lunes, 4 de marzo de 2019

La cultura descafeinada y mujeres creadoras de Canarias



Está claro que el cambio climático se acelera de año en año, en pleno febrero hemos tenido temperaturas de otras épocas. En Inglaterra han llegado a los 20 grados, algo inimaginable en pleno invierno y aquí, con la calima, triplicamos el límite de la contaminación fijado por la Unión Europea y recomendado por la OMS. La calima es cada vez más frecuente, y prueba de ello es la saturación de las urgencias de los hospitales debido a las alergias, los enfermos cardíacos, los que padecen asma o cualquier otra enfermedad respiratoria. El invierno es cruel con los enfermos y los ancianos, hemos perdido un chorro de amigos. La primavera astronómica no llegará hasta finales de marzo, pero las temperaturas son tan cálidas que dan a entender que todo está patas arriba. La calima en pleno invierno tanto puede venir con frío como con vaharadas de calor, lo cual no ha de ser bueno para las plantas, para los cultivos, para los animales y mucho menos para los humanos. Los termómetros sobrepasan los 25 grados, en las islas casi llegamos a los 30 y la situación tiende a ser cada vez más marcada. Ha habido incendios forestales en Garafía y 50 en Cantabria, los del norte nacieron de la mano del propio jefe de los voluntarios contraincendios.
Ahora las invasiones del polvo sahariano son más frecuentes que nunca, y las lluvias se reducen año tras año, así las islas pueden perder el verde que todavía atesoran. El anticiclón está disparando los problemas, en al menos 26 municipios españoles se han superado durante varios días los límites legales. Así se desprende de los datos recopilados por Ecologistas en Acción de la red de estaciones urbanas de control de la calidad del aire repartidas por el país. El tráfico ha contribuido a que en municipios de 13 de las 17 comunidades autónomas se hayan superado esos límites. La meteorología o ayuda a dispersar la contaminación o contribuye a que se acumule. La ausencia de lluvias y viento por el anticiclón impide que se dispersen las partículas. A esto también se suman la intrusión de las masas de polvo africano, polvo que ya sube hasta Francia y Alemania como si tal cosa. Los ecologistas también critican la falta de medidas eficaces para reducir el tráfico rodado en las urbes. Se estima que la contaminación ambiental causa unas 10.000 muertes anuales en el país.
Pues bien: entre las pocas cosas buenas de la gala de la 91 edición de los Oscar destaquemos las intervenciones de algunos de los participantes en español, el español es una segunda lengua norteamericana que ya no puede ser soslayada oficialmente. Particularmente emotivo fue el parlamento de Javier Bardem cuando se refirió, con subtítulos en inglés, a la necesidad de que no haya muros entre los pueblos y las culturas. Los Ángeles tiene una importante colonia de inmigrantes latinos, y el español es una segunda lengua que gana terreno. La gala de los mayores premios del cine resultó tediosa y repetitiva porque en la industria cultural descafeinada de nuestros tiempos todo funciona según la tendencia oficial al uso; por ejemplo este año los Oscar fueron una concesión al pueblo afroamericano tras su gran sufrimiento. Desde hace años la negritud se queja por la discriminación habitual, y desde entonces la industria lava sus culpas y concede premios aquí y allá, ante todo olvidar los años del KKK, los disturbios en los estados del sur, los abusos de policías blancos sobre negros indefensos. La declarada mejor película, Green book, es un ejemplo de la mala conciencia porque parecía demasiado atrevido premiar en el apartado principal Roma, un alegato de México contra tantas barreras, la marginalidad de la pobreza, el malditismo del sur. Las barreras de los muchos Donald Trump.
No todo ha de ser negatividad en este artículo, hemos de valorar el gran progreso que la mujer realiza en nuestra sociedad. En los diversos epígrafes de la creatividad, la llegada de la democracia ha supuesto una verdadera explosión de talento femenino en todas las facetas de la vida pero particularmente en literatura, pintura, docencia e investigación. Nada ha quedado al margen de la aportación femenina, y ellas son las que más leen, las que más llegan a la universidad, las que más triunfan a pesar de las limitaciones que la sociedad patriarcal les impone todavía. La educación es el factor fundamental que ha dado protagonismo a seres que eran manifiestamente ignorados por sus contemporáneos.
Hay que mencionar el esfuerzo de los colectivos de mujeres por llamar la atención sobre tantas creadoras silenciadas porque los tiempos que vivieron fueron malos para la mujer. En el apartado de los déficits culturales hay que reseñar una vez más la marginalidad femenina en nuestro entorno. Precisamente un libro de la entusiasta Chicha Reina, es decir María del Carmen Reina Jiménez, titulado Mujer y cultura en Canarias, Mercurio Editorial, 2018, se ha ocupado bien del asunto. Un tema sobre el que ha escrito un sinnúmero de mujeres notables: desde Alicia Llarena a Isabel Suárez Manrique de Lara, Blanca Hernández Quintana, Cristina Molina Petit y muchas más. También nosotros hemos escrito más de una vez sobre la invisibilidad de la mujer en las letras y las artes canarias, en el libro de ensayos La literatura y la vida. Chicha ha sido profesora de Inglés, ponente del primer congreso nacional Mujer y Familia y concejala en Santa Brígida que ocupó áreas tan diversas como Cultura, Deportes, Juventud, Festejos, Servicios Sociales, Agencia de Desarrollo y Empleo e Igualdad. Fue asimismo secretaria de la organización Mujeres Empresarias y miembro de la Asociación Atlante, presidenta del Casino de Santa Brígida, y autora de numerosos trabajos periodísticos. Pues bien: el texto de esta mujer es un amplio recopilatorio de nombres, de vidas, de actitudes, con una amplísima bibliografía. Aquí hay una enormidad de valores en pintura, escultura y cerámica, en literatura y en música, que la autora recopila hasta 1975, porque desde entonces, con la democracia, es más fácil establecer la relación. Un legado que no hemos sabido reconocer porque han abundado las mujeres-sombra, las pioneras en tiempos de silencio, las que tenían que firmar con seudónimo o con el nombre del marido. Un libro más que útil, escrito por una mujer caracterizada por su espíritu luchador y respaldado por el Colectivo de Mujeres Canarias. En nuestro mundo occidental las mujeres ya están aquí, por desgracia en otros mundos que también viven en este planeta las mujeres siguen estando marginadas. En definitiva: un libro incontestable.

