viernes, 3 de agosto de 2018

4 poemas (existenciales y eróticos) de Rosario Valcárcel en Nicaragua

En Managua ha sido editado el libro El placer, la dulzura y la belleza. Partido de la belleza. Se trata de una antología coordinada por José Ángel Pineda, en la que participan cinco poetas: Rosario Valcárcel, Miguel Gómez Da Luz, Olivia Cortés Rubio, Rolando Germán Santini y el propio José Ángel Pineda Rizo.
El antólogo explica que el libro es una mezcla de "la sensibilidad social, lo sensual, lo erótico, lo amoroso del sentimiento versado, lo cual hace una importante mixtura de valores, donde las letras y las palabras juegan con las diferentes estructuras líricas. Y el gesto más noble: la solidaridad.

NIÑA IRAQUÍ EXTRAÑA A SU MADRE
Poema de la paz

Igual que un escultor, la niña cincela
en el suelo, teñido de orfandad
y muerte,
la silueta de su madre.

Luego, deja fuera las sandalias
y se recuesta como bestia herida,
en la piel hueca
de su corazón.

Y escucha la desnudez de la vida,
el diluvio de los cañones,
las fauces de dos mundos
que, desgarrados por su fe,
las separan.

Entonces comprende que, sobre su lecho
sagrado, vive dentro de lo que no ocurre;
deduce entonces que nada le puede suceder.

LAS ISLAS DOMINICANAS

Las islas dominicanas escaparon
de los nombres, las esgrimas de tiranos,
las dádivas y las mentiras.
La traición del cielo.

Atormentada, busco la figura
de mi abuelo, un gavillero,
un forajido alzado, un ser
sin poder habitar.

Conjuro su memoria, la sombra
de la guadaña, los alaridos
de unas palmeras que, arrancadas de raíz,
lloran la codicia y la tutela.

EL TODO INCLUIDO

Un hombre negro y flaco entra en mi lecho,
con ruido sigiloso y gestos de ópera
me despierta.
Quiero huir,
desata mi camisón,
aparta mis muslos, me besa.
No sé cómo huir.
Intento escaparme, pero
forcejea mis palpitaciones,
rasga mi soledad.
Los momentos furtivos desaparecen.

Y cuando murmura: abrázame
apretado, muévete suavemente,
me ahogan los espasmos de la pasión.
Busco el alivio,
imploro como bruja famélica,
trepa mis lomadas y vergeles,
Se balancea como el viento.

Me hago la muerta
e igual que la naturaleza requemada
de sol, entreabro mi arcano rociado
del líquido de la simiente.

No sé si fue real o lo soñé:
¿acaso el Todo Incluido puede llevar
consigo soledad y olvido?

UN ENCUENTRO BREVE

Muro de cal junto a la ermita
sobre una fosa de dolor,
mi cuerpo virginal yacía.
Flotábamos: huesos y fantasmas.
Las tentaciones acechan, flores en los nichos.
Eros y Tánatos envuelven el instante.
Aullidos de gatos en celo,
rescoldos de embriaguez.
La ola del sexo nos hizo maullar.
Ánimas en pena bailan por la eterna
misericordia, la vida efímera.
Siento un frío siniestro.

El musgo goza de vida propia.
La naturaleza resucita y muere.
Yo no sé lo que significa quererte
pero amarte aplacó mi terror.


1 comentario: