lunes, 18 de septiembre de 2017

4 fragmentos de Isaac de Vega: el mar, la aridez, la soledad

"Por el horizonte vienen unas nubes oscuras. Observa, con angustia, cómo el aire se corrompe, cómo se hace denso, enturbiándose. Ya no parece sino una sucia masa de agua cenagosa, que se le introduce por la nariz y por la boca y no le deja respirar. Cada vez más, va sintiendo la angustia desesperada de la asfixia y cómo el cieno se introduce en su cuerpo, con embates amargos, de fuego...
Abre los ojos. Tinieblas. Estaba en el fondo del mar, un mar oscuro, tenebroso, con una lucecita lejana que aumenta su terror. Estaba pegado al techo, como el otro ahogado. Hizo un último esfuerzo desesperado, tirando con ambas manos de la grieta que había logrado abrir en la cubierta. Toda ella se vino abajo, deshecha, enturbiando el agua y, como quien rompe un cristal, se encontró bajo el firmamento. ¡Cuánto aire y cuánta serenidad!

********

Aquella mañana se encontró, sin saber cómo, atravesando un paraje solitario, sin bullir de vida, ni siquiera del viento. Iba ascendiendo una larga pendiente, falda de una montaña antigua y desgastada, de sucia tierra amarilla y piedras blanquecinas. A ratos, al abrigo de las peñas, aparecían algunos matojos de hierba reseca y matorrales sarmentosos. Tenía la sensación de muchas horas de marcha. Entonces sentía cansancio y maravilla, porque dentro de su agotamiento vislumbraba un manantial de energías ignorado.

********

Es más de medianoche. Las estrellas lucen claras en el firmamento y su débil claridad se levantan bruscos y negros los accidentes de la costa. Dentro de poco saldrá la luna. Entonces tendrá que salir. El mar está quito, negro y manso, amenazador y frío en su quietud, sin fin hacia el horizonte, agobiante con su masa enorme. Apenas si unas leves ondas chapotean en la playita y, de tarde en tarde, ponen una roseta blanca en torno a las rocas cercadas. Más lejos, la costa se adentra bruscamente en el agua en una punta audaz y afilada. Allí tiene que ir.

********

Al amanecer despertó protegido por la cubierta de tejas de un pajar. La débil luz entraba fría a través de los huecos de las puertas. Fuera se distinguían unos arbolillos repartidos sobre el terreno cultivado. Más lejos, la neblina mañanera cerraba el horizonte. Volviendo en la paja su dolorido cuerpo, tornó a dormirse.

********

La casa estaba situada en una pequeña explanada, en rededor de la cual aparece el terreno dividido en trozos de diversos cultivos. Al frente, un poco distante, brillaba el mar. El resto queda oculto por una ondulación del paisaje y por una pequeña colina. La casa es pequeña, muy antigua, adosada al pajar donde pasó la noche, de paredes desconchadas que mostraban el barro y las piedras con que fueron construidas. Dentro, la azotea de mortero de cal está sostenida por gruesas vigas ennegrecidas.

(De Fetasa)

jueves, 14 de septiembre de 2017

Charles Olsen, un neozelandés en Tenerife


Samir Delgado / México DF

 

El creador neozelandés Charles Olsen visitó Tenerife con motivo de la Semana Cultural de Oceanía, una oportunidad para conocer de cerca la trayectoria de un autor polifacético que combina la escritura con todas las disciplinas artísticas. Residente en Madrid, visitó las islas por primera vez como invitado del Festival 3 Orillas y este año recibió la XIII distinción Poetas de Otros Mundos concedida por el Fondo Poético Internacional en reconocimiento a la alta calidad de su obra poética.

 ¿Cuáles son los perfiles culturales actuales de Nueva Zelanda en la literatura y el arte?

Para un país de menos de cinco millones de habitantes Nueva Zelanda tiene una fuerte vida cultural con muchas galerías de arte y festivales de literatura en las principales ciudades. A través de Creative New Zealand el estado invierte en muchos proyectos creativos y cuerpos como New Zealand Book Council fomentan la literatura en escuelas. Acaban de celebrar el Día Nacional de la Poesía con eventos y concursos de poesía por todo el país, donde tuve la oportunidad de poner en macha el concurso ‘Given Words’ basado en mi proyecto Palabras Prestadas, y este mes saldrán anunciados los poemas ganadores. Hay muchos reconocidos escritores indígenas –maoríes y de las Islas Pacíficas– como Albert Wendt, Keri Hulme (quien recibió el premio Booker en 1985 por su libro The Bone People), Hone Tuwhare, Hinemoana Baker y la nueva poeta laureada de Nueva Zelanda, Selina Tusitala Marsh. Uno de los libros que me impactó es Tangi de Witi Ihimaera que dibuja las costumbres maoríes en relación con la muerte.

¿Qué opinas sobre la escena literaria en España desde la experiencia de residencia en Madrid como creador polifacético en los últimos años?

Digamos que me he incorporado al mundo literario en Madrid y tengo mucho por aprender y leer, ya que antes de llegar no sabía castellano. Hay bastante movimiento en la ciudad, con recitales, jams poéticos, slam poetry, y una gran  cantidad de editoriales publicando nuevas voces, pero la literatura carece de apoyo a la creatividad por parte del estado. No obstante cuando presenté mi primer libro, Sr Citizen, en Oxford el librero estuvo sorprendido por la calidad de la edición. Me invitaron a escribir sobre creadores de videopoesía en España y Portugal para el libro The Poetics of Poetry Film (Intellect Books, Bristol, editado por Z. Banks and S. Tremlett) que saldrá dentro de poco y he encontrado bastante movimiento y exploración por parte de los realizadores y los propios poetas, quienes han participado en festivales internacionales de videopoesía.

Háblenos de Antena Blue y su trabajo compartido junto a la autora colombiana Lilian Pallares. 

Nuestro primer trabajo juntos fue a pocas semanas de conocernos y nos pusimos el reto de grabar una animación con cámara de fotos utilizando solo los elementos que se encuentran en la cocina. El resultado fue ‘Llanto Congelado al que le puso música Odette Beris de Inglaterra. Nos encanta trabajar los conceptos, buscar la palabra y la poética en la imagen y estar abiertos a la sorpresa en las grabaciones. Nuestro primer cortometraje ‘La danza de los pinceles’ ganó el segundo premio en el I Festival Flamenco de Cortometrajes y ha sido presentado en Brasil, Francia, Venezuela y Finlandia, además de festivales de flamenco como los de Sevilla y Jerez. Nuestros videopoemas también están recorriendo varios festivales, próximamente participaremos en el Festival Silêncio en Lisboa. En este momento hemos lanzado ‘Poem on the Terrace – poetas neozelandeses'. Una serie para dar a conocer la poesía de las antípodas de España. Cada semana los neozelandeses, Anna Borrie y yo, recitamos y comentamos un poema en una agradable terraza de Madrid. Les invito a verlos en antenablue.com

 ¿Qué opina de islas Canarias tras su pasada experiencia en el Festival 3 Orillas?

