miércoles, 16 de junio de 2021

Los palmeros ante el mundo: "la palmerada"


En los años 60 los jóvenes palmeros que pudimos llegar a la universidad, en mi caso a base de becas, pronto tuvimos la impresión de que nuestra futura vida profesional iba a estar lejos de la isla natal. Con 15-16 años fui colaborador adolescente del Diario de Avisos, aquel modesto periódico cuya tirada alcanzaba los mil ejemplares cuando jugaban entre sí el Tenisca y el Mensajero, luego mi vida se desarrolló entre Tenerife, Gran Canaria y Madrid. Mientras las islas turísticas despegaban, La Palma era un espacio  venido a menos: conservaba su paisaje y su singularidad pero había pocas ofertas más allá del trabajo en la platanera. Una isla añorante de su pasado cultural y portuario, pero una isla rural casi cerrada al mundo.

         En su artículo “La palmerada” Jordi Pérez Camacho ha escrito sobre la psicología del nativo: “Y mientras ahí fuera el mundo gira y la gente avanza, esta isla sigue absorta en sí misma, embriagada en su propia realidad social y política, sorda al caminar que le rodea… Nosotros, los palmeros y palmeras, seguiremos procurando desahogarnos en bares, terrazas y tertulias de buen mentidero con el afán de desquitar nuestra propia falta de iniciativa: el capital humano que se fuga por el puerto y el aeropuerto y que desde fuera nos remite cartas de buenas noticias. Sigamos manteniendo la palmerada.”

También Ramón Araújo nos retrata con gracia porque este galaicopalmero practica nuestro humor y se convierte en un filósofo de lo cotidiano, para la isla es una suerte tener dentro una persona con tanta chispa. Tanto Ramón como Jordi son testigos de usos y costumbres peculiares, siempre se dijo que los lugares pequeños son pequeños purgatorios que hay que tomar con benevolencia.

He recibido anónimos procedentes de la propia isla en el que alguien me echa en cara algún reconocimiento que La Palma me ha brindado, como si no hubiese estado pendiente de mi tierra natal en mis trabajos literarios y periodísticos, como si hubiese sido un ausente, como si no hubiese dedicado artículos y libros a reflejar nuestra singularidad. Cuando fue posible, compramos un piso y llevamos a varios amigos a conocer la isla, y siempre que me invitaron volví para participar en actos en los que fui requerido. Es la primera vez que lo comento, a fin de cuentas, tampoco es importante. Tan solo añado que han sido las palabras de Jordi Pérez Camacho las que me han dado motivo para estas reflexiones.

A fin de cuentas, a los palmeros de dentro y de fuera nos corresponde un ejercicio de responsabilidad con la tierra. Y cada cual lo expresa a su manera, en mi caso intento practicar un compromiso crítico con la realidad, ya que es la mejor forma de transformarla.  

martes, 8 de junio de 2021

Vótese a sí mismo

 


Por Eduardo Sanguinetti(*), Buenos Aires, Especial para NOVA

Si no tienes tu candidato, si ya no confías en ningún político, pues te parecen todos/as incapaces, corruptos, mentirosos, psicópatas: vota por ti.

Sentenciada la calle por el prostíbulo político, que promueve a sus "héroes con pies de barro" degradables por TV y en las redes manipuladas por trolls de la web, a la legítima inteligencia no le interesa el tema, fue excluida del juego político... el sarcasmo absurdo y el anacronismo, configuran la alegoría de la historia Argentina, de este tiempo, donde los peores ocupan funciones de relevancia, y pareciera que el espectáculo de los falaces estafadores de la vida, continuarán en sus sitiales de honor, impidiendo la construcción de una República, hoy, en franca desaparición, con la identidad del ciudadano con su identidad subestimada, eliminada.

Nuestra libertad nos obliga a cada instante a comprometerla con dignidad y valentía, contra las fuerzas del resentimiento, el odio, la mentira, la cobardía, la traición y la mezquindad de gobiernos descartables, conformados por traumados personajes sin capacidad ni experiencia de haber experimentado el vivir con la sensibilidad del instante, con identidad y rebeldía, siempre a favor de una existencia cultural y personal.

Me ha permitido permanecer en sobrevivencia, conocer a seres que se acuestan sin comer y se levantan sin saber si comerán en el día que deben enfrentar, sin nada. Siento, veo y experimento las necesidades de hombres y mujeres que luchan y mueren en el intento de permanecer en mi tierra: Argentina... sólo me interesa saber que la vida debe experimentarse como un milagro, no como un castigo.

Por lo tanto, nada se compara con el encanto de un hombre que no esconde ninguna de sus ideas y puede expresarlas con naturalidad, asimilado siempre en libertad de ser, en un acto de ética en estado puro, cuidando de uno mismo votar por uno mismo... deviene en reivindicar nuestro rol de "ser" ciudadano de una República, hoy en estado de caída libre. Votar por uno mismo, un valiente acto de hacer valer los derechos inalienables que hoy, nos son negados significa dejar muy en claro el descontento y el descreimiento fundados legítimamente, ante el "circo electoral", donde los ganadores son los de siempre: mononeuronales, sin ideas ni ideales, "fantoches" jamás dispuestos a asimilarse a fundar un tiempo donde la democracia en todo su esplendor tenga sitial de honor, una democracia participativa, donde cada ciudadano tenga asegurado su porvenir pleno de armonía y libertad en la relación.

Votar por uno mismo es negarse a ser un número dentro de las estadísticas oficiales, tan degradantes y falaces.

Vota por ti mismo, coloca una foto de tuya, con tu nombre en el sobre y deposítalo en la urna... si el voto no fuera obligatorio, todo sería tan distinto.

Se trata entonces, de preparar nuestras mentes para el combate vital por la lucidez, sin los inútiles candidatos de siempre y eso significa que hay que estar siempre buscando cómo conocer el propio acto de conocer, haciendo de lado privilegios que reciben legisladores incapaces, bien rentados, que ya no se representan ni a sí mismos, en nombre de la democracia y el orden vetusto, que ya no tiene espacio para quienes somos herederos legítimos de una tradición, donde el conocimiento implica responsabilidad y el pensamiento tenga un sitio de honor en la vida de nuestra comunidad.

(Filósofo y poeta)


lunes, 31 de mayo de 2021

5 poemas de Ana Luisa Amaral (Portugal, Premio Reina Sofía)



Voces

Eterno este instante: el día claro

Los colores de la casa dibujadas en raso aguado,
castaños y rojos casi en declive,
limpísimas las ventanas, de cristales muy honestos.
Instante éste que fue y ya no es, mal puse el bolígrafo
en el papel: eterno

Soñé contigo, desperté al pensar
que todavía eras, como lo es esta ventana,
como el cuerpo obedece a este viento caliente, y es ágil,
pero todo: tan confuso como los sueños

Ahora, en este instante, recuerdo la sensación
de cuando estabas, el roce.
No distingo los contornos de mi sueño, no sé
si era una casa, o un pedazo de aire.
La memoria limpísima es tuya,
todo lo cubre, trayendo azul y sol a esta plaza
donde me siento, justo en la esquina,
como las casas

Y ahora, tu caminar
acabó de pasar justo a mi lado, igual,
y ahora se multiplica en las mesas y las sillas
que cubren calle y plaza,
y te veo frente a mí en el cristal,
más real que este instante, y si Brueghel te viera,
te pintaba, exactísima y aquí mismo.
Y estarías más cerca de lo eterno

(Yo, que no sé nada más, salvo el fulgor de lo breve,
yo, te daría palabras)


   Psicoanálisis de la escritura

Aunque hable de sol y montañas,
aunque cante los pequeños espacios
o las grandes verdades,
todo el poema
habla de aquel
que sobre él escribe
Cuando las huellas de sí mismo
parecen excluirse de las palabras,
aun así, es a sí mismo que se describe
al escribirse en el texto
que es escisión de sí
Todo el poema
es un estado de pasión
cortejando el reflejo
del que lo creó
Todo el poema
habla de aquel
que sobre él escribe
y así se ama de manera desmedida,
en la medida del verso en que se contempla
y en vértigo
se ahoga.


   El exceso más perfecto

Quisiera un poema de respiración tensa
y sin pudor.
Con la elegancia redonda de las mujeres barrocas
y el reverso todo del arbusto fino.
Un poema que Rubens envidiaría, al ver,
desde el fondo de tres siglos,
su cuerpo magnífico echado sobre un diván,
y reclinados los brazos desnudos,
sólo con pulseras tan (pero tan) preciosas,
y un angelito encima,
en su pequeño nicho hecho nube,
resguardándolo, dulce.
Un poema así quisiera.

Mucho más todo que las dignidades griegas de equilibrio.
Un poema hecho de excesos y dorados,
y todavía muy bello en su pujanza oscura y mística.
Ah, como quisiera yo un poema diferente
de la pureza del granito, y de la pureza del blanco,
y de la transparencia de las cosas transparentes.
Un poema exultando en la angustia,
un largo rododendro color de sangre.
Una alameda entera de rododendros por donde el viento,
al pasar, se detuviera deslumbrado
y en desvelo. Y allí se quedara, aprisionado en el cántico
de sus pulseras tan (pero tan)
preciosas.

Desnudo, de redondas formas, tal poema quisiera.
Una contrarreforma del silencio.

Música, música, música llenándole el cuerpo
y el cabello trenzado con flores y serpientes,
y una fuente de espanto polifónico
escurriéndosele por los dedos.
Reclinado en diván forrado de terciopelo,
su desnudez redonda y plena
haría empalidecer a grifos y sirenas.
Y a los pobres templos, de líneas tan contenidas y tan puras,
temblar de miedo solamente de la fulguración
de su mirar. Dorado.

Música, música, música y la explosión del color.
Espiando desde el fondo de tres siglos,
un Murillo callado, al ver que simples eran sus ángeles
junto a los ángeles desnudos de este poema,
cantando en conjunción con otros
astros de oro
salmodias de amor y de perfecto exceso.

Góngora empalidece, como los grifos,
ahora que lo contempla.
Esta contrarreforma del silencio.
Su mano alzada rumbo al cielo, cargada
de nada


   La voz

Me confunden los peldaños de esta escalera:
no sé si sean infierno o cielo,
ni por qué espero aquí,
si nada me visita ni me mira:
solo este pañuelo bordado
de blanco

Y todo como una acuarela ha mucho olvidada,
olvidado como yo,
menos en verso -

Si pudieran oírme como hilo de luz,
si del fondo del tiempo
me trajeran,
y mis memorias,
y las de quienes conmigo miraron el horror
de haber nacido, para morir
ni siquiera enteros -

Si el regalo entero
que mi madre me dio ese día
fuera visto por las madres
como una cosa tan suya
que el dolor se adelantara al dolor
de la pérdida

Tal vez se calmaran estas voces,
que me llenan de dudas y sospechas,
y no se callan, no se callan
nunca

Y sabría yo por fin cómo estas redes
pueden destejerse
como los tiempos,
y vería a dónde me llevan los escalones

Y me acostaría por fin,
y podría dormir
más allá de los versos -


   Cosas de partir

Intento empujarte desde encima del poema
para no destruirlo en la emoción de ti:
ojos semicerrados, en precauciones de tiempo
soñándolo de lejos, todo libre, sin ti.

De él ausento: tus ojos, sonrisa, boca, mirar;
todo cosas de ti, pero cosas de partir...
Y mi alarma nace: y si moriste ahí,
en medio de suelo sin texto que está ausente de ti?

Y si ya no respiras? Si no te veo más
por querer empujarte, lírica de emoción?
Y mi pánico crece: si no estuvieras allí?
Y si no estuvieras donde el poema está?

