viernes, 10 de junio de 2016

Marilyn (gran poema de Juan Calero)

 
Yo, Thomas Noguchi, médico forense
cotizado por gladiadores del Universo
ante este semidiós de la mitología contemporánea
desnuda sobre una mesa fría común a todos los muertos
declaro:

Norma Jean Baker. Treinta y seis años
ciento diecisiete libras
con estómago limpio de barbitúricos
y útero tamaño natural sin temores
amado desde los nueve años
por un padrastro innoble
hasta el presidente más poderoso
por supuesto nombrado y respetable John F. Kennedy
precipitada a la confianza
burlando vértigos y lluvias
ingenua, cosmetómana, narcisista
torpe frente a la soledad
indisciplinada y maravillosa
perdida en alguna grieta bastarda
ebria de autógrafos y tranquilizantes
con casi kilogramo y medio de cerebro
pulmón derecho pesando cuatrocientos sesenta y cinco gramos
y corazón deseado por millones de hombres
tuvo de todo, menos la vida.

Ella que soñó reinar desnuda
entre aplausos en alguna iglesia
hoy soy su público
y la poseo sin fotógrafos.

Declaro:
Caso forense No. 81128
fue asesinada
por sus fieles admiradores.

Apaguen reflectores. Ha muerto la reina.
 
Juan Calero es un poeta cubano-palmero, promotor y animador cultural. Su obra está en un constante ejercicio de superación.

5 comentarios:

  1. Leer la poesía del poeta Juan Calero Rodríguez, es descubrir el diálogo oculto e intenso entre su dos modos de entender la escritura y la vida.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Oh, qué hermoso se vuelve lo escrito hace más de treinta años cuando se acoge con tanto cariño por un lector especializado. No será mi mejor poema, pero sin dudas es el que más satisfacción me ha dado. Gracias Luis y Rosario.

    ResponderEliminar
  4. Es de esos poemas que uno quisiera haber escrito. Grande Juan.

    ResponderEliminar
  5. Es de esos poemas que uno quisiera haber escrito. Grande Juan.

    ResponderEliminar