Fue mi primera visita a Tenerife junto a Lilián y los poetas Miguel Anxo Fernán Vello, Coriolano González y Pilar González España. Me quedé con ganas de conocer las otras islas. Busqué la altura del Teide y no le gana a la montaña más alta de Nueva Zelanda, Mount Cook, por solamente seis metros. Me recordaba mucho a mi país donde viví cerca del mar con las montañas siempre presentes. De lo poco que conocí me dejó la sensación de un lugar muy artístico con una historia interesante y un sitio donde refugiarse del ajetreo cotidiano.

El Perseguidor-Diario de Avisos

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Cantabria, las vacas y el pintor Ángel Gustavo

 
La lluvia baila con las nubes y esencialmente hay tres tipos de vacas: blanquinegras, marrones y negruzcas, unas son para leche, otras para carne. Cuando te acercas se colocan en pose para la foto, saludan con un mugido y parecen mascotas suaves y blandas. El norte es apacible y se come bien. Lamadrid es un caserío cercano al mar, dan gusto sus praderas de verdes multicolores; las vacas recorren los caminos guiadas por un par de perros, dicen que por estos bosques de niebla se mueven criaturas celtas y tal vez de noche salgan los duendes. Allí, en una casa construida en 1881, residen en verano Angel Gustavo, pintor con obra amplia en la que ha tocado diversos estilos, y su mujer, la inquieta Mariló Álvarez, que escribe poesía. El proyecto de vida de este hombre ha sido buscar un camino lejos de modas y efectismos comerciales. Su obra es esquemática y figurativa y arranca en enero del 61, la carrera de Bellas Artes la concluyó en Madrid en 1966. Aquella inicial inclinación a la pintura la simultaneó con el canto, participaba en corales aunque luego se centró en los pinceles. Algunos piensan que su trabajo es técnicamente bueno, aunque acaso un punto frío. El señala que sí contiene un mensaje y Mariló añade que ha sido definido como “pintor de almas”. En el recorrido de esta obra contemplamos sensuales Venus, criaturas monocromas sin rostro, parejas que se buscan, transparencias. En un momento determinado eliminó las caras de sus personajes, figuras retorcidas, quizá para mostrar la soledad humana. Agustín Ángel Gustavo Cabrera Mujica (1941), hijo de la escritora grancanaria Josefina Mujica y conocido como Ángel Gustavo en el mundillo artístico, ha sido catedrático de dibujo, y es pintor y escultor. Su mujer, como modelo habitual de sus Venus, quedó reflejada en el cuadro galardonado con el Premio Liberty en Florencia.

      Él ha picoteado en todas las vanguardias, desde el surrealismo al expresionismo, desde el neoimpresionismo a la pintura con mensaje social, también ha hecho retratos y desnudos. Su obra es de alarde técnico, con mucha elaboración en la perspectiva, marcos dibujados sobre el propio lienzo. Ha tenido distintas etapas, con un par de temas centrales: la pareja humana y la figuración femenina. En su exposición Bodegones en el aire, se apreciaba su pintura limpia, una propuesta para adentrarnos en la naturaleza, con plantas de aloe, frutas y verduras y la recreación de la realidad con añadidos juguetones: un insecto, una serpiente, la evanescencia de burbujas de aire, la dinamicidad de objetos que intentan escaparse del lienzo, en cuyos bordes incorpora vistosos marcos. Puede decirse que atrapa la realidad y le proporciona color, brillo, seducción. Posee buen dibujo, cromatismo e intensidad y ha realizado exposiciones en España, Bélgica, Chile, Alemania y Argentina; también ha hecho murales para la Mutualidad Laboral, Caja Insular, Hospital Militar, 500 aniversario de la ciudad, Gobierno de Canarias, Museo del Vino de Haro en Logroño. Fue profesor en la Escuela de Artes y Oficios de Lanzarote, varios institutos, la Escuela Superior de Arquitectura y la Universidad Laboral.
Lamenta no haber tenido una oportunidad de hacer muralismo, y no le agrada hacer retratos porque no le dejan creatividad. Se expresa así: “Felo Monzón me dijo que me podía ganar la vida como retratista, pero pintar retratos no me hace feliz. A mí me han venido con encargos: tengo un chalet en el campo y quiero que pintes para eso. Pero no me hacía ilusión. He intentado hacer una pintura honesta, no he buscado una obra escandalosa o sorprendente; en el arte actual hay una corriente que sobre todo pretende llamar la atención. Para mí eso es descaro. Yo quiero seguir siendo honesto conmigo mismo, algunos colegas por querer agradar pierden su fuerza, su personalidad. El arte contemporáneo se ha transformado en la búsqueda del efectismo; se ha perdido el norte. El márketing ha entrado a lo bestia, se cultiva un sistema de promoción que produce mucho bluf. Hay poca crítica, el buenismo no sirve para nada. A los pintores jóvenes lo único que hay que decirles es que sean ellos mismos.”
Tuvo una etapa de formas marcadas por el misterio, figuras monocromas en la gama de los ocres y los azules; hizo Venus de gran tamaño y pintó parejas, la expresión del amor. La escritora Rosario Valcárcel ha presentado su obra en cuatro ocasiones. Dice él que admira a Goya y a Velázquez, Rembrandt también. Oigamos de nuevo al pintor: “Del siglo XX prefiero a Dalí, aunque no me vuelve loco el color. No soy surrealista aunque sí he tenido cierto jugueteo con el surrealismo. Pero no sigo a nadie, porque quiero ser yo mismo.” Piensa que actualmente hay cola para pedir sala, porque se está exponiendo mucha obra inmadura, y ello genera una saturación. Hay gente que empieza a pintar y en menos de un año ya expone. A los jóvenes hay que decirles que primero hay que aprender a dibujar. Con las prisas se genera mucha exposición intrascendente, pero cuando ofreces algo bueno, por ejemplo cuando vinieron las esculturas de Rodin, hubo mucha asistencia.