Hago eróticamente respiración contigo:
primero un adverbio, después un adjetivo
después un verso todo en emoción, promesas.
Y termino contigo encima del poema,
presente indicativo, artículos a oscuras

martes, 18 de mayo de 2021

El incordio marroquí: amistades peligrosas

 


La soledad y la indefensión del individuo constituyen un drama en estos tiempos, retornan los miedos insulares cuando bajo la nublazón del alisio el vecino marroquí enseña los dientes. Desde la Marcha Verde el reino alauita está empoderado: extiende sus aguas jurisdiccionales, manda pateras, invade Ceuta. Todo recuerda la mala descolonización de Guinea Ecuatorial, donde los paisanos también salieron a estampida, como estaba Franco vivo todo era materia reservada y bajo el silencio algunos se hacían ricos. Canarias ahora es tierra de paso para sustanciosos tráficos de armas hacia el siniestro Teodoro Obiang. Además, resulta que en su día pagamos entre todos multimillonarios rescates a la banca y algunos listos, Rodrigo Rato incluido, hicieron negocios. Ahora La Caixa y Bankia han de fusionarse eliminando miles de sucursales y de empleados. Entretanto, los dirigentes votan una nueva política de salarios para altos cargos, que llegan a triplicar sus sueldos anteriores. El Estado, como accionista del 16 % de CaixaBank, ha votado en contra de la nueva política de retribuciones del banco durante su junta de accionistas. No obstante, la nueva CaixaBank, fruto de la fusión con Bankia, ha logrado sacar adelante este punto del orden del día. Y a reírse.

 Dicen los psicólogos que la era de Cupido ha muerto, ahora nos hallamos en la era de Narciso, que trae individualismo, adoración de uno mismo. Cada cual se refugia en su yo y cierra las puertas a los demás, es la era de la autosatisfacción y la negativa al compromiso. Devastación de una época, yoísmo extremo. En España la salud mental, igual que los tratamientos dentales, suelen quedar al margen del sistema. Los tratamientos privados son caros y tratan de cubrir las carencias del sistema de salud pública, tendría que existir una concertación económica, como algunos colegios. Cuando son necesarios ingresos y terapias de larga duración, deberían acordarse unas tarifas máximas y algún tipo de concierto institucional, como en las residencias de tercera edad, o tarifas máximas como con los alquileres de viviendas.

 Todo esto nos conduce al viejo tema de una sociedad poco solidaria. Podemos desear la soledad en ciertos momentos pero las personas mayores o con enfermedades discapacitantes obligan a buscar soluciones para la falta de apoyo social. Ya en el Reino Unido crearon en 2016 el Ministerio de la Soledad, una iniciativa digna de ser imitada ya que la población mundial está envejeciendo. Incluso en China hay menos nacimientos y peligra el relevo generacional. En Japón están tratando de crear su propio ministerio de la Soledad, porque allí hay una cierta inclinación a quitarse la vida, el harakiri y los aviones kamikaze. Ellos tienen una cultura de trabajo muy estricta y la falta de salud mental les crea un estigma. Tienden a negar sus problemas psicológicos.

 Aunque nunca sabremos las cifras reales, podría ser que con la pandemia hayan aumentado los casos de autolesiones. Muchas pequeñas empresas cerradas, bares, restaurantes, tiendas de todo tipo, cuyos propietarios han quedado muy maltrechos. Las cifras oficiales no lo avalan, pero un informe del periódico El Mundo señala que en España hay unas 3.600 víctimas de suicidios al año, 10 al día, una cada dos horas y media… Y 200 intentos diarios. Hay personas, incluso jóvenes, que tenían pareja, familia, amigos, trabajo y dinero, y en estos años de crisis recurrentes tienen la sensación de que lo han perdido todo. Por ello se reclama un Plan Nacional de Prevención, una promesa recurrentemente incumplida. Psiquiatras, psicólogos y víctimas han demandado soluciones a nivel nacional porque esta es la primera causa de muerte no natural en España, y existe una falta de implicación política, sanitaria y social en este asunto.

Un poema de Blanca Andreu

 


El día tiene el don de la alta seda,

pétalos desandados por el pie de la noche,

monedas en corolas, eso dije.

Pero se izó la nube de magnolia hasta llegar al núcleo ahogado,

estambre eléctrico y pistilo triturado de amor,

monedas deshojadas por el terrible cheque templario,

o bien las brujas vírgenes prudentes

y la plomiza nada milenaria.

El día tuvo el don de la alta seda,

amor mío, amor mío, y por eso aún escúchame,

por eso te repito el perdido poema,

amor mío, amor mío, tu voz que amé y que cruza

las pupilas moradas de los puentes.

Y tu olor habitado, azul, y todo

lo que ahora abandono y abandonas

no sé con qué propósito,

ni sé de qué manera clandestina,

ahora, mientras yo rompo

la idea de tu rostro

y continúo ignorando

qué invierno,

qué arteria barroca del diciembre aquél,

qué orden despierto es el tuyo

mientras yo vivo sola, y duermo, y te detesto.

 

Poema "el día tiene el don de la alta seda" de Blanca Andreu

domingo, 9 de mayo de 2021

El clan de los Pujol puede ir a la cárcel

 


La Fiscalía que instruye la causa judicial contra la corrupción del clan de los Pujol, a los que había calificado de ‘organización criminal’, ha elevado sus conclusiones antes de la apertura del juicio oral, y solicita 9 años de cárcel para el expresidente de la Generalitat Jordi Pujol. Y 29 años de prisión para su primogénito y gran activista de la trama, Jordi Pujol Ferrusola, y de entre 5 a 8 años de cárcel para el resto de los hijos de Pujol y los empresarios que han colaborado con la trama, a la sombra de los pasados Gobiernos de la Generalitat.

Más de ocho años y medio lleva abierta esta investigación que despegó con fuerza tras la confesión ante la Justicia de la ex mujer del primogénito de Pujol, Mercé Gironés, que ‘tiró de la manta’ y a la que el fiscal ahora le pide 17 años de cárcel.