lunes, 25 de febrero de 2019

El confuso panorama desde el puente



Remedando la magistral obra teatral de Arthur Miller, podríamos concluir que es confuso el panorama que se divisa desde el puente. Por ejemplo: ¿hubo rebelión o más bien hubo sedición el día del referéndum desautorizado? ¿Cuántos años tardarán los tribunales europeos en dilucidar si se registró violencia por parte de los convocantes o por las fuerzas policiales del Estado? ¿Quién será capaz de soportar las soporíferas jornadas del juicio del año, las llamadas a los testigos, las intervenciones de las defensas? ¿Y saldrá una opción clara y viable de las urnas el 28 de abril o por el contrario será el nuevo comienzo de las grandes dudas? Tantas cuestiones nos confunden. Los mesías están sueltos en las calles, predican fieramente como si fueran gurús que se saben todas las cosas, y recordamos la ocasión en que Artur Mas se tiró al monte pidiendo una mayoría amplia para la autodeterminación, y lo que sucedió fue que en esa ocasión su partido perdió 12 diputados en el parlamento catalán. Según todos los síntomas, los líderes del “procés” tienen criterios bastante enfrentados a la hora de analizar la situación creada y las posibles salidas del laberinto. Todo esto viene a cuento respecto a la pregunta de si los partidarios de la independencia ya cuentan con la mayoría suficiente para imponer su criterio frente a quienes están callados o se reservan su voto si es que llega la proclamación de un referéndum. Y es que ahora corremos tiempos de intolerancias y posicionamientos poco dispuestos a establecer negociaciones que conduzcan a fórmulas viables de convivencia. Abundan los políticos mediocres, sin otra idea que permanecer en el cargo.
Alguna vez hemos oído que España es un país de derechas y por lo tanto era previsible que tarde o temprano llegara la confluencia de las tres formaciones de ese signo que van a tratar de llegar a la presidencia del gobierno. Tras la muerte del dictador hubo cuatro mandatos en que el Partido Socialista ganaba holgadamente las elecciones, de aquella época perviven las figuras de Felipe González y Alfonso Guerra, y luego vinieron etapas de sana alternancia, que definitivamente en eso consiste la democracia. Honradamente, pienso que España no es de derechas ni de izquierdas sino que buena parte de los votantes en realidad andan buscando el espacio de centro, pues el centro significa moderación y deseos de entendimiento. Es lo que supo ver Adolfo Suárez, el político de alto nivel que tuvo mucha visión de futuro y sin embargo fue sacrificado por sus propios delfines. Suárez permanece en la memoria colectiva como un ejemplo de político honrado y puesto al servicio de nobles ideales. Está claro que, ahora mismo, en  un extremo y en otro hay mucho voto del descontento social, son miles, acaso millones de votantes radicalizados y por eso se dio en su momento el auge de Podemos y en el otro extremo de la balanza se nos viene encima la estruendosa la irrupción de Vox en el Congreso de los Diputados. Habrán visto la gran disparidad de las encuestas que se están dando a conocer, en las que a la formación de extrema derecha tanto le conceden 6 diputados como le asignan 20 e incluso algunas proyecciones llegan a adjudicarle 45. Habría que preguntarse si tanta encuesta que circula por ahí tiene base real o quienes las elaboran padecen algún síndrome. Es muy aventurado adelantar las posibles coaliciones, porque la impresión más común estima que el bloque de las derechas y el bloque de las izquierdas tendrían difícil llegar a la mayoría necesaria para gobernar, y para ello van a necesitar en cualquier caso el apoyo de los partidos nacionalistas como el PNV y los independentistas catalanes, así como también precisan del apoyo de los minoritarios como Coalición Canaria y Nueva Canarias.
Como los líderes políticos son personas tocadas por la autosuficiencia y la soberbia, manifiestan ya evidentes intolerancias. Además, parece arriesgado que un partido anuncie desde ahora que nunca pactará con este o aquel, ya que después de las generales vienen las locales y autonómicas, y en estas hemos visto arreglos muy variopintos en función de cada circunstancia concreta. Por ejemplo, el PSOE y Ciudadanos han conformado gobiernos locales y regionales aunque ahora ya Ciudadanos anuncia que bajo ninguna circunstancia volverá a pactar con Pedro Sánchez, lo cual en buena lógica supondría que se negará a pactar con los socialistas allí donde lo necesite. En realidad, en nuestro país no se da todavía la cultura del pacto que tan frecuente es en otros países, acostumbrados a gobiernos de coalición en los que a veces se da el caso de que el presidente de gobierno está adscrito a la fuerza más pequeña. La capacidad de negociación todavía no está muy asentada entre nosotros y además están asomando las proclamas de exclusión. Algunos partidos piden contundencia frente a moderación, voto útil frente a dispersión del voto. Pero también se estima que una buena parte del electorado se mantiene indeciso en cuanto a la opción elegida, y son los últimos días de la campaña los que determinan que se decante hacia un lado o hacia otro.
Como estamos en tiempos de persianas bajadas –eso es lo que sucede cuando se produce un adelanto urgente de las elecciones, y máxime en esta legislatura tan breve- nos damos cuenta de que muchas cuestiones trascendentales se han quedado en el alero: la reforma laboral, la reforma educativa, la muchas veces anunciada reforma de la Constitución, el encaje del asunto territorial, y un largo etcétera. Asuntos que requerirán pactos muy complicados para salir adelante o ser definitivamente abandonados si del 28-A no salen mayorías claras. Hay temas tan importantes como la educación que desde hace mucho tiempo deberían haber sido motivo de un pacto de Estado, igual que la reforma laboral y tantas otras cuestiones de mucho calado. Otra de las propuestas que se quedó sobre la mesa fue la regulación de la eutanasia, que fue aprobada por el Congreso a finales de junio del año pasado con el rechazo del PP y con el cambio de intención de Ciudadanos a última hora, pasando de la abstención al voto favorable. La proposición de ley del PSOE implicaba regular la eutanasia como un nuevo derecho individual que se convierta en una prestación en la cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud. Los mayores de edad con una enfermedad grave e incurable y los discapacitados graves crónicos podrían recibir ayuda del sistema público para morir cuando la iniciativa superase los trámites parlamentarios habituales.

lunes, 18 de febrero de 2019

La insoportable levedad de la política y la muerte de Antonio Lozano



Hace mucho tiempo, Javier Tusell publicó un libro titulado Tiempo de incertidumbre, en el que se hablaba de los primeros tiempos de la transición en España inmediatamente después de la muerte del dictador y con Arias Navarro todavía ejerciendo de presidente provisional del gobierno junto al Rey Juan Carlos. Hace también mucho tiempo el escritor checo Milan Kundera publicó una novela referencial que hablaba de la inutilidad de la vida y la teoría del eterno retorno de Nietzsche, según la cual todo lo que hemos vivido ha de repetirse eternamente. Uno de esos libros que marcan una época, cuando los países del Este querían cambiar su modo de vida. Un texto muy logrado con su toque filosófico y psicológico, con su pesimismo existencial. Así, la novela titulada La insoportable levedad del ser destrozaba la vida en pareja, el amor, el compromiso, la fidelidad, y tantas otras cosas. Vivimos una sola vida, una sola vez, y muchas veces la asumimos tan aturdidos que resulta muy fácil cometer errores. Es lo que dice esta obra maestra: siempre vivimos a oscuras, siempre somos taciturnos y contradictorios porque el sentido de la propia vida se nos escapa. No tenemos respuestas para las grandes preguntas tipo de dónde venimos, por qué vivimos y hacia dónde vamos. Es lo que ocurre con los acontecimientos políticos de nuestro país: ahora sabemos que nos han tocado vivir años de incertidumbre, de volatilidad y de fuga precipitada hacia adelante en los que nada parece claro ni seguro, porque ya no hay esencias permanentes e inmutables sino que todo es líquido y variable. La propia transición que creíamos felizmente dejada atrás vuelve a plantearnos sus luces y sus sombras. Y entre el juicio del “procés”, que podría durar hasta casi el verano, la pugna encaminada a conseguir la difícil aprobación de los presupuestos, las negociaciones y contubernios de última hora a varias bandas, la constatación de que todo estaba en el aire y con ello la propia convocatoria o no de elecciones generales, el ánimo del pueblo llano está desconcertado.
No es para menos. Hubo una manifestación llena de banderas como si las banderas fueran elementos arrojadizos que pudieran ser lanzadas al contrario, y las cifras de asistentes no cuadraban fácilmente. El panorama está inundado de esto que llamamos fake news, noticias mentirosas, manipulaciones aquí y allá.  Las informaciones vienen marcadas por el partidismo de quienes las generan. Grandes palabras, manifiestos con algún que otro exabrupto, el ambiente de manifiesta exaltación recuerda otros tiempos, sobre todo los tiempos de la explanada del Palacio de Oriente, donde Franco hablaba, según las crónicas de la época, ante un millón de españoles. Además, la levedad de nuestros mediocres políticos queda en evidencia cuando se ponen a hablar de esto y de aquello. A falta de verdaderas argumentaciones, la manifiesta levedad de la política adopta recursos teatrales, golpes de efecto, guiños. ¿Quiénes les asesoran para que el esperpento nacional haya llegado a tamañas proporciones?
Como si la transición hubiera sido un paréntesis inútil, el tiempo de los extremos ha regresado para quedarse. Todos los escenarios confluyen en una representación grotesca: un juicio de calado mayor, unos presupuestos difíciles de negociar, unas elecciones anticipadas. El clima de crispación se asienta para no marcharse como consecuencia inevitable tras las soflamas, y de este modo llegan las profanaciones de las tumbas y otros gestos que creíamos superados por el inexorable paso de los años Pero ahora los ultras campean por doquier, en una vuelta atrás sin concesiones. Estamos en un tiempo de muros contundentes: los que levantan Donald Trump, el Brexit, Putin, los nacionalismos envenenados, la desaceleración de la economía, etcétera. La extrema derecha cunde en media Europa, en Francia por ejemplo tienen ya una parte de las instituciones en su mano y tiende a crecer, la llegada a la presidencia parece estar a tiro de piedra, a la hija de Le Pen le ha venido muy bien el caldo de cultivo creado con la inmigración, la dificultad de adaptación de parte de esos inmigrantes, los golpes del terrorismo islámico. Por todas partes crecen las acechanzas, y puede que estemos viviendo uno de los momentos peores de la historia reciente de la humanidad.
Llevamos unos meses terribles, en que han desaparecido grandes valores de la actividad cultural. Desde Pepe Rivero, fundador del Museo dedicado a su abuelo el poeta Domingo Rivero, a los poetas José Rafael Hernández Santana, Francisco Tarajano y Juan Jiménez y ahora nos ha golpeado la temprana muerte de Antonio Lozano, con solo 62 años, ese hombre del sur. Antonio Lozano, nacido en Tánger de origen andaluz pero establecido en Agüimes como enseñante, fue un entusiasta y emprendedor en el mundo de la cultura. No solo fue un catedrático de Francés en un instituto sino que ideó cosas importantes para la comunidad. Ese espíritu de servicio, su afán por organizar cosas, le valieron el reconocimiento de sus convecinos. Eran los tiempos en que el alcalde Antonio Morales consiguió la rehabilitación estética de Agüimes, que hasta entonces casi era tan solo un lugar con viento en la áspera y seca geografía del sur de la isla. Morales logró un espectacular cambio de imagen del municipio, con casas hermoseadas, museos, esculturas y hasta un teatro. En ese caldo de cultivo Antonio Lozano tenía tiempo para estrechar lazos con África, traducir a algunos de sus escritores, promocionarlos en Casa África, hacer su propia obra literaria que casi siempre consistió en retratar esa realidad cruel y hermosa a un tiempo del continente vecino.
El festival de teatro que Antonio Lozano consolidó ha tenido numerosos reconocimientos dentro y fuera de las islas. Con el paso de las sucesivas ediciones, tanto el Festival del Sur y como el festival de Narración Oral fueron objetivos que han multiplicado su prestigio. Como autor, su debut con la novela Harraga, del año 2002, recibió el premio Novelpol a la mejor novela negra publicada en España y una mención especial del premio Memorial Silverio Cañada 2003 a la mejor novela negra, convocado por la Semana Negra de Gijón. También debemos citar obras como El caso Sankara, premio internacional de Novela Negra Ciudad de Carmona, así como Preludio para una muerte, La sombra del minotauro y El desfile de los malditos, la última de sus obras. Los derechos de autor para la creación de una serie televisiva sobre su personaje el inspector García Gago fueron adquiridos hace poco. A Lozano le gustaba investigar la injerencia imperialista en los gobiernos de África, las terribles injusticias sociales

miércoles, 13 de febrero de 2019

2 poemas de Juan Carlos Mestre

Nacido en Villafranca del Bierzo, León, en 1957, es la suya una de las voces más personales de la poesía española contemporánea. Es poeta, ensayista, artista visual, pintor. Ha ganado el Premio Adonais, el Jaime Gil de Biedma, el Jaén de Poesía, el Premio Nacional de Poesía de 2009  así como el Premio de la Crítica. Su poesía es como una letanía entusiasta y vital. Como los viejos juglares, se acompaña de instrumentos musicales. Sus recitales son magníficos.

Y TODOS LOS LIBROS LLENOS DE PALABRAS
Y todos los libros llenos de palabras
y todos los calendarios llenos de días
y todos los ojos llenos de lágrimas
y llena de nubes la cabeza de todos los mares
y llenos de coronas y puntapiés todos los relojes de arena
y de jirafas molidas todos los pechos condecorados
y todas las manos llenas de verano y caracoles marinos
y todos los dormitorios llenos de manojos de explicaciones
y de pantalones disecados las sillas en todos los prostíbulos
y todos los huecos llenos de público
y todas las camas llenas de electrocutados
y todos los animales llenos de espíritu y pánico
y de feroces gritos los árboles en todos los aserraderos
y todos los tribunales llenos de testimonios
y todos los sueños llenos de sacacorchos
y llenas de chicas todas las estrellas
y todos los libros llenos de palabras
y todos los calendarios llenos de días
y todos los ojos llenos de lágrimas
y todas las peceras y todos los pupitres y todas las cenas íntimas
y todos los razonamientos llenos de indudables edificios
y toda la primavera llena de moscas y crisantemos
y llenas todas las iglesias y todos los calcetines y todas las peluquerías
y todas las mujeres llenas de gloria
y llenos también de gloria todos los hombres
y todas las perreras llenas de ángeles
y todas las llaves llenas de puertas
y todos los bazares llenos de ratones
y llenos de barrenderos todos los cuadros
y llenas de estiércol todas las escobas de la patria
y todas las cabezas llenas de radiografías e intríngulis
y llenas de luz todas las subestaciones eléctricas
y llenos de amor todos los manicomios
y todos los cementerios llenos de salvavidas
 CAVALO MORTO
Cavalo Morto es un lugar que existe en un poema de Lèdo Ivo.
Un poema de Lèdo Ivo es una luciérnaga que busca una moneda perdida. Cada moneda perdida es una golondrina de espaldas, posada sobre la luz de un pararrayos. Dentro de un pararrayos hay un bullicio de abejas prehistóricas alrededor de una sandía. En Cavalo Morto las sandías son mujeres semidormidas que tienen en medio del corazón el ruido de un manojo de llaves.
 Cavalo Morto es un lugar que existe en un poema de Lèdo Ivo.
Lèdo Ivo es un hombre viejo que vive en Brasil y sale en las antologías con cara de loco. En Cavalo Morto los locos tienen alas de mosca y vuelven a guardar en su caja las cerillas quemadas como si fuesen palabras rozadas por el resplandor de otro mundo. Otro mundo es el fondo de un vaso, un lugar donde lo recto tiene forma de herradura y hay una sola calle forrada con tela de gabardina.
 Cavalo Morto es un lugar que existe en un poema de Lèdo Ivo.
Un lugar que existe en un poema de Lèdo Ivo es un río  que madruga para ir a fabricar el agua de las lágrimas,  pequeñas mentiras de lluvia heridas por una púa de acacia. En Cavalo Morto los aviones atan con cintas de vapor el cielo como si las nubes fuesen un regalo de Navidad y los felices y los infelices suben directamente a los hipódromos eternos por la escalerilla del anillador de gaviotas.
 Cavalo Morto es un lugar que existe en un poema de Lèdo Ivo.
Un poema de Lèdo Ivo es el amante de un reloj de sol que abandona de puntillas los hostales de la mañana siguiente. La mañana siguiente es lo que iban a decirse aquellos que nunca llegaron a encontrarse, los que aún así se amaron y salen del brazo con la brisa del anochecer a celebrar el cumpleaños de los árboles y escriben partituras para el timbre de las bicicletas.
 Cavalo Morto es un lugar que existe en un poema de Lèdo Ivo.
Lèdo Ivo es una escuela llena de pinzones y un timonel que canta en el platillo de leche. Lèdo Ivo es un enfermero que venda las olas y enciende con su beso las bombillas de los barcos. En Cavalo Morto todas las cosas perfectas pertenecen a otro, como pertenece la tuerca de las estrellas marinas al saqueador de las cabezas sonámbulas y el cartero de las rosas del domingo a la coronita de luz de las empleadas domésticas.
 Cavalo Morto es un lugar que existe en un poema de Lèdo Ivo.
En Cavalo Morto cuando muere un caballo se llama a Lèdo Ivo para que lo resucite, cuando muere un evangelista se llama a Lèdo Ivo para que lo resucite, cuando muere Lèdo Ivo llaman al sastre de las mariposas para que lo resucite. Háganme caso, los recuerdos hermosos son fugaces como las ardillas, cada amor que termina es un cementerio de abrazos y Cavalo Morto es un lugar que no existe.

lunes, 11 de febrero de 2019

Antonio Lozano, a los 62 años

A los 62 años, después de una larga enfermedad, nos ha dejado Antonio Lozano, nacido en Tánger y residente en Agüimes, donde fundó su festival de teatro y también el de narrativa oral. Traductor, novelista, buen conocedor de la literatura africana, ha sido una pérdida importante para la cultura canaria. Fue concejal de Cultura, catedrático de Francés en enseñanza media y sobre todo un activista cultural. Descanse en paz. (Foto: Canarias 7)

Las motos en la carretera y Google nos manda al Limbo


El doble accidente del suroeste de Gran Canaria, cuando dos motos chocaron de frente con el resultado de cuatro muertos, debe hacer reaccionar a los usuarios de las carreteras de esta tierra, en especial a los moteros. Cuando en toda España acaba de reducirse el máximo de velocidad de 100 a 90 kilómetros/hora en vías estrechas que solo tengan un carril para cada dirección, convendría fijarse en la orografía de las islas, esas carreteras con trazado de montaña, curvas y cuestas, cuestas y curvas con escasa visibilidad, en las que en ningún caso se debería pasar de los 50 por hora. La carretera es de todos: de los moteros, de los ciclistas, de los automovilistas, de los guagüeros, de los camioneros, de los prudentes y también de los imprudentes. Además no hay que olvidar que nuestro clima es muy cambiante, y sin previo aviso pueden surgir las calimas, las nieblas, los chubascos repentinos, el viento, etcétera, factores todos que inciden en la conducción. El respeto y la calma deberían ser los patrones de conducta, máxime en las calzadas irregulares de nuestra tierra, la mayor parte de ellas dañadas por el poco mantenimiento de los años de la crisis, vías con baches y con mucho tráfico porque nuestras islas capitalinas están superpobladas, y los turistas también conducen. Están bien las reuniones de moteros los fines de semana, esas caravanas que visitan los pueblos y quedan para comer y estirar las piernas en algunos de los municipios con bellos paisajes. Pero entre todos tenemos que reflexionar acerca de los límites: en primer lugar el estado de la ruta, las circunstancias meteorológicas de cada día, la abundancia de curvas, la escasa visibilidad en algunos tramos, el trazado casi siempre peligroso en los pueblos del interior. Estamos empezando el año pero los cuatro muertos de los últimos días habrán de sumarse a otras víctimas de la inconsciencia en los próximos meses, con lo cual al cabo de todo el 2019 podrían salir unas cifras preocupantes.
Cuando vemos esas caravanas de moteros por las carreteras de las islas sentimos cierta envidia: de su espíritu cooperativo, de las ganas de disfrutar los parajes, los montes y las playas. De su juventud, pues todos los que se suben en una moto tienen espíritu juvenil aunque pasen de los 70. Pero, claro, también sabemos que en las ciudades algunos que van en moto sobrepasan la velocidad establecida y además en ocasiones hacen mucho ruido y contaminan bastante con los gases que desprenden sus motores. En la circunvalación y en las autopistas de aquí observamos con frecuencia conductores de motos que se lanzan más allá de la velocidad permitida. Y no dejamos de pensar que quienes van en moto tienen un problema: carecen de parachoques porque ellos mismos con la exposición de sus cuerpos son los parachoques sobre el asfalto. De ahí que ir en moto exija cierto autodominio y, sobre todo, no sobrepasar los límites.
Internet es una jungla en la que nada es verdad ni mentira, en esa jungla hay paraísos e infiernos. Y ahora también, desde el 2 de abril habrá un Limbo amplísimo. Pues con San Google no podía ser tan duradera la felicidad, Google estaba ahí para responder a mil preguntas, para iluminarnos con la verdad, para dejarnos tener nuestros archivos y nuestros perfiles, para permitir nuestros blogs. Y ahora nos amenaza con mandarnos al Limbo el 2 de abril, lo cual está muy mal. Mi mujer, atenta, dice: No te preocupes que eso seguirá existiendo, pero habrá que pagar. La lógica femenina es apabullante, irresistible. Algunos amigos se lamentan ya: oye, parece que se cierra Google. Añaden: es una pena que esta red no supiera crecer y se adaptara a los nuevos tiempos. Así es más que probable que muchos usuarios y seguidores se queden en el camino.
Quien suscribe, con una abultada edad, no se fía siempre de las cosas de internet. Pues ya ha recibido algún daño al usar una Visa oro, que gente astuta fue capaz de utilizar para cobros indebidos, hubo que ir a Comisaría a denunciar y se recuperó la suma a los cinco meses. Quien suscribe no está predispuesto a  usar aplicaciones cuando se dirige a una oficina bancaria y, al ver que no hay empleados al estilo antiguo sino poco personal delante de ordenadores robotizados, se queda patidifuso, máxime cuando la chica le dice: descárguese la app si quiere operar. No, si yo sé hacer operaciones en el cajero, pero hay otras cosas que no sé. Descárguese la app, insiste. Qué tiempos. En la tercera edad los bancos deberían saber cuidar a los clientes veteranos, con cuentas desde hace cuarenta años.
Nos iremos al Limbo, pero el Limbo no es tan mal lugar. El Limbo, el espacio al que irían los niños sin bautizar, el Limbo, el lugar de las almas nobles. Pero, si no hemos entendido mal, el Vaticano ya declaró hace años que el Limbo no existe, pues el lugar reservado para los niños que morían sin ser bautizados ha sido clausurado, la autoridad papal rectifica y señala que la misericordia divina basta para enviarlos directamente al cielo. De este modo, pierde su sentido aquella frase que nos estaba destinada a los que somos despistados: estás en el Limbo. Es más: tenemos entendido que el papa polaco afirmó que el Infierno tampoco existe, aunque luego vino el papa alemán que, al ser un poco más cabeza cuadrada, dijo que la cosa no estaba clara. Las divagaciones teológicas del Vaticano son tan complicadas como la resolución del asunto Venezuela y el asunto catalán. Claro que uno piensa que si el Estado fue capaz de derrotar a ETA, después de que la banda contara más de 800 muertos en su haber, también será capaz de reconducir la algarada de Puigdemont y compañía. Porque, a fin de cuentas, todo comenzó cuando Artur Mas pidió para su tierra el mismo trato fiscal que Euskadi, administrar sus impuestos y revertirlos en su comunidad. Ante la negativa, la estrategia del victimismo se disparó. Y así hasta nuestros días.
Estamos ante días especiales, no solo con el juicio a los presos del “procés”, sino, sobre todo, porque Venezuela sigue siendo una segunda patria para nuestra gente. Tiene que haber soluciones para el país que tuvo en el bolívar una moneda más fuerte que el franco francés, Venezuela que nos libró de tanta hambre, que nos dio acogida y fabricó un futuro para miles, cientos de miles de emigrantes.

martes, 5 de febrero de 2019

Antes de que Google nos mande al Limbo, disfrutemos con dos vídeos de Theodorakis con poetas griegos

Antes de que Google nos mande al Limbo el próximo 2 de abril desactivando nuestros blogs y nuestros trabajos de tantos años, disfrutemos con dos vídeos de Theodorakis, el genio griego de 94 años que ha hecho versiones eternas de grandes poetas: desde Neruda a Seferis, Elytis y otras voces ancestrales de su país, el fundador del pensamiento, de toda la cultura occidental. La gran poesía de Grecia, la gran canción.





lunes, 4 de febrero de 2019

Un canadiense escribe un poema desconocido sobre Canarias

Samir Delgado /México

El joven poeta canadiense Peter Chiykowski escribió un poema desconocido sobre
Canarias que fue incluido en la antología de la mejor literatura canadiense en inglés
de 2011. Todavía sin traducción al español el poema titulado Notes from the Canary
Islands habla de amor y del deterioro ecológico a nivel planetario. Muchos han sido
los escritores de habla inglesa que han aportado su testimonio vital sobre el paisaje
insular y la órbita atlántica del archipiélago, buena parte de la creación literaria en
el idioma de Derek Walcott ha generado en cada momento histórico la existencia
de lugares privilegiados para el imaginario universal y Canarias ha sido uno de esos
enclaves evocativos por excelencia. Las islas de cualquier latitud constituyen un
referente para el ensueño y no han sido pocos los estudios sobre el papel de la
geografía insular en la obra literaria de muchos creadores extranjeros. Más allá de
la mirada interior que los poetas canarios han forjado durante siglos para fundar
un espacio propio de tradición lírica, hay escritores que visitan las islas a través de
los libros y logran eternizar la experiencia de habitar durante una temporada el
aislamiento que provoca el designio volcánico. Entre los poetas canadienses Peter
Chiykowski representa uno de los testimonios más recientes, el autor que reside en
estos momentos en Londres ha sido galardonado en varias ocasiones por su
creatividad en la novela gráfica y desarrolla su labor profesional en el ámbito del
dibujo y la ciencia ficción. Su poema desconocido sobre Canarias traslada la imagen
de la isla a una lejanía necesaria, el océano amenazado por el imperio del petróleo
se repite como símbolo de la fragilidad ecológica, con una tortuga enredada por los
cables de la civilización y la llamada telefónica que trasciende como detonante del
poema. El joven autor nunca ha visitado Canarias realmente pero la denominación
exótica de las islas vuelve a reiterar el valor de paradigma que ha protagonizado
para autores de diversidad de procedencias.

Entre los poetas canadienses de mayor renombre existen otras voces singulares que
han aterrizado de algún modo sobre suelo canario, el autor Charles Olson ya
conocido por la crítica especializada en los estudios literarios conectaba Gloucester
con las raíces guanches, una mirada mítica que hacía de ambas orillas un espacio
inédito. Al igual que la autora canadiense en lengua francesa Nicole Brossard,
quien visitó Tenerife y Gran Canaria en diciembre de 2002 para incluir la
atmósfera de las islas en su libro de viajes titulado Camino a Trieste, traducido y
publicado en México tres años después. Para unos y otros las islas atesoran un
ingrediente fundamental para la escritura, el lado genuino de un territorio sin más
frontera que el azul del cielo y el mar, una localización física que redunda en la
imagen del acantilado como límite abierto a todos los infinitos. Para el joven poeta
canadiense Peter Chiykowski el mundo podría estar contaminado un poco más
debido a un amor innecesario que atraviesa el frágil hilo de conversación consigo
mismo a través del poema. Y Canarias suma otro apellido a su catálogo de
escritores extranjeros que han visto, más cerca o más lejos, unas islas que también
se reinventan cada día a través de las palabras, de otras lenguas y otros confines
que las sueñan.
(De La Opinión de Tenerife)

Los billetes de 500 desaparecen y el paro baja


Una de cal y varias de arena, así es la vida. En las buenas noticas, hemos sabido que el paro ha registrado un importante descenso, aunque todavía es muy superior a la media europea. Y otras de arena: el año que acabamos de inaugurar va a suponer un cierto retroceso en el crecimiento que habíamos iniciado. Tampoco es buena cosa que aun existan muchas dudas sobre si Podemos y los independentistas votarán a favor de los presupuestos generales del Estado, lo cual podría provocar que se celebraran elecciones generales antes de Navidad y por supuesto que ello también genera incertidumbre. Además, el Banco de España vaticina que esos presupuestos ralentizarán la economía, a lo que se unen los empresarios afirmando que el incremento del salario mínimo interprofesional originará paro.
Hemos sobrepasado la difícil cuesta de enero y ahora viene la minicuesta de febrero, más alegre porque es la víspera de los carnavales. El Brexit es otro lío pendiente, de trascendencia similar al “procés” de la independencia de Cataluña, los británicos siguen pidiendo cosas a la UE, casi tan insaciables como los catalanes. Hay nubarrones en el horizonte, probablemente la economía se resentirá si se cumplen las malas predicciones del Brexit, con la significativa disminución de turistas y la desaceleración del crecimiento. Las pensiones se revalorizarán en plan de chiste y las consecuencias de la crisis no se han despejado del todo. En medio de este panorama, nos llega la noticia de que van a dejar de circular los billetes de 500 euros, a los que popularmente se les llamó Bin Laden porque casi nadie los había tenido en sus manos. Los que hicimos alguna operación inmobiliaria en aquellos años de la burbuja, los vimos fugazmente. Luego era imposible pagar con ellos una cena en un restaurante o una compra en el supermercado, porque no tenían cambio. Los billetes lucían un aspecto sospechoso, gran parte de ellos circularon solo en España. Y desde ahí se podía pensar lo peor: que grupos mafiosos los estuvieran utilizando para lavar dinero procedente del tráfico de drogas, que, dado que ocupaban poco espacio, la gente muy rica los moviera de aquí para allá, por ejemplo los Pujol los llevaban en bolsas de basura y en mochilas hacia su refugio de Andorra. Y si sabíamos que favorecían las operaciones criminales ¿por qué se ha tardado tanto en tomar la medida de eliminarlos? Por supuesto que eliminar esos billetes no va a acabar con el crimen, pero se elimina un instrumento que ha sido útil. Es un avance en la lucha contra estas actividades, apuntan los técnicos de Hacienda. Por esta razón, se lamenta que el Banco Central Europeo no haya aprovechado para retirar este dinero de forma acelerada, forzando a sus tenedores a aflorar los billetes provenientes de actividades ilegales.
La decisión del BCE de iniciar la cuenta atrás hacia la retirada está ligada a la percepción de que han sido un instrumento muy beneficioso para la comisión de delitos. La policía ha comprobado que muchas veces han sido incautadas grandes cantidades de dinero en estos billetes a acusados de corrupción, evasión, tráfico de drogas y otras actividades delictivas. A fin de cuentas, eran poco democráticos, iban a parar siempre a las mismas manos. Hay que anotar que este auge y caída de los binladen en España no pueden explicarse sin atender al boom del mercado inmobiliario, que se convirtió en la primera década del siglo XXI en el gran motor de la economía nacional, y a la costumbre de escriturar por debajo de precio y pagar una parte en negro, para lo que eran muy útiles.
La circulación de esos billetes de 500 en España se ha reducido un 72 por ciento, mientras que la media en la Eurozona es del 15 por ciento, observa el secretario general de Gestha (el sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda), quien subraya que este auge y caída en nuestro país no pueden explicarse sin atender al boom del mercado inmobiliario, que se convirtió en la primera década del siglo XXI en motor de la economía nacional, y a la costumbre tan española de escriturar por debajo de precio y pagar una parte en negro, para lo que eran muy útiles estos billetitos. Es con el pinchazo de la burbuja con el que se inicia un descenso en la circulación aquí, cuando habrían prescrito los delitos de evasión fiscal cometidos en los años del boom. A partir de ese momento quienes los detentaban ya podían gastarlos alegremente, solo teniendo cuidado en no dejar rastro de ellos, aquí hay excesivas amnistías fiscales mientras los currantes sostenemos el sistema con nuestros impuestos. Y como no hay demanda para ese dinero, sale de circulación. Pero la pérdida de importancia de esos billetes no es un fenómeno particular de España, sino una realidad en la Eurozona. Si a finales de 2015 eran algo más de 306.000 millones los que se movían, hoy esa cifra se reduce al entorno de los 260.000 millones.
El 19 puede ser un año mediocre, tirando a malo. El gobernador del Banco de España ha considerado que la economía continuará en una fase alcista, aunque ha avisado que la creación de empleo se moderará debido, en parte, al aumento del Salario Mínimo Interprofesional. Y si Canarias va a perder algo así como un millón de turistas debido a que los países competidores –Egipto, Túnez, Marruecos, Turquía, etc.- se están recuperando, la posible solución consistirá en echar mano de los peninsulares, que debido a la crisis se habían espantado en los últimos años, y que con la mejora de la situación podrían regresar. Turquía, Egipto, Túnez y Marruecos disponen de más ventajas en cuanto a vuelos, y los hoteleros saben que ahora vendrán tiempos de beneficios pausados. El sector estima que no debe bajar los precios y se tiende, por tanto, a mantener visitantes consolidados y ganar otros con mayor capacidad adquisitiva que los que venían.Tras un par de años de crecimiento mundial, parece que se volverá a producir una divergencia en el desarrollo de los diferentes países. EE UU será, una vez más, la locomotora, el crecimiento estadounidense rozará el 3 por ciento gracias a los estímulos fiscales, aunque este viento de cola irá perdiendo efecto en un entorno monetario cada vez más restrictivo. Europa se defiende apenas y el ritmo de desaceleración en EE UU debería ser menos pronunciado. China también moderará su crecimiento, a pesar de que continuará por encima del 6 por ciento.

martes, 29 de enero de 2019

Argentjna: Manchuria de América

Eduardo Sanguinetti, filósofo, poeta y artista - Buenos Aires

La plasmación de los valores que predicaba la otrora democracia, solo son “sueños altruistas”, guardados en la memoria de la historias que jamás se han legitimado en acto... si por democracia entendíamos el ejercicio del poder por parte del pueblo, que no esté dividido en clases ni estadios, es claro que permanecemos a años luz de una democracia real... permanecemos en un régimen totalitario, bajo una dictadura de clase, que se impone con violencia, incluso cuando el instrumento de esa violencia es institucional y constitucional... en fin, hablar de democracia hoy no tiene sentido alguno, para quienes no nos engañamos con discursos estúpidos, reduccionistas y especulativos, que siembran caos en el caos... el gobierno se ha convertido en una ONG del caos y la desmesura fascistoide caníbal... todo lo que nos ofrecen los psicopáticos medios de publicidad, es escatológico, consumido con frenesí, por millones de adictos a la desmesura y la alcahuetería... cualquiera, menos un talento, conduce programas, donde el sentido no existe, solo experimentar la sensación de vacuidad y hastío de una comunidad.
Ya no más predicación de valores originales, lo que supone preferir lo sustancial y posponer lo aleatorio. Para esta democracia simulada, solo vale que el procedimiento sea coincidente con el sistema de normas. La corrupción que pulula por todas partes se produce cuando el sistema normativo cae en desuso. Nos hemos transformado en sociedades anónimas… nos gobiernan gerentes, que obedecen a directores de corporaciones fantasmas… ¿cabe alguna duda?
Pues bien, asistimos a un cambio sustancial del concepto de democracia, ella dejó paulatinamente de lado ese núcleo vital de valores a preferir, para reducirse a una maquinaria de gobierno, a una democracia procedimental, donde los presidentes, ministros y gobernantes, ya no importa sean políticos, clowns o taxi boys, son sujetos-objetos del sistema… las decisiones las propone la Corporación S.A., que dicta y rige, el resto: mera humanidad, sedimento de una memoria ausente, que habitan en la civilización de la 'cosa', envasada con fecha de vencimiento.
Juicios y parcialidades, víctima a cada instante de sus repugnancias y fantasmas, a los que convoca, Macri, quién ha degradado una historia, la argentina, ya de por sí confusa, en su ficcionalización, en “la sombra de una grotesca representación”, con la aprobación de funcionarios de toda especie, traidores y cobardes, que han pactado y pautado, a espaldas de un pueblo temeroso, el devenir de un tiempo de “entrega y sumisión”, de "represión y censura".
Tendrá alguna idea este presidente, que el núcleo sustancial y esencial del “drama argentino”, es construir desde la educación una cultura de excelencia, desde la universidad, los colegios públicos y centros culturales, reflejados en un profesorado que garantice idoneidad, capacidad y rigurosidad, ante la emergencia del instante, a un estudiantado dinámico y con ánimos de sentar las bases de una política de autodeterminación y emancipación cultural, donde la exclusión de los auténticos intelectuales deje de tener lugar... detrás de la exclusión económica del escritor, se esconde una larga exclusión de la escritura en el nivel del imaginario.
La escritura en sí, hoy en la Argentina de Macri, no tiene status, no vale más que por su soporte escénico (hablado o cantado). En consecuencia si hablamos con propiedad y sin vueltas, el escritor no tiene lugar en esta sociedad. Sartre desarrollaba a propósito de Flaubert el concepto de neurosis objetiva como motor de la escritura, creo no se equivocó. En fin, quisiera irme de este país y esta sociedad de la miseria, del despotismo y de su secuela, el embrutecimiento sin vigor... irme de un lugar, donde la razón es un crimen y el disenso, el mayor enemigo del Estado... todo este régimen es extremadamente despótico, pero hay que convencerse de que Argentina es la "Machukuo" de América... lamento que carezca de mandarines letrados... el espacio cultural de esta simulada Democracia, está destinado a una fauna travestida, discriminadora y fascista, que no da lugar a la diferencia, en términos de conocimiento y pensamiento... bestias fascistas que conforman al pestilente farándula argentina, asimilada a la brutalidad del gobierno en acto de destruir todo vestigio de llegar a ser "uno: uno mismo".
Cuánto más compromiso existe en el intelectual, eliminador de espectros y banalidades, en su obra, más se añade al trabajo una reflexión sobre el motor de la escritura y el estatuto del escritor excluído y eliminado del acontecer programado, de la vida de una comunidad esclava y avara de la vida en libertad y verdades-verdaderas... El resultado de la exclusión del escritor, es la sátira, la ironía en su exilio interior, poético y patético... todo lo comentado, acontece en el peligroso marco de la evolución y entronización del fascismo, ya instalado en la región.
El resultado es claro: el repliegue a una posición anarquista cuya violencia afectiva puede volverse inquietante, tan solo por el solo hecho de presentirla el ciudadano cobarde, cuando la comprobación de la impotencia oscila en el sueño de la omnipotencia. Esta serie de exilios, nutridos de una poética de estremecimiento, frente a una realidad que muta día a día, siempre a favor del artificio y lo banal, elevados a símbolos, monstruos que acechan y eliminan cualquier posibilidad de diálogo y de dar espacio a la diferencia de sexo, sangre y soplo... un despliegue a una posición al borde del silencio y a una tendencia a la ficcionalización permanente de lo real... es el terreno en el cual se colocan las escrituras individuales, cualesquiera que sean, incluso la mía.

lunes, 28 de enero de 2019

La soledad, enfermedad de nuestro tiempo


Incluso en nuestras ciudades, tenemos la impresión de que de año en año se incrementan los sin techo, generalmente hombres de mediana edad y edad avanzada que duermen de noche en las aceras, protegidos por cartones y papel de periódico, a veces nos encontramos la sorpresa de que también hay alguna mujer entre ellos. Son seres a los que la vida ha conducido a la marginalidad. El centro de Madrid está cada vez más sucio y, pese a la crudeza del clima, cada vez más lleno de vagabundos. En las capitales canarias también se aprecia el fenómeno, en las calles próximas al Parque de Santa Catalina es muy visible. Claro que en los países nórdicos los vínculos familiares se destruyen con más facilidad que en la Europa del sur, en los países latinos no es tan cruda la realidad. Y detrás de cada una de esas personas suele haber un drama personal: alcoholismo, toxicomanías, divorcio, pérdida del entorno de familiares y amigos. Eran gente que llegaron a tener sus trabajos, sus mujeres y sus hijos, pero lo fueron perdiendo todo. Las contradicciones abundan en nuestro entorno: tenemos cada vez más tecnología pero como somos víctimas de los tiempos, también padecemos la hipercomunicación que lleva a la vaciedad, se nos vienen encima bosques de palabras escuchadas en las tertulias sin que sepamos claramente qué nos quieren decir. Tiempo de noticias falsas y de conspiranoias, ese cuestionamiento de la realidad. Por ejemplo: el hombre nunca pisó la Luna. Con tanta tecnología, cada vez nos comunicamos peor. Los expertos señalan que estamos pasando por una edad media de la información pues los soportes que utilizamos para almacenar datos se hacen obsoletos cada vez más rápidamente. La consecuencia es una pérdida de información masiva. Una paradoja ante nosotros: es más viable que sobreviva una carta escrita en el siglo XIX que un guasap o un correo electrónico de hoy.
La soledad es uno de los males de nuestro tiempo, y aunque exista la impresión de que estamos muy comunicados con nuestros semejantes, cada vez hay más solitarios. Por ejemplo, en las ciudades la gente acude poco a los velatorios y a los funerales, en cambio en los pueblos del interior, en los campos, todavía existe una solidaridad casi tribal. No es lo mismo un entierro en la capital que un entierro en Tijarafe o Tejeda, salvo que sea una personalidad muy conocida en la capital el tanatorio estará medio vacío mientras que en los pueblos rurales cada entierro genera un duelo comunitario. Con respecto a todo ello, hace un par de años se estrenó un documental titulado La teoría sueca del amor, realizado por un cineasta italo-sueco, Erik Gandini, que nos habla del terrible drama de la muerte en soledad de muchos habitantes del país nórdico. Según este documental, uno de cada dos suecos vive solo. Uno de cada cuatro suecos muere solo, y el problema es que nadie reclama su cuerpo. En 1972 se lanzó un proyecto del gobierno: La familia del futuro, una política socialista para la familia, cuyos resultados han sido terribles. Era el gobierno de Olof Palme y Suecia era el prodigio socialdemócrata, años después el propio Olof Palme fue asesinado en la calle cuando salía de un cine y su utopía familiar ha traído la consecuencia de la enorme soledad. Suecia, un país rico, paradigma de la sociedad del bienestar, organiza la vida de sus ciudadanos desde la cuna hasta el ataúd. Hay varios problemas en medio: por ejemplo el clima terrible, con inviernos muy duros, lo cual propicia el alcoholismo y también genera una alta tasa de suicidios. Pues la felicidad humana no puede programarse, porque para ser feliz no te lo pueden dar todo hecho, te lo tienes que construir tú con tus aciertos y errores. Dice el sociólogo Bauman, el autor de la teoría de la modernidad líquida, que la felicidad consiste en superar las dificultades, y ello se pierde cuando crecen las comodidades. Los humanos necesitamos luchar.
El documental al que nos referimos habla del manifiesto elaborado en el gobierno de Olof Palme y en el que se apostaba por despegarse de las estructuras familiares anticuadas y buscar la independencia, el valor más sueco de todos. Había llegado el momento de liberar a la mujer del hombre, liberar a la gente mayor de sus hijos, liberar a los adolescentes de sus padres elaborando un manifiesto La familia del futuro, dice el narrador de la película. La idea era que ningún adulto dependiera económicamente de ningún familiar. El principio es muy simple: cada individuo debe sentirse como un ente autónomo y no como un apéndice de su cuidador. Y para lograrlo hace falta crear las condiciones económicas y sociales. Y a partir de ahora solo las relaciones auténticas nos mantendrían unidos.
Ahora sabemos a través de ese documental que una de las primeras consecuencias de este ideal de Olof Palme fue el creciente número de mujeres que acudían a los bancos de esperma para tener hijos sin necesidad de mantener una relación. El banco de esperma más grande del mundo, una empresa danesa, envía por correo el líquido seminal de donantes voluntarios para su aplicación casera. Las mujeres suecas son sus mejores clientas, hacen el pedido y se quedan embarazadas en su propia casa, en estricta soledad. Podremos preguntarnos ¿para qué servirán los hombres en el futuro?
Una agencia estatal se ocupa de buscar a los familiares de los fallecidos a los que nadie reclama. Es duro no tener a nadie que te acompaña en la agonía, solo en un hospital, abandonado en un parque o una cuneta. Los refugiados sirios acogidos se preguntan: ¿Dónde están los suecos? No hay manera de conocerlos. Son casi herméticos, no comunican sus emociones. Pueden estar casados o vivir en pareja, aunque cada uno en una casa diferente. También allí se dan divorcios entre gente muy mayor, por ejemplo en España parece raro divorciarse cuando tienes 75 u 80 años, pero en Suecia sí se observa. Hay grupos que se han ido a vivir a los bosques en comunidad, también hay batidas de voluntarios que buscan a personas desaparecidas los fines de semana. Un famoso cirujano sueco se ha ido a vivir a África, Etiopía concretamente, porque allí se siente acompañado. El sociólogo Bauman dice que estos nórdicos han perdido la habilidad de la socialización, y al final les queda el vacío, la insignificancia de la vida y el aburrimiento. El dinero y el confort no hacen la vida mejor.

lunes, 21 de enero de 2019

Juan Jiménez, poeta, y por qué el regionalismo nacionalista es diferente en Tenerife y Gran Canaria


Juan Jiménez se fue mientras dormía, tuvo esa muerte dulce que muchos desearíamos. Cumplía 78 años, en los últimos tiempos una diabetes muy avanzada le impedía leer y escribir, nos lo contaba cuando lo veíamos en la calle Triana. Al final todo se lo dictaba a su fiel María Castro, aquella mujer del sur a la que dedicó un bellísimo libro en los años sesenta. En aquellos años de lucha y solajero, los niños de las aparcerías iban a la escuela con las manos manchadas de los tomateros. Y alzaba su voz de amor y lucha: Cantero por cantero / te iremos conquistando, / tierra nuestra. / Cantero por cantero / te levantaremos. Por suerte, a Juan Jiménez, a Orlando Hernández y a Francisco Tarajano los pueblos del sur les habían concedido honores, algunas calles en algunos municipios, y a Juan Jiménez el Can de Plata del Cabildo. Aquella gente de Poesía Canaria Última era personal de primer nivel, desde Lázaro Santana a Alberto Pizarro, Alfonso O’Shanahan, Eugenio Padorno, Ángel Sánchez, José Luis Pernas, Fernando Ramírez, José Caballero Millares, Manuel González Barrera, Baltasar Espinosa, Antonio García Ysábal y Jorge Rodríguez Padrón, curiosamente ninguna mujer, gente de una generación valiosa. Juan Jiménez venía de la sequedad, el viento y la penuria, lo dice así: A golpes de mochazo el sol, ardiendo. / A pasos de barranco el sol ardiendo. / El camino lleno de sol, / el mundo lleno de sol, / mis hermanas llenas de sol, / las manos llenas de sol no pueden más. Una poesía íntima y social, épica o contenida según las ocasiones. Compromiso e identidad. Como dijeron Luis Rivero y Pedro Flores, fue un poeta incómodo, con capacidad de análisis, implantación social y verso de calidad. El coraje de la pelea contra el sistema, el interminable franquismo.
Enero es un mes de muchas despedidas. A primera hora en el tanatorio coincidimos Lázaro Santana, Emilio González Déniz y Rosario Valcárcel. Estaba también el presidente Antonio Morales, uno de los pocos políticos que admiro, por su percepción de la cultura popular, por su defensa de la isla, por su honestidad personal, por su batalla por conseguir los equilibrios regionales, esa eterna discrepancia con el presidente Clavijo, en cuya misión hereda el impulso de Bravo de Laguna. Hace mucho que Gran Canaria se considera ofendida por los repartos, el hecho de que el presidente de la comunidad ha de ser tinerfeño, la política de sedes y personal, muchas cuestiones que vienen de lejos.
Por otra parte, cuando en 1987 me concedieron el premio Leoncio Rodríguez de artículos periodísticos convocado en Santa Cruz de Tenerife por el diario El Día coincidí en la cena con Elfidio Alonso, compañero que había sido en el periódico, con Adán Martín y Manuel Hermoso. El Día era un periódico liberal, regionalista y pionero de muchas cosas, por ejemplo fue el primer periódico que apostó fuerte por tener una redacción en la otra isla capitalina. Ernesto Salcedo le había quitado el yugo y las flechas y fue entrando gente muy joven, alumnos de la Escuela de Periodismo de La Laguna. Eran también los tiempos inaugurales de lo que luego fue Coalición Canaria y Tenerife comenzaba a bullir de entusiasmo. Era la hora de Tenerife, se oía por todas partes. Gran Canaria era la isla más poblada, había liderado las cifras de las recaudaciones durante largo tiempo, poseía una dinámica comercial importante, fue la primera en la industria turística, era la capital económica del archipiélago. A la hora del postre me tocó decir unas palabras sobre la región, la cultura y el futuro que deseábamos para nuestra tierra. Cuando terminé, tanto Elfidio como Adán Martín y Manuel Hermoso trataron de explicarme que justo lo que yo decía era el proyecto que ellos tenían para la región. Es decir: profundizar en las raíces, apoyar la identidad cultural, fomentar la solidaridad entre las islas, luchar frente a los antiguos complejos y ponerse a crecer. También estaban claros los límites: en el Club Prensa Canaria, que yo dirigía, intervinieron con frecuencia Hermoso y Adán Martín. Este último dijo: “Si Canarias fuera independiente, descenderíamos al nivel de Cabo Verde.”
Ahora, más de 30 años después, confirmamos que el movimiento regionalista-nacionalista de Coalición Canaria y de Nueva Canarias es en esencia diferente. CC nació de las agrupaciones del carnaval, la fuerza de los barrios, e integró a políticos que venían de la UCD de Adolfo Suárez mientras que lo que ahora es NC vino de las reivindicaciones del sur, un movimiento que tenía que ver con la marginalidad y la pobreza, con las luchas sociales. CC lleva mucho tiempo instalada en el poder y ello ha podido ser significativo en el despegue turístico y económico de Tenerife mientras que Gran Canaria es una isla de votante poco ideologizados que han dado mayorías al PSOE, a Unión del Pueblo Canario y a José Manuel Soria, pero nunca ha tenido una fuerza unitaria como ha disfrutado la otra isla. Simplificando mucho podríamos estimar que ATI-CC acoge a clases medias y medias altas, la burguesía platanera, mientras que Asamblea Canaria-ICAN-Nueva Canarias nació de más abajo, de gente trabajadora, clases medias bajas, la aparcería tomatera. El amigo Pedro Lezcano, ateo y comunista, fue el ideólogo de aquel partido, AC, que en Telde agrupaba a sindicalistas, cristianos de base, gente que venía de la izquierda digamos tradicional. CC y NC querían luchar por las islas, pero la procedencia ideológica de ambas era muy diferente. En las islas occidentales había fuertes vínculos con los sectores de tradición, las clases medias, mientras que en Gran Canaria lo que se estaba fraguando venía de la necesidad y de los sectores progresistas. Un partido más a la derecha y el otro más a la izquierda.
Echamos de menos aquella fuerza innovadora que trajo el regionalismo nacionalista en los ayuntamientos del sur de Gran Canaria. Desde los años ochenta Telde, Agüimes, Ingenio y Santa Lucía de Tirajana fueron punteros en la acción cultural, en la defensa de tantas cosas importantes que hoy parecen casi olvidadas. El regionalismo-nacionalismo canario tuvo tiempos mejores en el Congreso de los Diputados, ahora con una raquítica diputada por Tenerife, Ana Oramas, y con un Pedro Quevedo por las islas orientales, CC ha conquistado espacio en las islas de la provincia oriental y, en correspondencia, NC se abre camino en las islas occidentales. Ahora, con más partidos en liza, mucho tendrán que luchar para mantener el impulso, la raíz identitaria.