La casa, con la chimenea encendida en estas tardes que parecen de otoño, fue construida por el bisabuelo de Mariló en plena Restauración borbónica, cuando la aristocracia veraneaba por estos litorales del norte. El bisabuelo se llamaba Ángel García Molina, debió ser un hombre liberal, probablemente un masón, sabía de música y de libros, escribía en los periódicos y viajaba a París; su madre era de Córdoba y su padre gallego. Él abandonó la política y pidió una plaza de secretario de ayuntamiento en este lejano municipio de Valdáliga, que reúne varias aldeas. Sus hijos fueron secretarios de ayuntamiento, uno fue para Cuba y allí fundó un periódico. Desde que nació, Mariló siempre pasó sus veranos en la casa. Este es un paisaje de casonas montañesas, y aquí debió haber veladas musicales, mujeres bordando, tertulias de tarde y noche. Callejas sin luz, noches de luna.
El pintor participa actualmente en una muestra itinerante por la Península, un par de obras en las que contribuye para dar a conocer la masonería. La masonería utiliza rituales y simbolismos, y su pintura contiene espiritualidad y capacidad simbólica. En parte de su obra se reflejan dudas, sombras, seres que parecen dudar al otro lado del espejo. Creo que hace falta una antológica de la obra de este artista que ha querido ser él mismo.

Muere Juan José Delgado


Elsa López y Víctor Álamo de la Rosa nos dicen que el pasado jueves 7 ha muerto, tras una terrible lucha contra el cáncer, el poeta, narrador y ensayista Juan José Delgado, un hombre favorecedor de las letras canarias, miembro de la Generación de los 70, tan vituperada por algunos. Nacido en el Valle de San Lorenzo, Tenerife, en 1949, ha escrito novela, ensayo, poesía. Como antólogo publicó varios textos en los que siempre dejó patente su afán de objetividad. Profesor en la ULL, dirigió la revista Cuadernos del Ateneo de La Laguna y pertenecía a la Academia Canaria de la Lengua. Una pérdida horrible para cuantos supimos de su bonhomía, de su seriedad, de su espíritu de lucha, de su capacidad de trabajo. 

martes, 12 de septiembre de 2017

Un viaje a Viena (cuento)


Me lo decía desde hacía tiempo, quería un viaje al centro de Europa, varias de sus amigas habían ido y elogiaban los paisajes. Pudo ser que alguna vez por la tele vieron alguna cursilada de Sissi emperatriz. Lo cierto es que le mostraban infinidad de fotos y hablaban de esas ciudades monumentales, esos parques y esos palacios, esas salas de concierto, esas catedrales, esos ríos, esos tranvías. Lugares de cine, países que parecen de cuentos de hadas. Lo estuvimos planeando y al fin hemos venido a Viena, era uno de sus caprichos y como regalo de cumpleaños yo quise complacerla. Pero Paula y yo tenemos días regulares, cada vez nos comunicamos peor. El grupo que nos tocó es de gente simpática pero sé que hasta la guía está molesta porque apenas muestra atención a sus explicaciones, casi ni se enteró de que el palacio imperial está transformado en oficinas del gobierno, ni prestó atención a las fuentes y los jardines del palacio de verano. Me cabrea que se pase la vida en el móvil, cada vez que entra el sonsonete de los mensajes prioritarios y urgentísimos se queda alelada. Todo el tiempo leyendo y enviando textos sin parar, los hace con una velocidad de vértigo, en el fondo envidio que tenga tantísimos contactos, todos de primer nivel, según me dice. Para colmo me responde que yo hago lo mismo, que la tengo agobiadísima con mi insistencia, seguro que tienes más de veinte amiguitas con las que ya te has acostado y que no te dejan ni a sol ni a sombra. Creo que, pese a que tenemos tantos conocidos en las redes sociales, en realidad por cualquier tontería estamos dispuestos a hacernos la puñeta unos a otros.

En la catedral tuve que darle un codazo para que se fijara en esa belleza, igual fue cuando despreció el museo con los cuadros de Gustav Klimt. Cuando más disfruta es al enseñar las fotos de sus sobrinos, que para ella son una auténtica delicia. Como si me recordara que no vivimos juntos ni tenemos hijos, ni los vamos a tener al menos por mi parte. Para eso antes de empezar a hablar fui a una clínica y me hice la vasectomía: no quiero descendientes, no voy a ser cómplice de este mundo casi abominable, tan encaminado a la ruina. No estoy hecho para eso, se lo he dicho muchas veces. Como tampoco estoy hecho para el matrimonio, no puedo olvidar el divorcio de mis padres y me da miedo la vida en pareja. Insisto: sigamos así, mientras dure. Sin compromisos definitivos, lo primero es estar bien, pasarlo bien, sin otras complicaciones. ¿Por qué no nos compramos un perro, como hace mucha gente? Que soy un frívolo, me contestó.

        Como esta noche en el concierto de Mozart no desconecte su aparatito último modelo, gran pantalla de mucha resolución, capaz soy de estrangularla. Me enseñó una de Marcelo con el pene a tope y me dijo ¿por qué no hacemos un trío con este? Yo, ni corto ni perezoso, le mostré el selfie que se había hecho Jennifer en la ducha y le dije: ¿y por qué no hacemos el trío con esta? No sabe entender las bromas, encima la tía se cabreó, hay que joderse. Otras veces dice: cómo puede ser que esta cabrona no me responda, si me sale que ha recibido el mensaje. Yo le digo: tal vez está haciendo otra cosa, y olvídate de contestar al momento. Pero ni caso, exige respuestas al segundo, se pone histérica si no le dan lo que ella espera. No es lo mismo saber que he leído un mensaje a que tenga que comprobar si me he conectado, y luego preguntarme con quién he estado hablando. No quiero estar conectado las 24 horas porque a veces hay malentendidos, calenturas innecesarias.