Cuando estalló el escándalo, que deja muy tocado al nacionalismo y al separatismo catalán (y pendientes están las actuaciones judiciales contra la presunta y muy probable corrupción de Artur Mas), Jordi Pujol se atrevió a lanzar en el parlamento catalán veladas amenazas, diciendo que si alguien agitaba las ramas del árbol ‘se podrían caer todos los nidos’. Lo que en su día se entendió como una amenaza al Rey Emérito Juan Carlos I.

(De www.republica.com)

Caballero Bonald, 94 años

 

El gran poeta y narrador andaluz José Manuel Caballero Bonald ha muerto a los 94 años. Una prosa barroca y muy depurada, una obra exquisita y admirable. Vino a Canarias en varias ocasiones, y siempre mostró su trato amigable y su espíritu conciliador. Un escritor para quien su dedicación absoluta a la palabra fue una constante en su vida, un hombre de otro tiempo. 

viernes, 7 de mayo de 2021

La vida es una mochila

 


Creíamos tener la certeza de que controlábamos nuestra vida, pero ahora nos damos cuenta de que nada está bajo control, el Estado de Alarma se prolonga hasta el infinito y tal vez ni podamos celebrar la próxima Nochevieja con una fiesta callejera, ni los cumpleaños, ni las bodas, ni los funerales con aforo libre. Nos han quitado tantas cosas en estos meses, que somos títeres en el alambre. Para colmo el señor Bill Gates, 65, signo Escorpión, y la señora Melinda, 56, signo Leo, esos que según los conspiranoicos nos quieren colocar un chip con cada vacuna, van y se divorcian tras una pila de miles de millones de dólares. Nadie es feliz del todo, y los ricos también lloran. Pensábamos que el dinero de los multimillonarios da la paz y otorga una felicidad y ahora resulta que el exceso tampoco concede una vejez tranquila, pues estas personas son tan normales como la pareja del 4º C, es decir que comen, orinan y defecan como cualquiera. Uno pensaba que las parejas ideales nunca deben divorciarse, por ejemplo la reina Isabel II de Inglaterra nunca tomó tal decisión aunque según dicen su marido disfrutó duquesas, condesas y damas de la corte, que para eso están, como en todas las monarquías. Los hombres son más saltones y las damas más tranquilas. Por eso ella, impertérrita, siguió en su papel de guardiana del imperio.

Por todas partes ruido, prisa y síntomas de ansiedad. La incertidumbre está presente en cada uno de nuestros pasos. Por ejemplo, ya no sé si debo decir niños, niñas, niñes, unos, unas, unes, periodisto, periodista, periodiste. Me enseñaron una gramática que ya no vale para estos tiempos, tendré que volver a la escuela. Y además vino el israelí Harari a decirnos en su libro Sapiens que gran parte del éxito de la especie humana que sobrevivió se debe a su capacidad de cooperar a gran escala, mediante la construcción del dinero, el imperio y las religiones. También piensa que la gente no es mucho más feliz hoy que en épocas pasadas, y que los Homo Sapiens estamos actualmente en proceso de convertirnos en "dioses", como consecuencia de la revolución científica y la capacidad de crear vida o de superar las fronteras del propio planeta, hasta podremos vivir en Marte tan ricamente, y fabricarnos allí prados de verde césped, estadios de fútbol y balnearios. Además estima que debemos abandonar la idea del asentamiento en un lugar, todos hemos de estar en la carretera, dispuestos a partir continuamente. Hemos pasado de construir una casa y asentarnos en un lugar en el cual desarrollar nuestra vida junto a familiares y amigos a ser mochileros que montan y desmontan su tienda de campaña para ir de un lugar a otro. Como los primates cuando bajaron de los árboles y se echaron a conquistar el planeta.

La pandemia ha venido para instalarse, será que las farmacéuticas tienen pensado vacunarnos cada año, como cuando la gripe.

–El problema radica en que vivimos en un bosque de mentiras –dijo un amigo en la cena del viernes.

–Ya nada es creíble –dijo su mujer.

Será que todos, todas, todes hacemos valoraciones equivocadas sobre los acontecimientos y las decisiones que vamos a tomar. Pero si la forma de afrontar esta situación es ponernos en el peor de los desenlaces emitiendo una profecía catastrófica, que en consecuencia nos genera una preocupación y un pensamiento obsesivo, centrado exclusivamente en las peores predicciones, estaríamos hablando de ansiedad anticipatoria, que puede expresarse según sea la intensidad con diferentes síntomas, incluso en forma de ataques de pánico.

¡Qué desgracia! No tengo tanto dinero como Bill, y no me quiero divorciar.

lunes, 3 de mayo de 2021

Corazón de fulana (poema erótico de Carla Márquez Rodríguez)

 


CORAZÓN DE FULANA

Te invito a revolver mis sábanas,

Exploremos nuestros cuerpos,

Lamámonos las ganas.

Te invito a revolver mis sábanas,

Sin que dejes tu cepillo ni me hagas la cama.

Para comernos con lujuria

Y acabar extenuada.

Te invito a revolver mis sábanas,

Sin que traigas una muda,

Sin prometernos nada,

Hasta alcanzar orgasmos

Y estallar en carcajadas.

Sin que haya desayunos

Ni planes sobre el mañana.

Te invito a revolver mis sábanas,

a brindarte erecciones,

jadeos y mamadas,

con la complicidad de una amiga

y el corazón de fulana.

domingo, 2 de mayo de 2021

El 1 de Mayo, fiesta magna

 

Eduardo Sanguinetti, Buenos Aires

El 1º de mayo de 1886, 200.000 trabajadores estadounidenses iniciaron una huelga, reclamando que la duración legal de la jornada de trabajo sea de 8 horas, haciendo valer la máxima de 8 horas para el trabajo, 8 horas para el sueño y 8 horas para la casa.