(Foto: Antonio Morales, centro)


lunes, 14 de enero de 2019

Identidad, memoria e islicidad: un debate en el Museo Domingo Rivero

Dice la Real Academia que el término identidad tiene cinco acepciones, y entre ellas destacamos dos: identidad es el conjunto de rasgos propios de un individuo o de una colectividad que los caracterizan frente a los demás, así como también es la conciencia que una persona tiene de ser ella misma y distinta a las demás. Si la identidad de una comunidad viene dada por dos factores esenciales –memoria y paisaje– en estos tiempos tal sentimiento no escapa de la tendencia a la globalización. En el concepto de identidad cultural entran la historia, la sociología, la arqueología, el folklore, el clima, el deporte, toda la percepción de la realidad que tiene una comunidad concreta. Decíamos que en el desgraciadamente extinguido Museo Domingo Rivero se celebraron unos debates sobre el concepto de memoria y paisaje que conforman el sentimiento de Islicidad. Nuestro amigo y antiguo compañero el periodista José Rivero se empeñó en abrir este espacio de homenaje y rescate de su abuelo poeta a la vez que creaba un espacio de convivencia abierta. Durante más de cinco años en él se celebraron múltiples y variadas convocatorias de música y canto, sesiones de cine, presentaciones de libros, debates o exposiciones de arte con la participación de personajes tan significativos en nuestro panorama como Pedro Schlueter, Pepe Dámaso, Guillermo García-Alcalde, Diego Casimiro o Rosario Valcárcel, allí frecuentaban los artistas plásticos, los poetas, ensayistas y narradores. Pepe Rivero apostó por la gente joven que no encontraba un espacio donde presentar sus creaciones, por las visitas escolares y la memoria familiar, que de generación en generación se ocupó de conservar objetos personales, fondos de su biblioteca e incluso muebles del propio poeta. Colectivos como la NACE crearon allí una base de actividades pero la muerte del compañero periodista trajo al poco tiempo la clausura de una institución que había ganado un público estable. Este cierre fue una decisión lamentable.
Hay quienes niegan la identidad cultural, máxime en estos tiempos en que la globalización nos permite por ejemplo ver aquí casi los mismos 200 canales de TV que puedan contemplarse en Norteamérica. De acuerdo con los flujos históricos, la identidad es un proceso abierto, en construcción y deconstrucción.  ¿Por qué escribimos Isla con mayúscula? Debe ser para suprimir el sentimiento de pequeñez geográfica, para alzarnos contra los mil doscientos kilómetros que nos separan de Huelva, es decir del continente europeo. Fuerteventura está a poco más de 100 kilómetros de Marruecos,  aunque las islas más occidentales están casi a 500 de África.  La atlanticidad y el mestizaje son los ejes de nuestra forma de mirar el mundo. Y uno de los principales errores del independentismo desde Antonio Cubillo consistió en vincular una futura emancipación del archipiélago con la adopción del africanismo cultural.
El espacio atlántico es el que trajo a nuestros pobladores, desde los norteafricanos a los conquistadores, desde los portugueses a los genoveses o los comerciantes de Flandes, Malta, Gran Bretaña e Irlanda, los esclavos berberiscos y negros de los ingenios azucareros, el camino de ida y vuelta con América. Está claro que si no nos hubiesen conquistado los españoles lo habrían hecho los portugueses, los normandos o los británicos. Y al cabo de cinco siglos, lo hispano ha generado aquí un sedimento nada desdeñable de identidad. Claro que la literatura y la historicidad de Canarias han sido relegadas con frecuencia, y el intento de desvelamiento de nuestra identidad ha sido silenciado, incluso por nuestras universidades. Ya lo estimaba el psicólogo Manuel Alemán: Canarias posee una identidad “neblinada”. Decía: “La interpretación falseada de nuestra historia, el peso de las culturas impuestas, la domesticación de las ideologías, la infravaloración del modo de ser del canario han interferido como factores neblinantes de nuestra identidad canaria”, en el libro Psicología del hombre canario.  Es como cuando se plantea que somos aplatanados o poseemos un síndrome de inferioridad, todo lo cual se construye a través de un largo proceso, y por eso la toma de la identidad real supondrá esfuerzo. Pero este proceso difícilmente podrá llevarse a cabo a través de Frantz Fanon, el pensador de Martinica que ayudó a la independencia de Argelia y que teorizó sobre el colonialismo y la liberación de los pueblos, con su análisis sobre la descolonización y la psicopatología de la colonización. En ese sentido, discrepábamos de Alemán.
En relación el debate sobre Islicidad fueron parte importante el arquitecto Alejandro García Medina y el cronista José Luján, apoyados por la NACE y la Escuela Luján Pérez, y de este modo lograron reunir con un grupo de contertulios que intentaron hablar de ese nuevo vocablo: la “islicidad”, es decir, la esencia del espacio insular como condicionante de los comportamientos humanos, el arte, la cultura y la sociedad. Islicidad y atlanticidad serían entonces términos complementarios. Alejandro es hombre de dibujos, su blog se titula 1000000dedibujos.blogspot.com y en él se expresa dibujando cosas de aquí y del mundo. Opina que el medio, las circunstancias, el entorno geográfico, paisajístico, social y cultural, han influido, influyen e influirán en el modo de ser, de percibir y de afrontar la creación artística de los que habitamos esta isla, o cualquier otra. Algo equivalente a la relación conceptual entre persona y personalidad podría ser la relativa a isla/islicidad. José Luján tomó la iniciativa de convocar y dirigir este foro a raíz de la publicación de nuestro libro de ensayos La literatura y la vida, Mercurio Editorial, 2015, en el que se incide sobre estos conceptos.
El medio natural, las circunstancias geohistóricas, el entorno geográfico, paisajístico, social y cultural, han influido, influyen e influirán en el modo de ser, de percibir y de afrontar la creación artística de los que habitamos esta isla, o cualquier otra. Al que fuera amigo y colega Rafael Arozarena le oímos decir que los canarios tenemos un especial sentido de la existencia, nosotros morimos de uno en uno, lo cual quiere incidir en nuestro individualismo, en la poca capacidad para generar empresas colectivas. También es cierto que estas islas padecen el síndrome de haber pasado del Neolítico al Renacimiento sin estados intermedios, el aislamiento durante siglos y las penalidades de la historia –epidemias, sequías, emigraciones, invasiones piráticas, volcanes, etc- han generado un cierto sentimiento dramático de la vida, que es contrarrestado con el apego a la música y el folklore, la alegría de las parrandas y las fiestas populares. Parece claro, entonces, que todas las islas del mundo generan unas constantes sobre quienes las habitan, y por ello de alguna forma influyen en las expresiones creativas.

(Foto: Pepe Rivero, fundador del Museo)