jueves, 9 de marzo de 2017

La triste historia de Cambodia, los campos de exterminio


Centro de Periodistas sin Fronteras

JUAN BRAUN

El último día en Cambodia tuve que visitar algunos de los campos, lugares en donde se exterminaron a más de 2 millones de personas en apenas cuatro años.  Caminé por los campos sembrados de huesos, visité los lugares en donde estan amontonadas los cráneos unos sobre otros, los ojos sin lágrimas. Los perros ya no van a estos campos, solo las ratas y pájaros que sobrevuelan lo que son arrozales de la gente pobre. Algún que otro monje budista en posición de loto medita, entona mantras pidiendo que los asesinados se reencarnen en seres humanos y no en mosquitos o hormigas.

Un tribunal de las Naciones Unidas ha intentado durante muchos años juzgar y encarcelar a los culpables. Esto no es posible porque el Gobierno Camboyano bloquea su tarea. Solo tres personas han sido acusadas y declaradas culpables. Pero fueron cientos o miles los que cortaron gargantas o dejaron morir de hambre a los que trabajaban en el campo. Dos de estos culpables Im Chaem y Yim Tith...se estima que entre los dos son responsables de la muerte de 550.000 personas. Todo esto porque el régimen de Pol Pot lo quiso así. Sin embargo, los dos, están libres. Ella vive en una gran casona, rodeada de sus familiares. Y cuando se le pregunta si se siente culpable...contesta...culpable de qué?

Su marido Nob Nhem todavia viste el uniforme del Khmer Rouge, incluida la bufanda rojiza. 

También he notado que los turistas, jóvenes de hoy dia que se muestran en Cambodia, esta historia de los Killing Fields no les interesa. No visitan los campos, no. Pero si PUB STREET en Siem Reap...llena de bares y prostitutas que les hacen pasar un mmento feliz. Fotos sí. Angkor Wat y los Bares. Eso es lo que mostrarán cuando regresen a casa. Pero la historia el paseo por los Campos de Exterminio...de eso ni se han enterado. Ni quieren enterarse. 

Y sí, la abuela Chaem y su marido Nhem...tampoco quieren hablar de este tema tan doloroso que casi destruyó a toda una nacion, Cambodia.

Como periodista, no podía dejar de ir a estos Killing Fields. Y alli esparcí un poco de Vibhuti, cenizas sagradas...que traje del Ashram de Sai Baba. El es Avatar/Dios...tal vez pueda explicarme porqué esta tragedia. Y, si no, las cenizas salvarán algunas almas que podrán llegar algín siglo a Nirvana.

OM SAI RAM
SRI JUAN RAMACHANDRA  (enviado por Eduardo Sanguinetti, Mar del Plata, Argentina)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada