestar lo que conozco y sé, lo que me ha costado, por no negociar y denunciar, ser censurado, difamado y amenazado, hasta hoy.... Bolsonaro fue elegido presidente, ¡qué espanto!, ¡qué horror!... ¿algo ha muerto?
Soy un portavoz de aquellos que no tienen derecho a réplica, aquellos que aún tienen cojones, hartos de ser continuamente pisoteadas, humillados y explotados, pero mis palabras pueden ser replicadas, actuar como el eco de cientos de miles de personas que replican la nueva consigna del inconformismo: no soportamos más tanta estafa, tanta mentira, tanto fraude, en fin, no nos representa nadie... no sigan engañando con discursos lanzados desde sus bancas, los funcionarios disfuncionales, que han pactado y pautado con las corporaciones que todo lo manipulan... la elección de Bolsonaro no es casual, se ha cimentado en estos años, por los alcahuetes de gobiernos de turno, lanzando balbuceantes discursos de barricada, los decadentes e infames personeros de la TV y medios de publicidad de politicastros excluyentes de todo color, devenidos en más de lo mismo, gobernantes megalómanos que se remitieron en función a ensalzar su figura... hora de que caigan en la cuenta los ciudadanos... no podemos seguir soportando tanta estafa ni tanta corrupción... los pueblos entran en pánico y acuden a los capitanes o coroneles, "el eterno retorno" de lo que se creía resuelto... no tengan dudas... basta de cargar tintas sobre mentiras flagrantes... hora de verdades y épicas, no creo haya otra salida de esta atroz instancia de sumo riesgo, que atenta a nuestra existencia.
Imposible una democracia sin ideas. No es lo mismo la idea de democracia, que la democracia de las ideas. En tiempos de Carta Abierta, en gobierno K argentino, un espacio del que he sido excluido, por no aceptar de ningún modo me den 'letra', no fui jamás funcional, a clanes de pseudointelectuales en que todos los que al unísono, replicaban en re sostenido, los relatos de historias que jamás han tenido lugar. Perduran en otros ámbitos de la ultraderecha neoliberal conservadora y de la izquierda del fondo a la derecha rentada… creo hay que tenerlo muy en cuenta, pues no es broma... siempre presentes los mismos desde hace años, según pasaron los gobiernos de todo color pero de similar ideología: negociar la historia. Así pasan los días y las horas se convierten en asuntos negociables, todo tiene valor en moneda. El mercantilismo impuso su substancia, ante el amparo de la ley, cual contragolpe constitutivo de discontinuidad al denominado orden vigente.
Neutralizar a la ultraderecha representada por Bolsonaro, es un desafío para quienes nos jugamos por una Patria Grande, sin ambigüedades ni infiltrados oportunistas, y, por lo tanto, la respuesta debe ser latinoamericana a ultranza... Una respuesta coordenada y política. No basta con solo recuperar los valores democráticos frente a esta nueva barbarie, sino, elaborar materialmente propuestas sociales y políticas para reinsertar a las capas excluidas o precarizadas en el sistema, con igualdad de oportunidades para todos los que demuestren amor a esta tierra, talento y ánimos revolucionarios dentro de una democracia real y concreta... Sabemos que hay “marginados” y “excluidos” cerca, lo vivimos y experimentamos nosotros mismos, humillados, rechazados por la denominada opinión pública, que no es ni más ni menos, que la opinión de los bocones de medios, pagados con dinero del Estado, en manos de ricachones groseros y sus bandas asesinas. De estas comunidades presentadas como modelos por la enseñanza proporcionada por ella, los educandos conocen los secretos, no los del poder, sino de sus resultados. Los desórdenes y carencias de su cotidianeidad, ¿no les permite descubrir inconscientemente las catástrofes irreversibles que preceden del derrumbe?... no hay espacio para juegos de alusiones... ya no.

Por Eduardo Sanguinetti, Buenos Aires. Filósofo, poeta y performer.