       Hemos ido a una de esas cafeterías tan antiguas, por donde dicen que andaba Sigmund Freud, pero ella erre que erre con su aparato en la mano, no lo suelta ni para hacer pis. Nos hicimos fotos, aunque de mala gana y apenas probó la tarta de chocolate que nos trajeron, dicen que es la mejor del mundo pero ni le prestó atención. Aquí los precios son carísimos y no estoy para juegos tontos, ya bastante tengo con soportar a mi jefe. Y le cuesta mucho entender eso, la verdad es que es complicada. ¿O el raro soy yo? A ella le cuesta desconectarse, siempre dice que no duerme, y cómo va a dormir si no apaga. Tenemos que hablar, me ha dicho. ¿De qué? le pregunto. De que ya no me miras como antes. ¡Pero qué dices!, le respondo. ¿A quién crees que miro? Tú sabrás y me dice. No seas tonta, repliqué. Intentaba controlarme, claro, no quería ir directo a la discusión. Tonto serás tú, sí, más que tonto. Eres un engreído, como todos los hombres que creen sabérselo todo. Y la que se armó. Vaya época más imbécil la que llevamos. Corto la comunicación. De noche me manda más de treinta mensajes. Me cuenta que no se fía de mí y yo también me pongo nervioso con esa cantinela, dice que yo la controlo, cuando es ella la que quiere saber cada paso que doy. Me agobio cuando veo la última hora a la que se ha conectado. Y mucho más cuando está en línea a pesar de que es hora de curro. Y me pongo a abrir cuando no tengo mensajes nuevos, pero abro por si acaso Jennifer está ahí. Ya no duermo porque creo que Paula me la está pegando con Marcelo, así que yo se la voy a pegar con Jennifer. Y que pase lo que pase, ya me da igual.

  Esta noche, que compartimos cama de matrimonio en un hotel, va y se refugia en el baño para seguir con la matraquilla, debe estar comunicándose con todas sus amigas y sus amigachos, igual le está calentando la oreja a Marcelo. Es nuestra tercera noche aquí y ni siquiera ha tenido tiempo ni ganas para hacer el amor, estoy cansada, me duele la cabeza, tengo sofocos, me va a venir la regla, me vienen los cólicos de costumbre y no insistas, déjame en paz. No sé qué puedo hacer. De momento, le he escondido el cargador del móvil. A ver si se aburre.

lunes, 4 de septiembre de 2017

¡400.000 visitas!

Este blog trata de servir a asuntos culturales y sociales, a temas de nuestra contemporaneidad. Y, sobre todo, a ese ente pequeñito pero entrañable que son las letras canarias. Un blog es formidable porque permite que te lean desde lejos, con lo cual en cierto modo rompemos la barrera de la insularidad. Gracias, pues, a los amigos, a los curiosos y a los que navegando por la red nos encuentran. 400.000 gracias.

El miedo, la prisa y el nombre Aridane


Hace 120 años se publicó una novela que no pasó desapercibida. Fue escrita por Bram Stoker, un irlandés, fascinó al cine y desde entonces ha habido más de 200 adaptaciones del mito de Drácula, una historia que se mueve en el ancestral territorio de los miedos. Vlad el Empalador fue un personaje cruel y siniestro en la historia de Rumanía, célebre por su guerra contra los turcos y por practicar la tortura. Su leyenda negra le hizo acreedor a convertirse en vampiro; en rumano Drácula significa demonio. Criaturas perversas como Drácula y Frankenstein han dado mucho juego en la pantalla y en el imaginario colectivo, de ellos se derivan las historias de zombis, de vampiros que todavía hoy viven entre nosotros: tal vez entre ellos podríamos contar a ciertos banqueros indecentes, algunos políticos corruptos y aquellos que aspiran a ser dictadores. Y es que, a pesar del latiguillo del no tenemos miedo escuchado en las Ramblas, sí que tenemos miedo pues los miedos nunca han estado ausentes de la actividad humana: el temor a la enfermedad, al dolor, a la vejez, a la muerte sobre todo si es precipitada y violenta, al infierno con el que durante milenios nos tuvieron amenazados; el miedo a los inmigrantes, al terrorismo, el que suscita el cambio climático, el miedo a las locuras del dirigente de Corea del Norte, el pavor ante los robots que vendrán pronto a gobernar nuestras vidas. Hay pesadillas que parecen existir en el fondo de la memoria, en realidad se trata de episodios de la vieja lucha entre la desgracia y la felicidad, el bien y el mal. Porque todos deseamos que la fatalidad se aleje y que los malos tengan su merecido, que triunfen los buenos y nobles de corazón. Todos queremos una muerte indolora, sin las agonías y la larga postración de una cama de hospital.
Tras el caluroso verano de microalgas y atentados, septiembre viene con una prisa tremenda. Dicen los filósofos que después de la ruina del marxismo, todo el pensamiento occidental se ha convertido en una espuma vertiginosa, aquello de la sociedad líquida de la que nos habló Bauman. Como si hubieran puesto el acelerador para la desconexión y la proclamación urgente de la república catalana, los mandos de allí han sabido instrumentalizar los atentados yihadistas. Primero fueron las acciones contra el turismo, en Barcelona la turismofobia se convirtió en el caballo de batalla de modo semejante a lo que sucede en Venecia, otra ciudad invadida por las legiones de turismo barato. Luego vinieron los viles atentados ejecutados por gente criada en casa y la subsiguiente manifestación antiterrorista, la estrategia de los silbidos y las esteladas, con la pitada al rey y a Mariano Rajoy. Obviamente, los chicos antisistema fueron colocados en el sitio adecuado para que salieran bien en la televisión. Es humano sentir miedo ante el fanatismo islamista, que pretende el regreso a un califato donde se cumplan a rajatabla las normas más estrictas del Corán, saber que algunos musulmanes nos odian infinitamente y pueden armar una acción violenta en cualquier lugar nos hace ser muy vulnerables. Da miedo esa propuesta de recuperar para el califato la Península Ibérica, los 800 años que duró Al-Ándalus; Canarias nunca fue tierra sometida pero igual nuestros ancestros bereberes, que no islámicos, merecerían para estos locos la misma consideración.
En tiempos de Jordi Pujol e incluso Artur Mas la antigua Convergencia, partido moderado y sabiamente pactista, pretendía llevarse bien con el rey, pero la manifestación de ahora se convirtió en una sonora algarada con pancartas y esteladas. Como hay mucha prisa tal vez el soberanismo aceleró para ganar ante las cámaras el referéndum del 1 de octubre, maniobra previa a la desconexión y a la declaración de independencia para el día siguiente. Algún historiador dijo en su momento que fue una pena que España no se quedara con los portugueses y dejara ir a los catalanes, de por sí los primeros son de temperamento melancólico mientras que los segundos resultan algo más quisquillosos. En la manifestación de las Ramblas era denunciado el trato amistoso de España con Arabia Saudí, Catar y otros riquísimos países de la zona, presuntamente los que compran las armas fabricadas por España, los que fomentan el terrorismo y también los que adquieren equipos de fútbol, los que precisamente sostienen al Barcelona FC y al PSG, los que pagan de un día para otro cifras desorbitadas por un jugador cargándose de paso las normas del juego limpio. Aquella tarde Mariano Rajoy estaba allí sin inmutarse, practicando su consabida estrategia de dejar que las cosas delicadas se vayan pudriendo, que se resuelvan por sí mismas. Quizá sería bueno recordar un pensamiento de Churchill: “La gran política consiste en prevenir, no en curar.” Como dijo Luis María Anson en www.elimparcial.es lo que está sucediendo podría haberse evitado si los gobiernos de Aznar, Zapatero y el propio Rajoy hubiesen previsto la deriva, tomando medidas adecuadas antes de que llegara la infección. A fin de cuentas, ante las cuestiones espinosas la política es el arte de negociar, de pactar y resolver, así lo enseñaron los clásicos.
Ahora que hemos cumplido 68 años bajo el signo Virgo, permítanme un regreso a los orígenes. Tras la iniciativa del concejal Felipe Ramos, el ayuntamiento de Los Llanos de Aridane, isla de La Palma, intentará celebrar en 1918 y 1919 los 150 años del título de Villa y los 120 de la concesión del título de ciudad. Aridane es un vocablo prehispánico que suena bien, y según el filólogo Alvarez Delgado significa lugar llano. Con ocasión de pregones que hice de las fiestas patronales comenté que es un poco redundante decir Los Llanos de Aridane, pues es equivalente a decir Los Llanos de los llanos. Por ello va abriéndose la tendencia a que el municipio se denomine Aridane, lo cual sería un acto de restitución del nombre prehispánico que tenía aquel cantón del valle. Hoy es la localidad más poblada y más dinámica de la isla, la capital económica, donde radica una importante colonia de alemanes, y además la voz Aridane ha hecho fortuna pues es utilizada como nombre de persona de ambos sexos. En el programa de las fiestas patronales de 1964 María de las Casas Pérez, la primera bachiller de la isla, jefa de Telégrafos y maestra, se refirió al lugar como “ciudad de ensueño”, por su buen urbanismo, la suavidad de su clima y el rendimiento de su agricultura, asunto glosado por los poetas desde Antonio Pino a Felipe Lorenzo, desde Félix Duarte al cronista Pedro Hernández y Hernández.


Solitary man, Neil Diamond, con subtítulos en español

https://www.youtube.com/watch?v=UnpuJlGmRkw

Un gran clásico, con versiones de Johnny Cash y tantos otros. La soledad, esa vieja amiga, y la vida, ese río de aguas bravas o aguas mansas por el que tenemos que cruzar.

viernes, 1 de septiembre de 2017

Insomnio, poema de Dámaso Alonso


Madrid es una ciudad de más de un millón de cadáveres (según las últimas estadísticas).
A veces en la noche yo me revuelvo y me incorporo en este nicho en el que hace 45 años que me pudro,
y paso largas horas oyendo gemir al huracán, o ladrar los perros, o fluir blandamente la luz de la luna.
Y paso largas horas gimiendo como el huracán, ladrando como un perro enfurecido, fluyendo como la leche de la ubre caliente de una gran vaca amarilla.
Y paso largas horas preguntándole a Dios, preguntándole por qué se pudre lentamente mi alma,
por qué se pudren más de un millón de cadáveres en esta ciudad de Madrid,
por qué mil millones de cadáveres se pudren lentamente en el mundo.
Dime, ¿qué huerto quieres abonar con nuestra podredumbre?
¿Temes que se te sequen los grandes rosales del día, las tristes azucenas letales de tus noches?

jueves, 31 de agosto de 2017

Un 30 de agosto quemaron millón y medio de libros

Eduardo Sanguinetti, Filósofo (Mar del Plata, Argentina)

30 de agosto de 1980
: La Policía Bonaerense quema más de un millón y medio de libros del Centro Editor de América Latina (CEAL) en un baldío de Sarandí. 
En la mañana del 30 de agosto de 1980, en un terreno baldío de Sarandí, camiones volcadores descargan un millón y medio de libros, publicados por el Centro Editor de América LatinaUn grupo de policías los roció con nafta y los quemó. En este acto criminal, estuvo presente BorisSpivacow (https://es.wikipedia.org/wiki/Boris_Spivacow), fundador del CEAL, quien había sido el director de Eudeba, desde mediados de los años ‘50, y la transformó en la editorial universitaria más importante en lengua española. Hasta el 28 de julio de 1966, cuando en La Noche de los Bastones Largos la editorial llegó a su fin gracias a la censura del dictador Juan Carlos Onganía. 

Que persista la memoria de como se ha degradado nuestra cultura Editorial y cultural. 

miércoles, 30 de agosto de 2017

Brember (cuento de Dylan Thomas)

