jueves, 30 de abril de 2015

El Jesucristo judío de "La Crucifixión Blanca" (Chagall)

El gran pintor de origen bielorruso Chagall hizo esta composición titulada "El Crucifijo Blanco" y ha dado pie a múltiples interpretaciones. En primer lugar, el Jesucristo que aparece en el centro de la composición no está visto como el fundador del cristianismo sino como un judío más que pasa penalidad y muerte. En el resto del cuadro, a la izquierdea, aparecen banderas rojas de la Revolución Rusa que destruyen aldeas; la barca simboliza el éxodo del pueblo judío; en la parte superior del crucifijo aparecen rabinos y profetas de la religión hebrea. A la derecha, una gran llamarada nos habla del cerco a los judíos en la Alemania nazi. Precisamente, aunque sea difícil de apreciar, el incendiario lleva una esvástica. En la parte inferior está el candelabro de siete brazos y personas huyendo de la persecución.

No hay comentarios:

Publicar un comentario