La mayoría de los obreros que marcharon a la huelga estaban afiliados a la Noble Orden de los Caballeros del Trabajo inicialmente imbuidos de principios socialistas.

A finales de 1886 las patronales accedieron a otorgar la jornada de 8 horas de trabajo a centenares de miles de trabajadores, marcando este hecho un punto de inflexión en el movimiento obrero mundial.

Federico Engels en el prólogo del Manifiesto Comunista de 1890 dice: “El proletariado de Europa y América pasa revista a sus fuerzas, movilizadas por vez primera en un solo ejército, bajo una sola bandera y para un solo objetivo inmediato: la fijación legal de la jornada normal de 8 horas, proclamada ya en 1886 por el Congreso de la Internacional celebrado en Ginebra y el de 1889 en París. El espectáculo de hoy demostrará a los capitalistas y a los terratenientes de todos los países que, en efecto, los proletarios de todos los países están unidos”.

Bien, en la actualidad la mayoría de las naciones del mundo conmemoran el día 1º de mayo como el Día Internacional de los Trabajadores, salvo los países de colonización británica concreta, que lo celebran en otra fecha, para evitar movilizaciones radicales y socialistas, que causen disturbios en tan magna celebración.

Ante el triunfo del capitalismo en todas las naciones, con su tendencia de ir tras el lucro de activos incorpóreos, la riqueza y el poder concentrado en manos de unos pocos, las corporaciones multinacionales continúan explotando a los trabajadores del planeta, y lejos de promover el bienestar de los mismos, provocan estériles confrontaciones entre los pueblos teniendo al mercantilismo cual deidad suprema.

Me pregunto qué sentido le asignamos hoy a la celebración del 1º de mayo si en espacio y tiempo, en eterno retorno, se plantea una situación similar a la planteada hace un siglo y medio, salvo que en aquel entonces se podía aspirar a superar los conflictos con una revolución... más, cuando parecía a finales de 2019, los pueblos de varias naciones del mundo se revelaban de la opresión fascista neoliberal, mágicamente hizo su aparición el Covid, devenido en pandemia, asolando la sobrevida de miles de millones, hoy soportando lo insoportable, aguardando la caridad de gobiernos, serviles a corporaciones criminales... Unos pocos, dicen que en Estados Unidos de Norte América 652 especuladores, cuadruplicaron sus fortunas, mal habidas... repugnante, ¿no?

Es imposible dar espacio a una mentalidad revolucionaria erradicada del sentir y pensar de los pueblos, que viven en estado de anestesia y resignación ante el espectáculo insano que propone y ejecuta el neoliberalismo, en simulación de un simulacro, en un espacio de libertad condicional que tiene como marco de ¿legalidad? el creer en una democracia procedimental.

La democracia procedimental carece de todo contenido ético y no le interesa la defensa de ningún valor, salvo la coherencia con las normas del sistema de poder: la democracia reducida a una maquinaria de contenido procesal; nos hemos transformado en sociedades anónimas.

Un totalitarismo subliminal ha sentado reales en el mundo, devenido en la puesta en acto de conductas socioculturales y políticas compactas, con la inestimable ayuda de las “tecnologías de punta”, que penetran la epidermis del tejido social, degradándose y convirtiéndolo en un objeto del destino con la valiosa complicidad de las fuerzas vivas del capitalismo empresario, la Iglesia, las Fuerzas Armadas y los partidos políticos, en el crepúsculo de sus funciones de ser legítimos representantes de los pueblos.

El “estado de las cosas” queda resumido magníficamente en esta expresión lanzada por el expresidente José Mujica, al diario El País de Madrid a inicios de 2014: “los presidentes somos juguetes del poder financiero global”.

Ante esta frase, ¿qué nos queda por hacer? me pregunto, pues nada más sepultado que el sentido popular que desde el subsuelo, donde palpita, puede brotar algún día en un preciso momento, en el instante decisivo, fundar nuevamente el día del hombre trabajador, digno y puro. El sentido popular, que no es más ni menos que el sentir del pueblo trabajador, ha aprendido a fuerza de soportar vigilias cada madrugada, por donde viene el sol todos los días y no cree que una revolución pueda ponerlo de espaldas a oriente, para aguardar por el poniente la aurora. El sentido popular intuye que se progresa hacia la vida en alegría de ser, no de tener.

lunes, 19 de abril de 2021

Luis Arencibia y el Neptuno de Melenara


Conocimos a Luis Arencibia, el escultor recién desaparecido, a través de Antonio González Padrón, el inquieto cronista. Luego pusimos en contacto a Arencibia con los artistas que acudían con frecuencia a la entonces sede de la Casa de Canaria, en Jovellanos, 5, justo enfrente del Teatro de la Zarzuela.  En aquellos años 2000-2005 la Casa de Canarias fue un foco de exposiciones y encuentros. Arencibia era  entusiasta, y a través de sus contactos el también escultor Máximo Riol pudo alzar sus monumentales Meninas en una rotonda de Leganés. Arencibia es el autor de obras en su municipio natal y en la ciudad de su ciudad de residencia, así como de un importante retablo en la iglesia de San Agustín de la capital grancanaria. Era un hombre de temperamento moderado que escondía una gran vitalidad creativa. Ideó museos de escultura al aire libre, fue generoso y solidario, uno de los creadores más originales del arte canario entre dos siglos.

 El Neptuno de Melenara trae una bocanada de aire fresco y en nuestro país es una de las escasas esculturas monumentales integradas en la naturaleza. Un Neptuno a un mismo tiempo bienhechor y atemorizante, fiero y manso, vigilante y juguetón. Este dios latino es también un homenaje al mar, con una mano sostiene el tridente y con la otra invita a entrar en las aguas. Es rotundo y vigoroso durante el día, y de noche cobra un halo misterioso y casi espectral cuando es iluminado. El Neptuno de Melenara es uno de los iconos de la ciudad de Telde, y a él le dedicamos un libro que fue editado por al ayuntamiento de la ciudad en 2007. Antes de su instalación los marinos y los residentes del barrio mostraban cierta desconfianza respecto a su viabilidad; dudaban abiertamente de su solidez frente a los temporales. Los temores quedaron despejados, aunque necesitó reparaciones más de una vez.