Las sombras descendieron suavemente por las escaleras hasta llegar al vestíbulo. Vio el perfil oscurecido de la balaustrada reflejarse en el espejo, el arco del candelabro que proyecta­ba la luz. Pero eso era todo. Las sombras se alargaban más hacia la puerta. Luego se perdían en la oscuridad del suelo y del techo. Rebuscó en los bolsillos por ver si encontraba un fósforo y por fin encendió la candela que llevaba en la mano. Sujetando la llama diminuta en alto, por encima de la cabeza, giró el picaporte y entró en la habitación. Olía a polvo y a madera vieja. Le resultó curioso ser tan sensible a ese olor, y cómo desató su imaginación. Las viejas damas bordando sus encajes a la luz de la luna, sus dedos pálidos y flacos, veloces sobre los brocados, sus mejillas sin edad, pero con el tinte de las mejillas de una niña. A eso le recordaba la habitación desde los tiempos en que por primera vez entró en ella de puntillas y contempló aterrado las ventanas que se abrían a la extensión de césped grisáceo, a los árboles que se alzaban detrás. Si no, le recordaba a cuando, de niño, se sentaba ante el clavicordio y tocaba las teclas polvorientas con tal levedad que nadie alcanzaba a oír las notas emitidas, temeroso y sin embargo embelesado al oír que la música ascendía tenue en el aire. Siempre era triste. Detectaba la tristeza desolada bajo la fuga más liviana; a medida que sus manos pulsaban las notas, las lágrimas le asomaban a los ojos, un gran anhelo de algo que había conocido y había olvidado, algo que había amado y había perdido.
Eso fue unos cuantos años antes, y ahora se le impuso la misma sensación de irrealidad y de anhelo cuando encendió las largas velas del clavicordio con su candela y vio, al extenderse la luz, que las paredes se cerraban a su alrededor y que las pesadas sillas le quitaban espacio. Las teclas estaban tan polvorientas como siempre. Las frotó levemente con la manga y dejó vagar los dedos unos instantes por encima del teclado. Qué frágiles eran aquellos sonidos. Qué curiosas melodías formaban, qué tristes y, sin embargo, qué perfectas. Por un instante pensó que había oído un ruido de pasos infantiles al otro lado de la puerta, pasos que corrían por el pasillo, hacia las tinieblas. Pero habían desaparecido. A la fuerza tuvo que suponer que nunca llegaron a oírse. Oyó una nota sostenida de risas que enseguida desapareció. Mientras tocaba, le pareció oír el ruido suave, el susurro más bien de una falda de seda arrastrada por el suelo. Dio más volumen a su música y, cuando volvió a suavizarla, no quedó nada.
Por más que se esforzase no pudo analizar las razones que le habían llevado hasta la casa. Le aterraba, pero no era capaz de alejarse de ella. Fuera, por el camino, había sentido el súbito deseo de desgarrar el velo de los años y remontarse a todo lo que la vieja casa significaba, el atardecer, las voces matizadas por los pasillos, el clavicordio, las escaleras que interminablemente ascendían hacia las tinieblas, el millar de detalles de las habitaciones, el miedo suave e insinuante que le miraba desde los rincones, y que nunca desaparecía. Había caminado por la avenida hasta la puerta principal. La cabeza del león que representaba la aldaba le sonrió al llegar. La levantó y golpeó la madera. No contestó nadie. Volvió a llamar otra vez, y otra, pero la casa permaneció en silencio. Empujó la puerta con el hombro y se abrió. Recorrió de puntillas los pasillos, miró las habitaciones, tocó los objetos que le eran familiares. No había cambiado nada. Y fue entonces, cuando la noche salió por las ventanas emplomadas, que cerró la puerta de la sala de música a sus espaldas. Le colmó una gran sensación de alivio. El anhelo que siempre había permanecido en lo más recóndito de su mente se cumplió de pronto, halló lo que había perdido, recordó lo que tenía olvidado. Aquel era el final de su viaje.
Por un momento, las velas brillaron con mayor intensidad. Pudo ver mejor toda la estancia. Se puso en pie, la atravesó y recogió un libro polvoriento que estaba sobre la mesa. La casa solariega de Brember. Se lo llevó a la luz. Todas las páginas le resultaban conocidas, allí estaba la familia generación tras generación, hombres más dados al pensamiento que a la acción, visionarios todos que vieron el mundo desde las nubes de sus propios sueños. Fue pasando las páginas hasta llegar a la última: George Henry Brember, el último del linaje, falleció…
Contempló su propio nombre y cerró el libro.

(Dylan Thomas, Gran Bretaña, 1914-53)
 

lunes, 28 de agosto de 2017

Aridane, en el futuro de la isla de La Palma


         El 23 de mayo de 1868 se le concedió el título de Villa a Los Llanos, y el 10 de mayo de 1899 recibió el título de ciudad por su importancia agrícola y comercial, así como por el creciente desarrollo de su población. Tras la iniciativa del concejal Felipe Ramos, es deseable que se conmemoren con excelencia los 150 años de la Villa y los 120 años de la ciudad, con actos relevantes en 2018 y 2019. 
El Paso, Tazacorte y Los Llanos conformaban una unidad poblacional de fuerte impregnación agrícola, con pésimas comunicaciones con el resto de la isla de La Palma. En 1942, para diferenciar el municipio de otros con nombres similares, recibió la denominación de Los Llanos de Aridane. La palabra Aridane es una de las voces antiguas que suena bien y según el filólogo Alvarez Delgado significa lugar llano. Con ocasión de uno de los dos pregones que en los años 80 hice de las fiestas patronales, que fue transmitido en directo por Radio Nacional, comenté que es un poco redundante decir Los Llanos de Aridane, pues es equivalente a decir Los Llanos de los llanos. En los últimos tiempos va abriéndose paso la tendencia a que el municipio se denomine Aridane, incluso la web municipal es www.aridane.org y aridanense es el término más usual para definir a los nacidos y vecinos de esta ciudad, el lugar más poblado y más dinámico, capital económica de la isla. En efecto, jóvenes deportistas y personas con actividad pública llevan ahora el nombre de Aridane, no solo en Canarias. Recurriendo a similitudes, anotemos que Arida es un lugar enclavado en el estado de Lagos, Nigeria, y Aridiana es una ciudad de la república de Mali.

Si bien a comienzos del siglo XX la población era conocida como “la ciudad del sueño” porque los proyectos de dinamización no solían salir adelante, pronto los eruditos y los poetas cambiaron el rumbo. Así en el programa de las fiestas patronales de la Virgen de los Remedios de 1964 María de las Casas Pérez, la primera bachiller de la isla, jefa de Telégrafos y maestra, rebatió la denominación de “ciudad del sueño” y afirmó la de “ciudad de ensueño”, tan glosada por los poetas palmeros desde Antonio Pino a Felipe Lorenzo, desde Félix Duarte al cronista Pedro Hernández y Hernández, en versos entrañables y sonoros en los que todavía resonaban el romanticismo y el modernismo.
Aridane es una voz que ha hecho fortuna pues es utilizada como nombre de personas de ambos sexos, se trata de una de las más bellas palabras aborígenes. Cierto que en La Palma abundan los vocablos de buena sonoridad, algunos de los cuales son nombres propios: Tanausú, Tedote, Idafe, Tenisca, Acerina, Mayantigo, etc.

Aridane es nombre que se utiliza para ambos sexos y se sitúa mayoritariamente en Canarias, pero también lo registramos en Madrid, el País Vasco, Cataluña y en lugares de Andalucía. En la versión masculina más del 70 por ciento de quienes llevan este nombre residen en la provincia de Las Palmas, particularmente en la isla de Gran Canaria. Además existe la versión Aridani; se trata de un nombre muy moderno ya que en la versión masculina lo portan jóvenes con un promedio de 20-30 años de edad y en la femenina lo llevan chicas entre los 10 y los 20 años. En promedio las personas cuyo apelativo es Aridane tienen unos 20-30 años. Entre quienes se llaman así hay estudiantes y padres o madres con niños pequeños. Después de las provincias canarias, donde más existe es en Madrid. A nivel estadístico, se sabe que en el ranking de nombres español el nombre ocupa la posición 3.856 de un total de 49.936 nombres registrados.  Aridane tiene una tendencia creciente.

El crecimiento del municipio en los últimos años ha sido notable, consolidándose como el mayor de  la isla y el que por su clima y paisaje presenta mayor atractivo para los extranjeros, con una importante colonia de alemanes residentes fijos o temporales. De siempre fue admirable el urbanismo de esta pequeña localidad, gracias a la visión del arquitecto Rubens Henríquez y del alcalde Enrique Mederos, que supo trazar la avenida que lleva su nombre. Varios amigos que han visitado mi lugar natal resaltan la belleza de las plazas y avenidas, el arbolado y el encanto de sus lugares. En los planes de ordenación, el municipio tiene un futuro prometedor en turismo, comercio y servicios. Se tiene la ventaja de que, dada la configuración del territorio, su expansión urbana es más fácil que en el resto de municipios de la isla. Hace un tiempo leí que los técnicos prevén un futuro crecimiento hasta los 40.000 habitantes, cifra quizá ilusoria dado que la isla registra una continua tendencia al despoblamiento, aunque esto pudiera cambiar si la economía se sigue recuperando y se incrementan los inmigrantes. En la costa de Puerto Naos se prevé la construcción de importantes instalaciones hoteleras, el turismo habrá de ser el complemento del plátano. Cuando se concluya el Parque Cultural Islas Canarias dispondremos de un espacio que elevará el ocio cultural en la comarca.

El topónimo Los Llanos es muy común y además en Canarias hay muchos lugares así denominados: Los Llanos de San Gregorio, en Telde; además Los Llanos en Agaete, Gáldar, Mogán, Santa Lucía de Tirajana, Teror, Puerto del Rosario, Valsequillo, Arona, Granadilla y El Tanque. Y existen localidades denominadas Los Llanos en Albacete, Almería, Asturias, Avila, Cádiz, Cantabria, Ciudad Real, Córdoba, Cuenca, Granada, Guadalajara, Madrid y Málaga. En México, República Dominicana, Venezuela y Colombia también abunda este topónimo.

Aridane sería una hermosa denominación para la ciudad del siglo XXI. Creo que algunos concejales piensan en esta línea y también la cronista de la ciudad, María Victoria Hernández. Quizá en el futuro el municipio podría pasar a denominarse Aridane, reservando el topónimo Los Llanos para su casco urbano, de modo similar al municipio de Fuencaliente, cuyo casco recibe otra denominación.
 
Un último ruego a la señora alcaldesa y corporación: hay que enmendar el estropicio de La Glorieta, en Las Manchas de Abajo, disminuyendo el impacto que la cubierta de la cancha de baloncesto ejerce sobre la obra de Luis Morera.

domingo, 27 de agosto de 2017

"El tren de los poetas", una experiencia en México con Samir Delgado



¿Qué es el Tren de los Poetas y cuáles son sus fundamentos?
—Realmente es un tren imaginario, existe únicamente durante el trayecto de los poetas que viajan en cualquier medio de transporte para llegar a la ciudad y compartir las literaturas del mundo, por eso el tren es un símbolo poético, un paradigma para el ensueño. Y los fundamentos siempre han sido universalizar la poesía, la dimensión creativa de la humanidad, a todos los ámbitos de la sociedad. Los orígenes del proyecto radican en Castilla-La Mancha, territorio quijotesco; el proyecto fue fundado en 2013 como un homenaje a los poetas hispanoamericanos que cruzaron en tren el bando republicano durante la guerra civil española en una muestra de solidaridad internacional. El Tren de los Poetas es el mismo que llevó a Pablo Neruda, César Vallejo y tantos más, aunque ahora transporta hasta la ciudad de Durango en México a escritores de todo el mundo; el sueño continúa en el corazón mismo del país que acogió fraternalmente a todos los refugiados de la república española. Por eso mismo el Tren de los Poetas es un hito cultural con vocación de futuro.
En el Tren de los Poetas hemos conocido el testimonio de autores como Abdul Hadi Sadoun, de Irak, o Rayen Kvyeh, de la nación mapuche, que aspiran a todo.
¿Cuáles serían las repercusiones culturales y sociales de los vínculos actuales entre México y España?
—En este año 2017 se cumple el cuadragésimo aniversario del restablecimiento de las relaciones entre México y España, es importante destacarlo debido a que los gobiernos van a su ritmo y las sociedades de ambas orillas habitan un mismo pálpito, hay un vínculo muy especial entre México y los distintos pueblos del Estado español que hay que seguir profundizando; en arte y literatura los puentes de conexión resultan de enorme trascendencia y todavía hay mucho que hacer para superar la distancia oceánica. Sólo cabe pensar en la embajada mexicana en Madrid, es un espacio con galerías de arte y la biblioteca del centenario de Octavio Paz, ningún país tiene nada que se parezca en toda Europa. Y me lastima especialmente que por ejemplo a día de hoy el legado de poetas como Luis Cernuda, Pedro Garfias o Emilio Prados permanezcan en un limbo, prácticamente desconocidas sus tumbas, tan ajenos a lo que sucede en Madrid. Y otros desajustes impropios para la altura de estos tiempos, donde exponentes de la generación abstracta mexicana como Manuel Felguérez o uno de los últimos muralistas, Guillermo Ceniceros, sean poco divulgados en España, teniendo un parentesco generacional indiscutible con otros pintores del mismo género en la otra orilla.
¿Por qué considera importante el testimonio de los poetas como visión alternativa en el contexto social e histórico en que vivimos?
—En plena globalización neoliberal la poesía representa un bastión de resistencia cultural para la defensa del derecho universal a la vida, a la pluralidad lingüística de las naciones y a la igualdad total más allá de toda frontera impuesta. La literatura es biografía, vida que se escribe, escritura de lo que está vivo, las identidades de los pueblos y las experiencias individuales y colectivas sobre el mundo, los entornos de las ciudades, la naturaleza, el amor. Cada voz poética es una mirada singular, transferencia simbólica al común de los mortales de todo aquello bello y justo que nace de la creación literaria, ese duende del que habló García Lorca, el ángel de la jiribilla de Lezama Lima. En el Tren de los Poetas hemos conocido el testimonio de autores como Abdul Hadi Sadoun, de Irak, o Rayen Kvyeh, de la nación mapuche, que aspiran a todo, y poetas de tantos otros lugares que representan una cartografía fundamental del sentir poético de la humanidad.
¿Cuáles son los criterios usados para que participen los poetas a este proyecto?
—Cada poeta tiene su propio registro literario, siempre consideramos la variedad y el pluralismo como vectores enriquecedores, debido a los recursos racionales y equilibrados de los presupuestos económicos siempre se aspira a que los poetas estén cerca o de paso para que no resulte excesivo el gasto, apostamos por un modelo de gestión alejado de los capitales privados y que siempre las inversiones culturales repercutan en la sociedad plenamente, que la poesía llegue a nuevos públicos, fomentando la lectura en lugares deprimidos socialmente, intensificando las actividades en bibliotecas y centros educativos. Todos los poetas del mundo son bienvenidos, y los esfuerzos para que todo esto funcione siempre han sido a favor de una cultura participativa, el cambio social y el desarrollo comunitario. La poesía, los poetas, sus libros suman un valor inconmensurable a la vida social que no entra en las cotizaciones de la bolsa ni en los debates parlamentarios. La poesía es humanidad que se levanta y camina.
México es el lugar ideal para un tren de poetas, para continuar avivando la utopía de un mundo mejor.
Además del papel de los poetas, ¿existen otras actividades que acompañen al Tren de los Poetas?
—Desde una perspectiva cultural el Tren de los Poetas siempre se nutre de un abanico de actividades complementarias que acompañan a los poetas en sus estadías: ciclos de cine, muestras de libros, exposiciones de arte.