 Los residentes de la zona se refieren al curioso efecto de sus ojos huecos cuando brillan en la oscuridad de modo fantasmagórico. Desde el fondo de los tiempos los humanos siempre han necesitado la ayuda de criaturas poderosas, que les alumbren el camino, les ayuden a despejar el temor a la propia debilidad de su circunstancia temporal, y los guíen en sus tribulaciones amortiguándoles en lo posible el desasosiego de su inevitable camino hacia la muerte y las posibles vidas posteriores. Pues bien: para este litoral grancanario el dios mitológico es ya un ser favorecedor. Su tridente es un signo de valentía y resolución ante la adversidad.

 En definitiva, cuando alguien consigue una obra que agita las aguas cotidianas de la pereza y la costumbre, que rompe la línea del horizonte, que sorprende y en cierto modo escandaliza pero acaba siendo asumida por el pueblo, nos hallamos ante un artista eficaz. Esto es lo que sucede con el Neptuno de la playa: en el poco tiempo de su azarosa vida originó un impacto de sorpresa, casi escandalizó a las mentes rutinarias, a las que cualquier novedad produce convulsiones. Pero enseguida ha sido asumido por todos; lo que comenzó siendo un icono particular de la zona ha acabado siendo una de las imágenes representativas del municipio, y está llamada a ser una de las postales más poderosas de la isla. Tal es su poder de convocatoria y su capacidad de sugerencia que ya nadie será capaz de arrancarlo de su pedestal, ni el más estruendoso de los huracanes, ni el oleaje más ansioso. Pues una y otra vez regresará, volverá a posarse sobre las olas y a engrandecerse sobre ellas.

 Hasta tal punto ha echado raíces que es casi un faro en el horizonte.

viernes, 16 de abril de 2021

Poemas de Olga Rivero Jordán (Falleció en Tenerife, 92 años)



TROMBÓN
      
Los blancos techos de los camellos cortan el viento trenzado de cristales y lloran aserrín por el chubasco de resacas. En el corazón la luna corre hasta el oasis de la música con su reseca garganta de espejismos. Un saxo va derritiéndose en la arena rubia de las rutas, por la sedienta lucidez del brillante cachemir del ocaso que relame las pezuñas del anacrónico pellejo con el bucio de su boca virado en su espalda. Habla la majestuosa montaña de baterías adornada con rizos de una puesta de sol. Emite sonidos que aniquilan a Lucifer con percusiones de invisibles dedos en las brujas escarchas de su  redonda barriga. Acolchadas prendas con ladrillos vendados se ruborizan en temblores y su sangre está a punto de abrazar a estómagos que vomitan la ira del triunfo en el alocado aleteo del trombón de Harlem.
      
      
INDIANOS
      
Mi madre era yo, y yo era mi madre que me seguía por un descampado. El desprendimiento no era fácil: ella me había traído sin consentimiento y a una hora inadecuada. Esperemos que este evento no haya sido pernicioso para mi dilatada vida. A fin de cuentas, sería como una noria arañada de eólicos gruñidos y sus diademas enjaretadas a la pamela que antaño coronara la blanca cabeza de mi antecesora, con espinas y ese brillor que enaltece la faz de la tranquilidad y el equilibrio como soberbia. Pero apenas la vida le dio el sacramento como recompensa a su virtuosísima imagen tallada de mármol sanguinolento: la diosa de diez hijos, mitad morenos, mitad estremecedoramente blancos.

Los gatos morunos se parecían a mi angosto padre. Alto como un pino joven, con una raya en el centro de su pensamiento, redonda luz que sobresalía de su leontina plateada y de un chaleco que ajustaba  todo su cuerpo esmaltado de finura, tanta como finos eran sus labios moldeados por una suave sonrisa con monedas traídas por su abuelo y sus tíos solteros de Indias. Así abotonó la tierra junto con su Nash verde botella.
 

Las pinturas se borran
y mis trajes están descosidos
por eso te vuelvo a decir
que debajo de mí estoy empapada
de hilachas de hinojo.
No desees mi cuerpo
hecho de cajas de cerillas
es tan flexible como las nubes
y tan profundo como el mundo.


Teniéndote tan cerca
supe cómo te perdí.
Al doblar la esquina
los dorados resquemores
se fugaron entre la ventisca
e inertes pensamientos
juegan a matarse.


Siete musas
cantan
en un triángulo
pero al visillo
lo bambolea el aire.


Un vaso azul
reposa
sobre mi sueño
osado
me despierta.
No hay nada
ante la verdad
del mar.


DESPRENDIDA EN TUS BRAZOS


Con la tierra me basta
un día dejé de andar 
con zapatos altos
y sin etiquetas
sellaron mi bata de percal
así caminaré por sitios pardos
donde la noche acostada espera
ciega muda y sin brazos.


RONRONEO


Hay vigas en el vientre del cielo
con aserrín 
en los fugaces ojos del viento
después se precipitarán las salamandras
sobre el panal salobre
de algún paquidermo tuerto.
Así se deslizan antorchas
en las patas del silencio
rompen su huída las ranas
de una raza tímida
como final del ronroneo 
de su cerebro de estrellas.


BUITRE POR SU TRANSPARENCIA


Como un paraguas abrelatas 
del tiempo bastardo de otoños
hay un goterón 
en la mejilla de la tierra
esperado puñal
en el malvasía de tus ojos
moteados de viento.
El cardonal de tu cuerpo
tornea capitulaciones
al giro de mi cuello
abrazado a la fiebre
de este pan dulce
manjar amarrado
a la espiga que dobla el alma
con jugo de humo y labios
cuatro sinuosidades 
por los parámetros del moho.
Destila sangre
como el mordisco que buscamos
del mareado corazón
del mar de las minervas
como puñado 
de puñales
servidos al jerez.

(Tomado de     actaliteraria.blogspot.com)

domingo, 11 de abril de 2021

Justo Jorge Padrón, el poeta angustiado, el poeta de la luz



La tarde del domingo trajo el clarinazo: ha muerto el amigo Justo Jorge Padrón, una de tantas víctimas de la maldita pandemia. Murió a los 77 años en una cama de hospital, en esos días en que las vacunaciones se estaban extendiendo, con la meta puesta en lograr la mayor inmunidad posible. Muere un poeta neorromántico y existencial, cuando todavía habría podido seguir haciendo una poesía vibrante, musical, intensa. Un hombre que dejó su carrera de abogacía, que abandonó su temprana vocación por el deporte, para dedicarse solo a la creación, a la traducción de poetas nórdicos, a la elaboración de una obra compacta que tuvo muchos reconocimientos e innumerables versiones en treinta idiomas. Compartimos amistad y encuentros, primero en Gran Canaria, más tarde en nuestro chalet de Torrelodones, Madrid, también en su piso de la capital, cerca de la Plaza de Castilla, como luego en nuestra casa de El Sardo, en las afueras de la ciudad de Las Palmas, en la vieja carretera de San Lorenzo. Venía con Kleo, su segunda mujer, y con su hija, que siempre quería hacerse fotos con el canario que teníamos junto al pequeño jardín. Compartíamos la dedicación a la literatura, la obsesión por hacer la mejor obra posible. Se ponía sentimental, me decía que le gustaría volver a Gran Canaria para pasar sus últimos años en este clima, en este mar, en este sol.

Hablar de Justo es hablar de muchos libros, pero sobre todo de Los círculos del infierno, su texto más importante. En el año 74, tras una crisis personal que seguramente le llevó a separarse de Mónica, su mujer sueca, se fue armando el libro en su peregrinar entre Suecia y Noruega. Rememorando a Dante, se lanza a hablar de la crisis humana, el conflicto de la autodestrucción del planeta, la propia extinción de la especie humana. El libro significó la consagración del autor, uno de los poetas españoles más traducidos, y más respaldados por innumerables premios y por la crítica. Como traductor y ensayista nos dio a conocer a muchos poetas nórdicos y realizó numerosas audiciones de su poesía ante miles de personas, particularmente en países de la Europa del Este y América Latina.

Su obra fue copiosa y obtuvo un reconocimiento importante a nivel internacional. No logró su sueño de entrar en la Real Academia Española, quizá porque a los canarios se les sigue negando el reconocimiento a su singularidad literaria, ese idioma mestizo que ni es continental mesetario ni continental americano sino que se disuelve en el Atlántico. Algo parecido le sucedió a J.J. Armas Marcelo, quien también se quedó a las puertas. Pero con Justo estamos a presencia de una obra existencial, tocada por la amargura y el pesimismo, que recibió críticas de figuras mundiales de la literatura: Vargas Llosa, Borges, Sábato, Alvaro Mutis.

Tuvo varios registros. El registro del amor que huye, de la sombra del mar, de la finitud humana. Poesía de la existencia, de la fragilidad humana: En el amanecer te desvaneces. / Sólo queda tu sombra entre mis manos / una presencia de aire, anhelo y sueño y risa…

Un poeta que sabía adquirir un tono profético y visionario. Un poeta de la profunda soledad y el desengaño de los humanos. Lo expresó muchas veces en sus versos: Cansado, muy cansado / de ir envejeciendo, / de ser sólo yo mismo, / de vivir en la espalda de los sueños, / de ver cómo mueren / la vida y el amor. Pero la angustia nos dejaba ver la claridad al otro lado del túnel, esa esperanza casi inaccesible en otros mundos. Esa poesía suya que también fue luminosa y pletórica, llena de amor y de fe.

jueves, 8 de abril de 2021

María Victoria Hernández debe ser Hija Predilecta de La Palma


María Victoria Hernández ha desarrollado una labor muy importante en cuanto a la divulgación del arte, la historia, las fiestas, las tradiciones, la etnografía, la singularidad de su isla natal. Licenciada en Derecho, estudió en Madrid y tuvo ocasión de mantener estrecho contacto con José Pérez Vidal, uno de los mayores talentos de La Palma en el siglo XX. La vocación de María Victoria por difundir la pequeña y gran historia de la isla se ha visibilizado en numerosas publicaciones, en su papel como miembro de la Junta de Cronistas de Canarias, en su labor como activa corresponsal de la agencia Efe, como directora que fue de emisoras de radio. Es evidente su relevancia no solo como la autora de libros importantes sino también como una activa colaboradora de los medios de comunicación, tanto impresos como digitales. Una labor que no ha cesado en ningún momento; al contrario, parece multiplicarse de año en año. María Victoria es una mujer luchadora y, cosa sorprendente, en internet solo hay menciones parciales de su ingente labor. No figura por ejemplo en Wikipedia, cosa lamentable, puesto que posee un perfil que la hace más que acreedora de tal circunstancia.

Cuando en el año 2010 el Cabildo Insular de La Palma nos entregó la distinción de Hijo Predilecto de La Palma, acto celebrado en el Teatro Circo de Marte, dijimos que existe una importante relación de personas que merecen ese mismo honor. Citábamos a María Victoria a Anelio Rodríguez Concepción, al dramaturgo Antonio Tabares y otras figuras de las letras, las artes y la investigación, a las que ojalá más temprano que tarde la corporación insular entregue tal nombramiento por la proyección que han realizado de La Palma.

Es de esperar que el presidente del Cabildo, el llanense Mariano Hernández Zapata, impulse la creación del expediente oportuno para que, juntamente con los grupos políticos que conforman la corporación, llegue a buen fin el nombramiento.