(Samir Delgado es un poeta canario trotamundos de vocación. Fernando Salazar Torres es un escritor nacido en Ciudad de México, 1983, poeta, ensayista y gestor cultural)

martes, 8 de agosto de 2017

Epitafio de un boxeador (Ignacio Aldecoa)



Nosotros, sus agradecidos contrarios, erigimos esta
estatua a Apis, un boxeador considerado, que ni
cuando nos fajábamos nos hacía daño.

-                                         Lucilius, Epitafio de un boxeador

Pasaban las nubes de tormenta con su gorgojo tronador dentro; pasaban sobre el cementerio, agrio y cuaresmal de luz morada. Altos cipreses, hemiciclos mortuorios, taxis en la avenida, un fulgor diamantino en los lejos del sudoeste, urdimbres de coronas pudriéndose, colgado como trapos viejos de las ventanas de los muertos y de las cruces de los panteones.

Los acompañantes formaban un grupo friolero contemplando el trabajo de los enterradores. Eran pocos y se hablaban en voz baja.

Abrieron el ataúd antes de meterlo en el nicho. Las monjas del hospital no habían logrado cruzar piadosamente las manos del excampeón, que conservaba la guardia cambiada con el brazo derecho caído según su estilo. Eso le quedaba. Todo lo demás fue miseria hasta su muerte, y la Federación pagó el entierro.

Un periodista joven tuvo que ser reconvenido por su director. Había escrito: «Cuando abrieron la caja, el excampeón parecía totalmente K.O.».

Los muertos deben ser respetados, pero era un buen epitafio.
(Novelista, 1925-1969)

lunes, 7 de agosto de 2017

La gran política es prevenir (a propósito de Cataluña)

Mariano Rajoy está que no se lo cree de lo satisfecho que se siente consigo mismo. Disfruta de sus vacaciones a caño libre, escala montañas, patea senderos escondidos y se sonríe al declarar que lo tiene todo controlado y que no habrá referéndum en Cataluña.
Sus colaboradores aseguran que la impaciencia y la vehemencia de Carlos Puigdemont y del pobre Arturo Mas favorecen mucho. La torpeza de los dirigentes catalanes contribuirá a que las cosas se resuelvan. No vale la pena alarmarse, según los colaboradores monclovitas, pensando que el futuro está oscuro. Tal vez la terapia de la ley y de la serenidad sea la adecuada. En unas semanas lo sabremos.
Lo que sí conviene recordar al presidente de Gobierno es la certera máxima de Churchill, no atribuida a Churchill, como tantas otras, sino escrita por la primera cabeza europea del siglo XX: “La gran política consiste en prevenir, no en curar”. Nada de lo que está ocurriendo en Cataluña lo padeceríamos si los últimos Gobiernos -el de Aznar, el de Zapatero, el de Rajoy- hubieran previsto lo que podía ocurrir, tomando las medidas adecuadas para impedir la infección. Seguramente desde antes, pero al menos desde hace diez años, estaba claro para cualquier analista serio lo que podía ocurrir en Cataluña. Tomar medidas contraproducentes como hizo José Luis Rodríguez Zapatero o el no hacer nada de Mariano Rajoy porque “el tiempo lo arregla todo y lo mejor es tener cerrado el pico”, solo podía conducir a que explosionara el secesionismo catalán.
Difícil hacer comprender a Mariano Rajoy ahora que la política seria consiste en prevenir, estableciendo las terapias adecuadas para evitar la enfermedad. Una enfermedad que se ha hecho crítica y parece especialmente difícil de curar.

Luis María Anson (De la RAE, El Imparcial)

Una lección de humildad (James Baldwin, EEUU, 1924-1987)

Cierto día el califa Harun al Raschid organizó un gran banquete en el salón principal de palacio.
Las paredes y el cielo raso brillaban por el oro y las piedras preciosas con las que estaban adornados. Y la gran mesa estaba decorada con exóticas plantas y flores Allí estaban los hombres más nobles de toda Persia y Arabia. También estaban presentes como invitados muchos hombres sabios, poetas y músicos.
Después de un buen tiempo de transcurrida la fiesta, el califa se dirigió al poeta y le dijo:
-Oh, príncipe hacedor de hermosos poemas, muéstranos tu habilidad, describe en versos este alegre y glorioso banquete.

El poeta se puso de pie y empezó con estas palabras:
-¡Salud!, oh califa, y goza bajo el abrigo de vuestro extraordinario palacio.
-Buena introducción -dijo Raschid-. Pero permítenos escuchar más de tu discurso.
El poeta prosiguió:
-Y que en cada nuevo amanecer te llegue también una nueva alegría. Que cada atardecer veas que todos tus deseos fueron realizados.
-¡Bien, bien! Sigue pues con tu poema.
El poeta se inclinó ligeramente en señal de agradecimiento por tan deferentes palabras del califa y prosiguió:
-¡Pero cuando la hora de la muerte llegue, oh mi califa, entonces, aprenderás que todas las delicias de la vida no fueron más que efímeros momentos, como una puesta de sol.
Los ojos del califa se llenaron de lágrimas, y la emoción ahogó sus palabras. Cubrió su rostro con las manos y empezó a sollozar.
Luego, uno de los oficiales que estaba sentado cerca del poeta alzó la voz:
-¡Alto! El califa quiso que lo alegraran con cosas placenteras, y tú le estás llenando la cabeza con cosas muy tristes.
-Deja al poeta solo –dijo Raschid-. Él ha sido capaz de ver la ceguera que hay en mí y trata de hacer que yo abra los ojos.

Harun al Raschid (Aaron el Justo), fue el más grande de los califas de Bagdad. Se puede encontrar más historias sobre él en ese maravilloso libro conocido como Las mil y una noches.