Cuando falleció mi padre, el agente judicial Anastasio León Capote, no tuve duda alguna de que el voluminoso diario que escribió durante décadas con los acontecimientos de su pueblo y de la isla debía ser para María Victoria, porque ella aprovecharía su contenido. Y así ha sido, con su integridad y su humanismo siempre ha mencionado el nombre de mi padre cuando ha utilizado alguna de sus muchas anotaciones de la pequeña historia local. A través de ella supe recientemente que mi padre fue uno de los dirigentes de la UGT llanense, y supongo que si libró su vida cuando la guerra civil se debió al hecho de que era muy socialista pero también era muy católico, a través de la parroquia de Los Remedios debió venirle su protección.

María Victoria fue heredera de la labor de don Pedro Hernández y Hernández, el cronista y poeta llanense, un enamorado de su tierra chica. Sucedió a don Pedro en el cargo de cronista oficial de la ciudad cuando falleció, en noviembre de 2001, pero desde mucho antes ya colaboraba activamente, ya que don Pedro estuvo encamado mucho tiempo antes de fallecer. Don Pedro fue un amigo y un protector nuestro, igual que el periodista Domingo Acosta Pérez. Viki siempre estuvo ahí, disponible para divulgar la fiesta de Moros y Cristianos de Barlovento, el auto de Reyes de Garafía, la Bajada de las Nieves, el Diablo de Tijarafe, el desfile de los Caballos Fufos en Tazacorte, etcétera. Siempre estuvo para escribir sobre los laureles centenarios de la plaza, o sobre el fotógrafo Manuel Rodríguez Quintero, o sobre la leyenda-realidad del Alma de Tacande de El Paso. Ha sido la mejor cronista de toda la isla, una enamorada de la isla integral, a la que podemos ver con su cámara de fotos en todos los pueblos y caseríos cuando celebran algo. Una mujer generosa, un orgullo no solo para su ciudad natal de Aridane sino para toda San Miguel de La Palma.

viernes, 2 de abril de 2021

2 poemas de Aida González Rossi (Tenerife, 1995)

    


si yo hubiera elegido

 

el poema es mi cuerpo

esto es poesía

Blanca Varela

 

si yo hubiera elegido sentirme así… si me hubieran preguntado oye cuerpecito tú quieres incendios forestales helicópteros catástrofes… tortugas que vuelan bombillas encendidas lámparas llenas de polvo pasar la lengua… tú quieres hoyos cascadas un gato en la garganta las uñas de un gato negro en la garganta… si lo hubiera elegido si lo hubiera moldeado y si hubiera pellizcado y si hubiera hecho las aristas con mis manos las aristas… si mis manos las mías una foto darle al clic derrumbar el edificio pisar todos los escombros… uno a uno todos los escombros… oye cuerpecito tú quieres rapidez… luces como bombonas besar los libros tener el tacto de los libros en los labios… labios hinchados labios pájaros colillas de tres o cuatro noches… plantas… si hubiera elegido si hubiera pintado si mi piel arañada por mis dedos trazada por mis dedos marcada por mis dedos… si yo hubiera elegido sentirme así… yo derretirme yo… pero oye cuerpecito esto sale de las huertas… y del piche… y de los azulejos… el suelo no me aguanta el suelo es un barranco en el fondo del barranco el agua en la caída todo esto uno a uno los escombros yo… sube es hiedra se agarra a los nudillos y a los hombros y a los muslos se aprieta en los muslos oye… si hubiera elegido pero dentro… y crujiendo… y derretirme… si yo hubiera elegido sentirme así sentarme así roer mis huesos llover tanto rato siempre… pero oye cuerpecito… oye…

  

y aun así deseo

 

dos litros de agua correr hasta la ducha nombrar el glaciar de mi voz. comer lo mismo tres días seguidos es decir comer tres días seguidos y querer del viento el vello. querer del viento el vello y salir de noche y salir de noche a mirar a las muchachas a los ojos (unos ojos no del

todo verdes como las hojas secas de las parras). arrancar las parras y llorar por las parras y querer de la naturaleza una ofensiva. los dedos de la tierra o los dedos de una fábula o mis dedos la humedad dos litros (se queda en los labios es una gota de miel). visitar la calle no

elegir la ropa y morir de frío pero colocar la boca en las alcantarillas aspirar el vapor la sangre de quienes viven    aquí    de la naturaleza una mirada. mirar

 

un hombro recortado en la ventana de la tarde o besar un diafragma en la ventana de la tarde mentirle a la ventana de la tarde no saldremos de aquí con vida. en el último momento escucharte. cerrar los ojos lo oscuro es tu cabeza los destellos los fuegos artificiales son la sima que te nombra. y nombrarte y nombrarte y nombrarte. nombrarte no encontrar pero recoger el pelo con el pelo la ciudad con la ciudad a mí (estrellas del cabello: la vida es más fácil si las saco). chocolate flores hinchazones    un portal recién fregado en el que marcas tus huellas hasta mi puerta dos litros de agua correr    hasta mí. esquivar la palabra sexo jugar a los obstáculos pero sí también el río en el que hay un pez en el que el pez busca aros en las rocas me oyes lo entiendes? o algo mucho más profundo o algo que esté más allá de los cercos

 

de los dedos en la arena nombrar el glaciar del verano. nombrar la ofensiva de la naturaleza las estrías (me marca el tiempo. soy un reloj sin agujas) y el brillo de los ojos: brillar en los ojos como las farolas o algo más sí siempre algo más hallar en la vida siempre algo más. y nombrarlo. hacer un escondite en el que no quepa nadie o amar un cuerpo o dos o tres o cinco. conocer un cuerpo. conocer las marcas secretas del cuerpo (mira esta cicatriz la conseguí en el muelle qué tenía en la cabeza). comprender el cuerpo. ordenar el mensaje. y nombrarlo. y aun así

 

deseo.

 

y aun así deseo. por ello hablaré hasta arder como un gato torturado como un gato

 

torturado.